Fact Checking: ¿Menores presentan alergia en la cara después de tener Covid? ¿La OMS añade dos nuevas variantes de Ómicron, BA.4 y BA.5, a su lista de seguimiento?

Foto: AP

En redes sociales se asegura que los niños tienen una característica secuela después de tener Covid y que la mayor entidad sanitaria a nivel global reveló la existencia de dos nuevas variantes. Revisa las veracidades de estas informaciones.




Menores presentan alergia en la cara después de tener Covid

El Covid-19, con más de dos años de existencia en la Tierra, ha generado muchas consecuencias negativas en la población. Una de éstas, son las secuelas o consecuencias posteriores al contagio, las que van desde complicaciones respiratorias, dolencias físicas, y recientemente se habría sumado una nueva a la lista: Alergia en la cara.

El fenómeno, según relatan diferentes personas en redes sociales, además de clínicas y hospitales, se ha presentado mayormente en menores de edad, quienes luego de padecer y superar el virus, quedan con un tipo de alergia en el rostro, acompañado de enrojecimiento.

Se trata de una información aún en desarrollo, ya que no existen suficientes evidencias al respecto, ni se ha confirmado del todo.

Beatriz Arteaga, directora Escuela de Técnico Nivel Superior Enfermería Universidad de Las Américas, señala que efectivamente esta consecuencia del virus en menores de edad, “no se ha comprobado del todo aún, como sí ocurre con otras secuelas o manifestaciones, las que dependen principalmente de las enfermedades de base o del sistema inmune de cada niño”.

Entre éstas, “se encuentran afecciones respiratorias, producidas por el ejercicio, afecciones cardíacas, problemas de olfato y gusto, y también algunas dificultades en el desarrollo del habla o en el entendimiento. Algunos niños también presentan dolor de cabeza, y se ha descrito de manera importante el síndrome inflamatorio multisistémico, también conocido como PIMS, que podría en algunos casos generar erupciones cutáneas, incluida la zona facial”.

La OMS añade dos nuevas variantes de Ómicron, BA.4 y BA.5, a su lista de seguimiento

Luego de la aparición original del Covid-19, han surgido una serie de variantes, unas más dañinas y mortales que otras. Una de éstas es Ómicron, la que ha sido responsable de que el virus se mantenga vigente por aún más tiempo.

Entre diciembre de 2021 y los primeros meses de 2022, el mundo experimentó una nueva ola de contagios a nivel mundial a causa de la cepa que se empezaba a conocer como Ómicron. Esta variante contiene linajes como BA.1, BA.1.1 y BA.2, según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó la aparición de dos nuevas variantes dentro de Ómicron, llamadas BA.4 y BA.5. Esta información es verdadera.

En Twitter se publicó un contenido que asegura que la OMS añade estas dos nuevas cepas a su lista de seguimiento para estudiar sus mutaciones y su posible impacto en el escape inmunitario.

“Los científicos de la OMS continúan trabajando con miles de expertos en el mundo para rastrear y monitorear el virus del Covid-19. En la actualidad, estamos siguiendo de cerca una serie de sublinajes de Ómicron, incluidos BA.2, BA.4 y BA.5 y otro recombinante detectado, compuesto por BA.1 y BA.2″, señala el organismo.

Arteaga establece que desde el 11 de abril la OMS ratifica la aparición de estos dos nuevos linajes del virus. “Es importante señalar que el mismo organismo, a través de su director, señala que el Covid-19 sigue siendo mortal, y cada vez más transmisible. Efectivamente tendremos nuevas variantes, dado que tenemos personas no vacunadas y zonas del mundo donde el porcentaje de vacunación es muy bajo”.

Tenemos que considerar además, que “el período de inmunidad es variable, por lo tanto, la pandemia aún sigue, con la posibilidad de que existan nuevas variantes, como las descritas”, añade Arteaga.

Revisa todos nuestros fact checking en este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Investigadores italianos idearon una versión no verbal de la prueba de Turing, con la cual descubrieron que un robot podía generar percepciones confusas en los humanos.