Hacia una estrategia de I+D+I +e de Inteligencia Artificial para Chile

Inteligencia Artificial - mujeres

¿Qué es la inteligencia artificial (IA)?  En 1956  J. McCarthy la definió como "la ciencia e ingeniería de hacer máquinas que se comporten de una forma que llamaríamos inteligente si el humano tuviese ese comportamiento"




¿Qué pasaría si una máquina, por ejemplo un robot, se comportara como si fuera un ente inteligente? Esta pregunta se hacía el gran Alan Turing a comienzo de la década del 50 mientras redactaba su artículo titulado "Computing Machinery and Intelligence" ("Computador e inteligencia"), pionero en el tema en esa década.

Imaginemos una situación donde un ser humano, al cual llamaremos "evaluador", interactúa con  un  computador y con otro ser humano a través de preguntas y respuestas escritas.  El evaluador solo sabe que hay un computador y una persona, pero no sabe quién está respondiendo sus preguntas. Si no logra identificar "quién es quién", entonces ese computador puede ser considerado como inteligente.

A partir de ello nos cabe la pregunta ¿qué es la inteligencia artificial (IA)?  En 1956  J. McCarthy la definió como "la ciencia e ingeniería de hacer máquinas que se comporten de una forma que llamaríamos inteligente si el humano tuviese ese comportamiento". En nuestros días la IA es un área de la informática que utiliza técnicas matemáticas, estadísticas y de procesamiento masivo de datos, entre otros, para entregar respuestas ante consultas cada vez más complejas de usuarios hambrientos de soluciones en línea, como por ejemplo la ruta más optima y descongestionada para ir a un restaurante a las  18:30, la hora del taco.

Las aplicaciones de la IA están en acelerada expansión.  Ya existen en el ámbito de la economía, finanzas, psicología, etc. Y pareciera ser que el  límite de su uso lo pone solo la imaginación.

Ahora bien, ¿cómo nos impactará a nivel del bienestar de nuestra sociedad?, ¿de qué manera cambiará la forma en que nos relacionamos los seres humanos?, ¿llegará el tiempo en que las máquinas nos desplacen en todo orden de cosas? Por el momento,  solo podemos hacer el análisis básico esencial de lo que la IA nos puede aportar, entendiendo que la inteligencia como la conocemos, y de una forma muy simplista, se puede entender como aprendizaje acompañado de razonamiento. Es justamente lo primero lo que los algoritmos hacen muy bien, de ahí que si le entregamos los datos correctos, aprenden de sus características y son capaces de darnos consejos muy útiles e incluso, tomar decisiones por nosotros.

La importancia que tiene y tendrá la IA en nuestras vidas es tal que ya hay varios países, como Francia, España y EEUU que están definiendo su estrategia a mediano y largo plazo para Investigar y Desarrollar  la  IA,  con miras a la fabricación de productos, servicios y procesos innovadores, que den paso a la creación de nuevas empresas basadas en conocimiento.  En pocas palabras,  la próxima  revolución industrial, estará  fuertemente marcada por lo que se  desarrolle en IA.

¿Y en Chile cómo estamos? Un tanto al debe. No tenemos una estrategia que desarrollo a nivel país de la IA, aunque en forma sectorizada y no necesariamente articulada,  hay desarrollos que no tienen nada que envidiar a lo que se ven en otras latitudes.  Pero  se nos olvida  que  la suma de las partes es mucho mayor que el todo, o dicho de otra manera, si trabajáramos en forma colaborativa podríamos hacer  grandes contribuciones a nivel de investigación y desarrollo en IA, y por supuesto, la innovación y el emprendimiento vendrían de inmediato y como parte de una cadena virtuosa que  puede cambiar nuestra sociedad,  mejorando su bienestar  y acercando los beneficios de la IA a todos los habitantes de esta larga faja de tierra.

¿Qué necesitamos?   Las buenas ideas hay que emularlas,   claramente   una  estrategia de  Investigación, Desarrollo, Innovación y Emprendimiento de Inteligencia Artificial, que considere a la academia, la empresa pública y privada, a la sociedad, al  gobierno,  a todos los que se verán afectados  por toda esta revolución que ya está  con nosotros.

Un gran poder  demanda una gran responsabilidad,  y la IA  nos enfrentará a dilemas éticos/morales, desafíos tecnológicos, cambios de paradigmas, miedos, anhelos, sueños, etc. que solo pueden ser abordados si contamos con un plan a largo plazo y el esfuerzo de todos.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.