La pulsera que alerta contagios antes de que lleguen los síntomas

En Estados Unidos se está usando un brazalete que monitorea a sus usuarios y le indican a través de una aplicación que podrían estar enfermos de Covid-19.




Antes de comenzar a jugar una mañana, el golfista profesional estadounidense Nick Watney se acercó a los jueces del torneo para pedirles que le hicieran un test del Covid-19. Preocupados, los organizadores asumieron que había tenido síntomas y le preguntaron cuáles eran. La respuesta los sorprendió: “Ninguno, me lo dice esta aplicación”.

El deportista mostró entonces la pantalla de su teléfono celular, con una app conectada a la pulsera que muchos jugadores, caddies, miembros de los clubes, prensa y todo aquel que esté en un club de golf en días de torneo, pueden usar. Es el brazalete Whoop, que ha revolucionado el deporte norteamericano.

En Estados Unidos se dieron los primeros regresos a la actividad deportiva. La Nascar, la UFC, el boxeo y el golf dieron los primeros pasos del retorno, dentro de intensas medidas de distanciamiento social (todos sin público) y constantes exámenes.

El test que se hizo Watney dio positivo y no haberse presentado ese día a jugar ahorró al circuito de golf muchos problemas para trazar los contactos cercanos del enfermo. De acuerdo al protocolo del PGA Tour, el golfista fue aislado y recibirá dinero para el tratamiento y por lo que deje de percibir en premios.

El funcionamiento de la pulsera que alerta contagios

Pero ¿cómo funciona la pulsera? Whoop es una empresa de implementos como relojes deportivos y este modelo en particular mide la frecuencia respiratoria de los deportistas. Esos datos, especialmente cuando el usuario duerme, son claves. “Su temperatura ha aumentado y su frecuencia respiratoria no fue constante. Hágase un examen”, señalaba esa pantalla de celular.

El circuito compró mil de estos dispositivos para repartirlos en todos sus circuitos. De acuerdo a reportes del propio PGA Tour, los datos han permitido evitar el contacto de estas personas con el resto y se les ha podido poner en cuarentena antes de que el problema se multiplicara.

El ex número uno del mundo del golf Justin Thomas dijo: “Es una locura decirlo, pero si no fuera por su Whoop, podríamos haber estado bastante ‘jodidos’. Habría jugado el resto de la semana y podría haber contagiado a otras muchas personas”.

Will Ahmed, CEO y fundador de Whopp, explicó que “estamos analizando miles de datos para intentar ayudar de la manera más rápida y efectiva y minimizar el riesgo de propagación del virus. Usando esos datos, pudimos derivar un algoritmo capaz de identificar el 80% de los casos sintomáticos de Covid-19 simplemente al examinar los cambios en la frecuencia respiratoria a partir de la línea de base personal de cada miembro. La frecuencia respiratoria más alta se percibe dos o más días antes de que se vuelvan sintomáticos”.

El sistema es especialmente sensible a las infecciones del tracto inferior, como el Covid-19, a diferencia de otros males, que se producen en el superior.

Estudios fueron realizados por la Central University de Queensland, Australia, en asociación con la Clínica Cleveland, los que analizaron de manera independiente los datos recopilados por Whoop en cientos de voluntarios. Los resultados fueron avalados por la Universidad de Arizona, en Estados Unidos, donde se centraron en la precisión del dispositivo para medir la frecuencia respiratoria: los resultados fueron muy positivos, como los más eficientes que no sean invasivos.

Comenta