El prehistórico tiburón que acechó el océano chileno aflora en Desierto de Atacama

Recreación artística de un megalodón persiguiendo a sus presas.

La Formación Bahía Inglesa es uno de los sitios donde mejor se han conservado los restos fosilizados de los megalodones, tiburones prehistóricos que acecharon los mares hace entre 19,8 y 2,6 millones de años.




Entre formaciones de arena y rocas del Desierto de Atacama llegando a la costa chilena del Océano Pacífico se encuentra una zona de alto valor paleontológico, donde incluso se pueden observar vestigios de la existencia del temible tiburón Megalodón, inmortalizado por una película de Hollywood.

La Formación Bahía Inglesa, a unos 680 kilómetros al norte de Santiago, se ha destacado por la abundancia de vertebrados fósiles, incluyendo ejemplares marinos, que atrajo a investigadores como Charles Darwin, aunque luego fue impactada por la explotación ilegal de fosfato.

“Hemos encontrado distintos tipos de vertebrados y sin duda uno de los más llamativos es un pez maravillosamente grande que es un tiburón, el megalodón, famoso por la película de Hollywood”, comentó Pablo Quilodrán, director ejecutivo de la Corporación de Investigación y Avance de la Paleontología e Historia Natural de Atacama.

El paleontólogo Pablo Quilodrán, sostiene un diente fosilizado de megalodón en el parque paleontológico 'Los Dedos' en el desierto de Atacama, cerca de Caldera. Foto: Reuters

“Acá en Bahía Inglesa, es uno de los lugares en el mundo donde más se han encontrado sus dientes”, agregó.

Entre los caminos habilitados en el despejado y ventoso lugar se pueden observar algunos restos y fósiles de hallazgos de extintas aves y otros ejemplares.

El paleontólogo Pablo Quilodrán, sostiene un diente fosilizado de megalodón en el parque paleontológico 'Los Dedos' en el desierto de Atacama, cerca de Caldera. Foto: Reuters

Quilodrán recordó que apenas en este siglo, los investigadores pudieron rescatar el sitio de la explotación de una firma de fosfatos, que trituraba los fósiles para obtener el recurso y convertirlo en abono para plantas.

“Desde el año 2000 en adelante logramos proteger más de 2.500 hectáreas donde aflora el sector más rico del sitio paleontológico”, acotó.

El Desierto de Atacama es el más árido del mundo y atrae investigaciones en múltiples áreas como la botánica, paleontología, farmacéuticas y hasta la exploración del universo debido a sus despejados cielos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.