Histórico: China y EE.UU. sorprenden al mundo y anuncian plan para trabajar juntos en la reducción de emisiones

El enviado especial de China para el cambio climático, Xie Zhenhua, habla en la cumbre climática COP26 de la ONU en Glasgow. Foto: AFP

En una conferencia de prensa sorpresa, las dos superpotencias prometieron cooperar más. China y Estados Unidos son los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta. Entre ambos emiten cerca del 40% del total.




China y Estados Unidos anunciaron un plan sorpresa para trabajar juntos en la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en la crucial próxima década, en un fuerte impulso a la cumbre de la COP26, mientras los negociadores discutían sobre un borrador de resultado.

Los dos mayores emisores del mundo habían estado intercambiando insultos durante la primera semana de la conferencia, pero el miércoles por la noche dieron a conocer una declaración conjunta que vería a las dos economías más grandes del mundo cooperar estrechamente en los recortes de emisiones que los científicos dicen que son necesarios en los próximos diez años para quedarse. dentro de 1,5C, según informó The Guardian.

En su despedida en la conferencia, Joe Biden criticó el martes al presidente de China, Xi Jinping, por “no presentarse”. Pero Xi contragolpeó y en una entrevista con The Guardian dijo que “no somos como algunos países que se retiraron del Acuerdo de París después de entablar conversaciones”, en alusión al retiro de EE.UU. de este pacto bajo la administración de Donald Trump.

Por eso, el notable cambio fue una sorpresa para los anfitriones del Reino Unido y enviará una fuerte señal a los más de 190 países en las conversaciones. China y EE. UU. trabajarán juntos en algunas áreas específicas clave, como la reducción del metano, un poderoso gas de efecto invernadero, y las emisiones del transporte, la energía y la industria.

China y Estados Unidos son los dos principales emisores de gases de efecto invernadero, responsables del calentamiento del planeta. Entre ambos emiten cerca del 40% del total.

En particular, el documento menciona una reducción importante de las emisiones de metano, un gas de efecto invernadero hasta 80 veces más potente que el CO2.

Vacas cerca de la central eléctrica de carbón en Niederaussem, en Alemania. La ganadería es uno de los principales productores de metano. Foto: AP

“Ambas partes reconocen que existe una brecha entre el esfuerzo actual y los objetivos del Acuerdo de París, por lo que fortaleceremos conjuntamente nuestros esfuerzos y cooperación en París ... para acelerar una transición verde y baja en carbono”, dijo Xie Zhenhua, jefe de la delegación de China. “El cambio climático se está convirtiendo en un desafío cada vez más urgente. Esperamos que esta declaración conjunta ayude a lograr el éxito en la COP26 “.

John Kerry dijo que las dos economías más grandes del mundo han acordado trabajar juntas sobre las emisiones en esta decisiva década. “Esta es una hoja de ruta para nuestros países y la colaboración futura. China y Estados Unidos no tienen escasez de diferencias. Pero la cooperación es la única forma de hacer este trabajo. Se trata de ciencia, de física”.

Kerry agregó que la declaración es un paso para cerrar la brechaentre los recortes de emisiones establecidos hasta ahora y los necesarios. “Cada paso importa. Tenemos un largo viaje por delante“, señaló.

Kerry comparó la cooperación con China con los acuerdos de Estados Unidos para reducir los arsenales de armas nucleares en la Guerra Fría. “A veces hay que mirar más allá de las diferencias para encontrar el camino a seguir”.

John Kerry durante su alocución en la COP26. Foto: AFP

La Declaración conjunta de Glasgow entre China y Estados Unidos sobre la mejora de la acción climática en la década de 2020 se produjo a pesar de las crecientes tensiones políticas entre las dos potencias, que se habían reflejado en las conversaciones sobre el clima.

Antonio Guterres, secretario general de la ONU, no disimuló su satisfacción con el acuerdo. “Atajar la crisis climática requiere colaboración internacional y solidaridad, y este es un paso importante en la buena dirección”, posteó en su cuenta de Twitter Guterres. “Hacer frente a la crisis climática requiere cooperación y solidaridad internacionales, y este es un paso importante en la dirección correcta”, agregó.

El secretario General de la Naciones Unidas, Antonio Guterres, arriva a la COP26 el miércoles 10 de noviembre. Foto: Reuters

El anuncio siguió a un llamado de los países en desarrollo para que las naciones ricas presentaran más ayuda financiera para los países vulnerables, diciendo que un nuevo borrador de resultados para las conversaciones era demasiado débil en este sentido.

El borrador de texto, publicado temprano el miércoles por la mañana por el Reino Unido como presidente de las conversaciones, establece el resultado probable de las conversaciones de la COP26, incluido un requisito potencial para que los países regresen a la mesa de negociaciones el próximo año para reforzar sus planes nacionales de recortes. Emisiones de gases de efecto invernadero.

El texto también presentó el caso científico para limitar los aumentos de temperatura global a 1,5 ° C por encima de los niveles preindustriales, y expresó “alarma” de que las emisiones eran mucho más altas que los niveles necesarios para mantenerse dentro de los umbrales de temperatura seguros.

Pero los países pobres dijeron que el texto necesitaba más énfasis en el financiamiento climático, para ayudarlos a reducir el carbono y hacer frente a los impactos del colapso climático.

Aubrey Webson, presidente de la Alianza de los Estados Insulares Pequeños, que representa a 37 de los países en mayor riesgo, dijo, citado por The Guardian, que el texto proporciona una base para avanzar, “pero debe fortalecerse en áreas clave para responder a las necesidades de los más vulnerables, particularmente en finanzas. No obtendremos la ambición sobre las emisiones que necesitamos para 1,5 ° C si no ampliamos la provisión de financiamiento, y esto incluye el reconocimiento de un componente adicional y separado para pérdidas y daños, que se había retrasado desde hace mucho tiempo“.

Bruce Bilimon, ministro de salud de las Islas Marshall, parte de la High Ambition Coalition formada por países desarrollados y en desarrollo, agregó: “Necesitamos un paquete integral de Glasgow para construir y reforzar la confianza entre los estados desarrollados y en desarrollo”.

Otros países en desarrollo le dijeron a The Guardian que se necesitaban compromisos más claros para obligar a los países a aumentar sus recortes de emisiones.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.