“Gritaba de dolor”: el dramático caso de una niña de 7 años que tuvo Covid pero solo experimentó síntomas semanas después de tener la enfermedad

Imagen referencial.

La menor sufrió una grave condición que incluso la llevó a estar internada en la UCI mucho después de haber tenido la enfermedad.




Andrew Maurer y su esposa Caitlin vieron a fines de noviembre que su hija de 7 años Grace sufría de dificultad para respirar y una fiebre que no cesaba. Obviamente pensaron que podía tener Covid-19. Pero no sabían por qué sus síntomas seguían empeorando.

“Ella estaba completamente fuera de sí”, dijo su madre en una entrevista a la cadena Fox en EE.UU, donde ocurrió este caso.

Primero la llevaron a atención de urgencia para que le dieran líquidos, donde lograron estabilizarla, y más tarde la llevaron al pediatra de la familia para ver si podía dar con un diagnóstico más certero.

Les dijeron que posiblemente era una infección renal o una infección del tracto urinario. Pero aún así, la condición de Grace no mejoraba. Y los diagnósticos no parecían correctos. “Y si apenas la tocabas, gritaba de dolor”, recordó Caitlin.

Los padres de la menor durante la entrevista.

“Luego sus ojos empezaron a hincharse. Ahí fue cuando supe, oye, tenemos que llevarla a algún lado“, agregó. Llevaron a Grace a la sala de emergencias, desde donde finalmente fue llevada a la UCI, ante la angustia de sus padres. “Me quedé despierto toda la noche y oré y lloré”, recordó Andrew.

Después de una serie de pruebas, los médicos dijeron que Grace no tenía actualmente Covid. Pero, según el relato de sus padres, parecía que Grace, en algún momento tuvo la enfermedad. Debe haber estado asintomática, dijeron los médicos a sus padres.

Los resultados de las pruebas, proporcionados por el equipo médico, indicaron que Grace tenía una afección llamada Síndrome Inflamatorio Multisistémico en Niños, o PIMS, por su sigla en inglés.

“Solía no usar mucho mascarillas, no hacía nada, esto es solo una gripe. Los niños no se enferman de Covid“, se lamentó Andrew. “Y tengo que decirte, me siento completamente afortunado”, agregó.

Después de varios días en el hospital, Grace se recuperó, aunque fue hospitalizada nuevamente poco después con meningitis como resultado de su estadía en el hospital.

Otro síntoma tardío

Aún así, sus padres dicen que su hija ha vuelto a ser ella misma, salvo un hecho: su corazón, que se hinchó durante su enfermedad, es motivo de preocupación para los médicos y sus padres. Así que le han aconsejado a sus padres que no permitan que Grace, de 7 años, haga actividad física durante meses.

“La parte aterradora es que todavía no sabemos cómo la afectará”, dijo Andrew. “No sé qué hubiéramos hecho si ella no lo hubiera logrado”.

Los amigos han creado una página de GoFundMe para ayudar a la familia después de la hospitalización de la niña.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.