¿Cuánto pesa un kilo? Físico preparan la mayor reforma en 60 años a esta clásica medida

Bajo tres llaves y encerrado en dos campanas de cristal, cilindro de platino e iridio ya no se usará más como el referente mundial para saber cuánto pesa un kilogramo.


En la ciudad de Sèvres, al suroeste de París, existe una resguardada bóveda que atesora un cilindro de platino e iridio (90% de platino y 10% de iridio) blindado por dos campanas de vidiro que representa exactamente un kilo. Para abrir esta bóveda se necesitan tres llaves, en propiedad de tres personas distintas (además de otras tres copias de seguridad), por lo que para abrirla, se requiere su presencia simultáneamente.

Todo ese celo busca que este modelo no sufra alteraciones, y sirva como la referencia mundial de cuánto pesa un kilo.

El problema es que con el roce de la atmósfera, el polvo, y otros elementos, este reverenciado cilindro metálico sufre imperceptibles variaciones que deben ser actualizadas.

Para mejorar el proceso de referencia, este viernes, en la 26ª reunión de la Conferencia General sobre Pesos y Medidas, delegados de 60 estados miembros se reunirán en Sèvres para votar y reemplazar el kilogramo según la constante de Planck, una de las ecuaciones más aplaudidas pero difíciles de explicar de la física.

Esto significará la jubilación de este sacro cilindro de metal, llamado Gran K, el kilo que presidía a todos los demás desde 1889.

Pese a lo radical de la transformación, el cambio solo tendrá aplicaciones prácticas en industrias y ciencias que requieren mediciones ultraprecisas de masa. Los cientí­ficos podrán calcular el kilo exacto sin tener que comparar un trozo de metal precioso con otro.

“Las nuevas definiciones no afectaran la vida cotidiana. En el caso del kilogramo, por decirlo de alguna forma, nadie adelgazará o engordará por la nueva definición”, explica Carla Hermann, académica del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile.

Según la experta, existen 7 unidades básicas del SI (sistema internacional de medidas): metro, segundo, kilogramo, amperio, kelvin y el mol. “De estas unidades básicas de medida derivan todo un conjunto de otras unidades que sirven para definir cantidades en diferentes aspectos de nuestra vida, desde la ciencia fundamental hasta la industria. La idea fundamental de estos ajusten que se implementaran es expresar estas unidades básicas de medidas en términos de constantes universales que no cambian ni en el tiempo ni en el espacio (como la constante de Planck, la velocidad de la luz, la carga elemental, etc). De estas unidades, ya el metro y el segundo han sido definidos con respecto a estas constantes universales y ahora se quiere redefinir el kilogramo, el amperio, el kelvin y el mol”, dice.

De los siete, el kilo es el último que todaví­a se basa en un artefacto fí­sico. Por ejemplo, como referencia del metro se usaba una barra metálica, pero ahora es definido como la distancia que recorre la luz en una 1/299,792,458ma de segundo.

Este trozo de metal fue usado por décadas como referencia de 1 metro. Foto: AP

El cambio tendrá aplicaciones en la computación, las industrias fabril y farmacéutica, el estudio del cambio climático y en otras ciencias que requieren mediciones precisas.

Hermann dice desconocer si hay alguna medida oficial que considerará el gobierno para implementar estas modificaciones, “pero me imagino que tendrán que ser implementadas tanto en el sistema educacional como en la industria y ciencia básica”.

 

 

 



Seguir leyendo