El dramático relato de la familia que se protegió del coronavirus casi un año, pero bajó la guardia y todos sus miembros terminaron contagiados, algunos graves

Doce personas en total, resultaron contagiadas de coronavirus.




La familia Aragonez se sentía orgullosa de seguir al pie de la letra las indicaciones de cuidado de las autoridades sanitarias de Arlington, Texas (EE. UU.) para evitar el contagio de Covid-19.

Toda la familia se cuidó durante meses (casi un año), pero el 1 de noviembre tenían un cumpleaños, la que realizaron de manera “discreta”. Jamás pensaron lo que ese evento significaría. Doce personas en total, resultaron contagiadas de coronavirus.

Cuando ya han pasado 25 días del suceso, la familia aún se está recuperando del brote. Incluso algunos, que se encuentran más grave, luchan contra los síntomas severos que genera la enfermedad, señaló Alexa Aragonez a Usa Today.

Su madre, una de las personas que estuvo en la mencionada reunión, estuvo hospitalizada durante una semana y según señalan los especialistas, podría incluso tener que tomar ciertos medicamentos por el resto de su vida, debido al daño generado en su organismo.

“Por favor, no sea como mi familia e ignore las pautas de los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades). Al permanecer separados, podemos luchar juntos contra este virus”, dijo Aragonez, a quien se sumaron sus familiares.

Ignacio Silva, infectólogo y académico de Dirección de Postgrados Usach, señala que uno de los factores que ha tenido más peso en los rebrotes “ha sido precisamente la disminución de las medidas de prevención en el uso de mascarilla, lavado de manos y sobretodo en la distancia física, considerando que en países como EE.UU. y en Europa se acercan a los climas más fríos y hace que la gente se reúna en espacios cerrados y con poca ventilación, aumentando el contagio”.

El mensaje es uno solo: alentar a las personas a usar mascarilla, mantener la distancia social y lavarse las manos frecuentemente.

Pero, ¿cómo entró el virus a la casa?

La familia se cuidó, y tomó todas las medidas necesarias. Entonces, ¿cómo se contagiaron? Como en muchas familias, las personas de todas formas deben salir a la calla a trabajar.

El virus probablemente ingresó a través de un miembro de la familia cuyo trabajo requería estar fuera de su casa, explicó Aragonez. Para sorpresa de todos, ese miembro de la familia tenía síntomas, pero igual participó del evento. Pensaban que era una simple alergia.

Hay que seguir manteniendo algunas restricciones como el evitar las aglomeraciones ya sea en espacios abiertos o cerrados, “puede ser también que el avanzar en un desconfinamiento progresivo o casi total ponga en riesgo la ciudadanía”, establece Silva.

Ideal privilegiar siempre las actividades en los lugares al aire libre, ventilados, cuidar a los adultos mayores y población de riesgo. “Cuando perdemos de vista que el virus aún esta, la vacuna lejos de llegar, se aumenta el riesgo de contagio considerablemente”, añade.

Aparentemente el relajo de la familia Aragonez fue tal, que compartieron al interior del recinto, sin mascarillas y comiendo todos juntos.

Mañana, 26 de noviembre, es el Día de Acción de Gracias, fecha muy celebrada en Estados Unidos. Es por eso que la familia señaló que ideó un plan, los que no están enfermos cocinan solos y luego dejan la comida en las casas de otros miembros de la familia para la entrega, todo sin contacto.

La familia “comerá la misma comida, pero separados”, dijo Aragonez.

Lo ocurrido con esta familia, seguramente ha pasado en distintas partes del mundo. Es un ejemplo de la facilidad con la que se puede propagar el virus, incluso en una familia que tiene el hábito de quedarse en casa y usar mascarilla.

“Mi familia tomó grandes precauciones, pero tomar todas las precauciones con la excepción de una reunión no es suficiente. Mi familia aprendió por las malas”, dijo Aragonez.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.