Hombres, diabéticos, obesos, hipertensos, fumadores: el blanco predilecto del coronavirus

La comorbilidad es un factor que aumenta el riesgo en caso de contraer coronavirus. Estas condiciones preexistentes pueden aumentar la vulnerabilidad de algunas personas al Covid-19 y que la probabilidad de un estado grave aumente. Estos son los pacientes más expuestos al coronavirus.




La presentación más severa del cuadro de infección por coronavirus está asociada a la presencia de algunos factores de riesgo, entre ellos la presencia de otra enfermedad, lo que se denomina comorbilidad.

En el caso de las personas mayores, la edad se ha indicado como un factor de riesgo, por las más comorbilidades y menor actividad de sistema inmunitario (inmunosenescencia), que se suele presentar al envejecer, explica Lorena Tapia, pediatra, viróloga del Instituto de Ciencias Biomédicas (ICBM) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

Los principales factores de riesgo son edad mayor a 50 años, género masculino y el hábito tabáquico, explica Julia Guerrero académica de Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y de la UCI adultos en Clínica Alemana de Santiago.

Adicionalmente, la presencia de comorbilidades como la obesidad, la enfermedad cardiovascular, la diabetes y la hipertensión arterial aumentan (más que duplican) el riesgo de presentar una infección con evolución grave. “No se conoce con exactitud por qué estas comorbilidades aumentan el riesgo de severidad de la infección. Sin embargo, se ha planteado que podría estar relacionado con el daño en la circulación en la pared de las arterias, la actividad del sistema inmune, el desarrollo de inflamación, todos estos mecanismos que predispone a las complicaciones durante la infección”, sostiene Guerrero.

La hipertensión arterial (ver infografía) aproximadamente duplica el riesgo de enfermedad más severa y la diabetes mellitus tiene un efecto parecido, indica Luis Michea investigador del Instituto Milenio de Inmunología e inmunoterapia (Imii) y del Instituto de Ciencias Biomédicas (Icbm) de la U. de Chile.

Aún no se conoce si el riesgo para un diabético compensado con buen tratamiento aumenta de la misma forma que el riesgo para una persona diabética que no está en tratamiento o está mal compensado, dice Michea. “La enfermedad vascular, que incluye al cerebro y/o al corazón, puede llegar a triplicar el riesgo de tener una infección severa”.

En el caso pacientes con cáncer no han mostrado mayor riesgo que el resto de la población. Lo que sí se ha planteado, detalla Michea, es que aquellos pacientes que están inmunosuprimidos por esa enfermedad o por la terapia presentarían un mayor riesgo.

Pese al uso de mascarillas, como se aprecia en esta imagen reciente del Paseo Huérfanos, en Santiago siguen aumentando los contagios. Foto : Andrés Pérez

La Organización Mundial de la Salud (OMS) también ha señalado a la obesidad y el sobrepeso como factores de riesgo para la presentación como una infección severa. Un reciente estudio mostró que el 72% de los pacientes hospitalizados en una UCI inglesa por coronavirus presentaban obesidad o sobrepeso. “Se ha propuesto que el tejido graso podría comportarse como un reservorio para el virus y/o contribuir al desarrollo de la respuesta inflamatoria y la disfunción inmunológica”, explica Michea.

Género masculino

¿Quién tiene más probabilidades de contagio? El contagio es difícil de precisar, aclara Guerrero, ya que los estudios disponibles se han realizado muy mayoritariamente en pacientes hospitalizados y no existen datos de estudios de contagiosidad.

Sin embargo, sí es correcto afirmar que, en base a los datos disponibles, los hombres presentan mayor riesgo de desarrollar una enfermedad severa. “Es difícil identificar cuál podría ser la explicación del mayor riesgo del género masculino. La presencia de comorbilidades, como la hipertensión arterial y la obesidad, muestra una prevalencia diferente en hombres versus mujeres”, señala Guerrero como posible explicación.

También se ha sido postulado que el género femenino presenta un sistema inmune más apto, secundario a la presencia de hormonas femeninas, agrega Michea: “Esta también es una de las potenciales explicaciones a la mayor severidad de la infección en el género masculino”.

La razón de por qué lo hacen más grave, dice Tapia, puede estar relacionada con que los hombres tienen más enfermedades cardiovasculares que las mujeres, uno de los principales factores de riesgo en el caso de Covid-19. “Además, pueden tener una consulta más tardía, menos control de sus comorbilidades, etc. Está por estudiarse si es sólo un problema de género o se asocia a las comorbilidades (eso es lo más probable)”, asegura.

Las probabilidades de morir también han sido más frecuentes en la población afroamericanos en EE.UU. Un grupo que tienen más condiciones de salud preexistentes que hacen que el coronavirus sea particularmente mortal, como diabetes, asma, enfermedades cardíacas y obesidad. Lo que se suma a vulnerabilidad social, son más pobres, más propensos a estar subempleados y a una atención médica más precaria.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.