La isla de la discordia: Ubicada en Chiloé, fue puesta en venta en US$ 20 millones y ahora busca convertirse en una zona protegida por pueblos originarios

Isla Guafo, Chiloé.

Llamada isla Guafo, cuenta con la tradicional mística tan característica chilota. Inicialmente intentaron venderla, pero ahora se desarrolla un proceso que intenta protegerla a través del establecimiento de un Espacio Costero Marino de Pueblos Originarios (ECMPO), denominado "Wafo Wapi, territorio ancestral para la conservación”.


Tiene forma de romboide, está ubicada en el extremo suroeste del archipiélago de Chiloé, oeste de la boca del Guafo y del golfo Corcovado. Tiene una superficie de 197 km², lo que la convierte en la segunda isla de mayor tamaño de Chiloé, después de la isla Grande. Estamos hablando de isla Guafo.

Esta isla tiene una historia particular, ha vivido y sufrido diferentes vicisitudes. Se dio a conocer mundialmente en 2020, ya que estuvo en venta en diversos portales internacionales por más de US$ 20 millones, proceso que finalmente se estancó debido a litigios entre los mismos dueños.

Ahora vive una realidad diametralmente contraria. Se desarrolla un proceso que busca protegerla a través del establecimiento de un Espacio Costero Marino de Pueblos Originarios (Ecmpo), denominado “Wafo Wapi, territorio ancestral para la conservación”. Dada la riqueza natural y cultural de la isla, el Fondo Mundial para la Naturaleza, conocido como WWF, está apoyando a un grupo de diez comunidades mapuche-huilliches para establecer esta medida de protección en el borde costero y aguas circundantes a la isla.

Es la segunda más grande en Chiloé.

Para realizar dicha labor, un equipo de la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi) realizó una visita al lugar, para comenzar con la acreditación de usos consuetudinarios en el espacio solicitado por dichas comunidades, presentados como fundamento para la solicitud de ECMPO, la que inicialmente fue ingresada en 2019. También cuentan con el apoyo de pescadores artesanales de Quellón.

Dentro de las comunidades que integran “Wafo Wapi”, se encuentran Cocauque, Isla Cailín, Barrio costero Huildad, Lafken mapu Barra Chaiguao, Piedra Blanca, Isla Laitec, Folil Trincao, Inkopulli de Yaldad, Lafkenmapu San Juan de Chadmo y Fundo Yaldad Mon Fen.

Yacqueline Montecinos, coordinadora de Biodiversidad Marina y Políticas Océanicas de WWF Chile, señala que los antecedentes que acompañan esta propuesta “muestran muy bien la importancia de este lugar para la biodiversidad y también para el rescate y mantención de los usos consuetudinarios que realizan los pueblos originarios”.

Es necesario proteger estos espacios, “no solo para nuestro pueblo, sino que para el mundo. Desde siempre, desde que tenemos memoria, isla Guafo ha estado presente en nuestra vida, en los relatos de nuestros abuelos sobre la actividad pesquera, la extracción de mariscos, entre otros”, señala Cristian Chiguay, vocero de la iniciativa Wafo Wapi y el lonko de Yaldad.

Isla Guafo es un lugar que sin duda merece y necesita ser protegido, “y estas diez comunidades tienen una cosmovisión fuertemente arraigada en la naturaleza, lo que les entrega las mejores herramientas para administrar de muy buena manera este espacio”, añade Montecinos.

La isla en cuestión tiene una superficie de 197 km².

Allí está la memoria de nuestro pueblo y también la necesidad de seguir cuidando el itrofill mongen, la biodiversidad que aquí existe, añade Chiguay, “se trata de una riqueza enorme de diferentes especies, que para nosotros como pueblo, el hecho de preservarla es también una fuente de energía espiritual”, establece.

Este último explica que históricamente nos hemos relacionado con especies como las ballenas y también la navegación, “y queremos seguir viéndolas, seguir pescando y haciendo nuestra vida en Guafo, que esto no se pierda y que esos espacios no estén alterados, por ejemplo, debido a la presencia de industrias”.

El levantamiento de información por parte de Conadi se realizó en la propia isla Guafo y también en los distintos territorios donde habitan los miembros de las comunidades de Quellón. El siguiente paso es recibir en los próximos meses, y de parte de la propia Conadi, el informe de acreditación de los usos, el cual determinará el área en que estas prácticas se realizan y sobre la cual se establecerá un plan de administración.

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Una manzana sin pelar contiene más vitamina C, vitamina K, calcio, potasio y fibra que una pelada.