Cuatro de cada diez niños pasan más de tres horas al día conectados a internet

FOTO: Agencia Uno

Se conectan desde la siete de la mañana. La mayoría lo hace desde el celular y también creen que sus padres pasan muchas horas conectados. Son cifran que preocupan a expertos y autoridades, por lo que advierten, se deben tomar medidas.


En Chile, más de la mitad de los niños entre los 8 y los 14 años se despierta en la mañana, y antes de tomar desayuno, ya está conectada a internet. Así lo muestra la encuesta realizada por la operadora VTR: el 52% de los niños y niñas se conecta a internet desde las siete de la mañana.

Los datos corresponden al El “Censo Digital Internet Segura”, que recopiló el testimonio de más de 3.300 niños y niñas de la Región Metropolitana para conocer su conducta ante el uso de internet y redes sociales.

Las cifras que más llaman la atención tienen que ver con el uso que le dan los menores a esa conexión. El 40% de los niños entre 8 y 14 años pasa conectado más de tres horas al día, y el 70% de los niños de 9 años ya tiene un celular propio.

Este estudio, de acuerdo a la subgerenta de sostenibilidad de la firma, Verónica Díaz, busca “educar a los niños y jóvenes del país sobre los potenciales riesgos que pueden encontrar en la red y entregarles las herramientas adecuadas que les permitan vivir una experiencia digital más segura”.

 

La cantidad de tiempo que pasan con sus dispositivos debiera llamar la atención de los adultos. En otra investigación hecha por el doctor en Comunicación de la Universidad de Navarra, y académico de la Universidad de los Andes, Ricardo Leiva, se encontró que existe una asociación entre las horas que un niño pasa frente a un smartphone y el rendimiento académico. “Potencialmente, por cada hora de uso de celular al día, la nota promedio se reduce en tres décimas”, señala Leiva. Además,  resalta otro factor a considerar. De acuerdo a su investigación, los niños de grupos socioeconómicos bajos pasan, en promedio, tres horas más frente al celular que los niños de estratos más acomodados. “Creemos que eso se podría deber a que los niños más vulnerables pasan menos horas con sus padres, o con alguien que fiscalice las horas en que está expuesto a la pantalla”, afirma.

El mal ejemplo

Para Leiva, los datos que entrega la Subtel son preocupantes. “Confirman que hay una adicción a los celulares, y que básicamente los niños están aceptando este aparato como un juguete. Pero esto no es una adicción propia de los menores, sino que de los adultos también”. De acuerdo al Censo Digital, el 36% de los niños considera que sus padres ocupan mucho su celular.

Durante la presentación de la encuesta, la subsecretaria de Telecomunicaciones, Pamela Gidi, realizó un llamado a los padres “a reforzar el control en cuanto al contenido que frecuentan sus hijos. Esto, porque en la actualidad existen, diversos retos digitales que llaman a los niños a realizar ciertas actividades para ser aceptados entre sus pares, además de tener contacto con adultos desconocidos, quienes pueden incitar a los menores de edad a realizar cosas inapropiadas y/o nocivas para su edad”.

Los riesgos

“Principalmente son dos: la cantidad de horas y el contenido al que están expuestos”, afirmó Leiva sobre los potenciales peligros que se exponen los menores ante las redes sociales. Uno de cada cinco niños, de acuerdo a los datos de la Subtel, tiene contactos desconocidos en sus redes sociales. “Ellos no siempre tienen conciencia de la información que están entregando a través de un video o fotografía que suben. Existe el riesgo de entregar información sensible, que después pueda ser utilizada con malas intenciones”, destaca Leiva.

Autoridades y expertos realizaron un llamado a fiscalizar y reducir las horas en que los niños están expuestos a cualquier tipo de pantalla. La Subtel y VTR generaron una lista de recomendaciones, en la que incluyen el cuidado de la información que se expone en redes sociales, no utilizar señales de WiFi abiertas para manejar información privada, y medidas de control parental como medidas de apoyo.



Seguir leyendo