Experto de la U. John Hopkins asegura que deberemos usar mascarillas por años: ¿hasta cuándo será necesario usarlas en Chile?

El uso de mascarillas en espacios públicos es obligatorio. Foto : Andrés Perez

Expertos chilenos coinciden en la necesidad de prolongar su uso, al menos hasta la aparición de una vacuna, lo que efectivamente podría tardar años.




En Chile y a nivel mundial se han establecido una serie de medidas para detener el violento avance del Covid-19, distanciamiento social, cuarentena obligatoria y el uso permanente de mascarilla en espacios públicos, son algunas de ellas.

Esta última, según Eric Toner, experto del Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud, tendrán que ser utilizadas durante varios años más, añadiendo que mientras no exista una vacuna, la mejor defensa de la comunidad contra el virus es la distancia y el uso de mascarillas.

“En realidad es bastante sencillo. Si cubrimos nuestros rostros, y tanto usted como cualquier persona con la que interactúa están usando una mascarilla, el riesgo de transmisión disminuye mucho”, explicó a The New York Post.

El uso de mascarilla es una recomendación a nivel mundial. En la imagen, turistas en el Coliseo en Roma utilizándolas.

En Chile, coinciden con el experto de la Universidad John Hopkins.

Claudio Castillo, académico en salud pública de Postgrados Facimed de la Universidad de Santiago, señala que considerando que aún no tenemos una “cura” o vacuna para la enfermedad que pueda ayudar en la prevención, “las medidas de precaución son las que hay que mantener y también durante la nueva realidad que se presente”.

El académico de la Usach cree que también es fundamental que las autoridades pongan a disposición de la comunidad lavaderos de manos en distintos lugares públicos, junto con dispensadores de alcohol gel.

Sin vacuna, el uso de mascarilla será una nueva realidad

La utilización de mascarillas ha sido avalado por diferentes estudios. Uno realizado por la Universidad McMaster en Canadá, publicado en la revista Lancet, reveló que el uso de la mascarilla reduce el riesgo de contagio hasta en 7%.

Ricardo Valenzuela, urgenciólogo de Clínica Universidad de los Andes, dice que “mientras no exista una vacuna eficaz para prevenir la infección, el virus seguirá circulando y produciendo brotes aislados”.

“El riesgo de contagio seguirá siendo una realidad, especialmente en lugares o circunstancias donde haya aglomeración de personas. Por ello, el uso de mascarillas, además del aislamiento de los enfermos, deberá mantenerse por el tiempo que tarde en aparecer la vacuna”, explica Valenzuela.

"Si en los próximos años no tenemos solución, debiese ser ésta la nueva realidad”, argumenta Claudio Castillo. Fotografía: Alfonso Fernández / Agencia Uno.

El uso de mascarillas , sobretodo en el transporte público, y en lugares donde haya una cantidad importante de personas (más de 20) y que sea difícil mantener una distancia física de más de un metro, “va a ser la realidad de aquí en adelante hasta que no se encuentre una solución y/o vacuna. Lo mismo va a ocurrir con el lavado de manos de manera constante”, añade Castillo.

“La mascarilla ha resultado ser una de las medidas más eficientes y eficaces en el sentido de prevenir la enfermedad, ya que cuando dos personas las ocupan, la probabilidad de que se contagien se reduce a menos de un 2%. Por ello, si en los próximos años no tenemos solución debiese ser ésta la nueva realidad”, argumenta Castillo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.