¿Cómo funcionan los tres test disponibles para la detección de Covid-19?

Hisopo con el que se tomó la muestra para un test de detección de Covid-19. FOTO: REUTERS

Con muestra de secreción respiratoria o una gota de sangre. Estas son las alternativas que hoy existen para saber si una persona está o no contagiada.


El virus que ya ha contagiado a más de 372 mil personas en todo el mundo se puede detectar a través de tres vías: buscando en genoma del virus en secreciones respiratorias, buscando proteínas del virus también en las secreciones y analizando la sangre de un individuo para localizar anticuerpos contra el virus.

PCR, el más útil

Este test es a juicio del infectólogo de Clínica Las Condes, Rodrigo Blamey, el que resulta más útil para el diagnóstico de los pacientes enfermos. Su nombre largo es Reacción de Polimerasa en Cadena y se abrevia PCR. Se trata de una técnica molecular que permite la detección de un material genético específico, en este caso, de ARN del nuevo coronavirus. Este examen puede ser realizado por distintos laboratorios que tengan el equipamiento y los reactivos necesarios para detectar este material genético.

En Chile lo realiza el Instituto de Salud Pública (ISP) y algunas clínicas y laboratorios autorizados

Para su realización se requiere de una muestra de secreción respiratoria (nasal, bucal, faringea o bronquial).

Pablo Vial, infectólogo de Clínica Alemana, explica que el PCR detecta material genético del virus y es uno de los más sensibles existentes para detectar virus en fluidos corporales.

Respecto de la sensibilidad, el especialista dice que es cercana al 95-98%. Aunque raro, se ha visto que falla por la forma en que se toma la muestra o porque el paciente en el momento del examen tiene una carga viral muy baja.

El procesamiento mismo del examen dura entre 3 y 4 horas, pero el manejo de la muestras, que llegue el laboratorio y la demanda que hay por el examen, hace que todo se demore más.

Test de detección de antígenos

Este test busca proteínas del virus. También se necesitan muestras de secreción respiratoria, pero es más rápido que el test genómico de PCR y además, es más fácil de leer porque al encontrar las proteínas del virus el reactivo cambia de color y eso implica que la muestra es positiva. En general, este tipo de test está listo aproximadamente en media hora.

“No busca material genético del virus si no las proteínas que cubren al virus, en su parte externa. Se utiliza la misma muestras, no requiere procesamiento, no hay que separar proteínas ni amplificar nada como en el PCR”, dice Vial.

La dificultad de este test es la sensibilidad que es cercana al 85-90%.

En Chile, este test está siendo validado por clínicas y hospitales que realizan los dos test con muestras tomadas en el mismo momento y desde el mismo lugar. Una es analizada por PCR y la otra por este test. De este modo miden qué muestras positivas con la técnica PCR dieron también positivo en el test rápido.

“Con este test, no vamos a detectar tantos casos como con la PCR, pero se simplifica mucho el proceso. Podría incuso servir como un screening para determinar a quién se le realiza PCR como examen confirmatorio”, dice Vial.

Según Blamey, hay algunos tienen buen desempeño y buena sensibilidad, sobre 70-80%. Estos pueden ser test útiles que pueden ser utilizado incluso como alternativa a la PCR cuando no exista la posibilidad de hacer una.

Una gota de sangre

Un tercer test que es menos utilizado para el diagnóstico pero que sí puede servir para estudios epidemiológicos es el test de sangre.

Esta prueba serológica busca en la sangre del individuo, anticuerpos (inmunoglobulinas IgM e IgG) que el sistema inmune haya desarrollado para luchar contra la enfermedad. La muestra que se utiliza es similar a un examen de glicemia, basta solo una gota de sangre sobre un dispositivo que marca positivo o negativo.

Los problemas con este test es que pueden dar positivo a la presencia de estos anticuerpos pero no implica que la persona esté cursando en ese momento la enfermedad. Es decir, puede haberla presentado hace semanas y aún tener anticuerpos o puede estar iniciando recién la infección.

Según el infectólogo de Clínica Alemana, este test tarda de 20 a 30 minutos en determina si un individuo tiene o no anticuerpos contra el virus.

“Este examen es menos útil para el diagnostico del enfermo, pero son útiles para saber cuántas personas se enfermaron en un determinado lugar. Habitualmente es más barato, pero no me sirve para el diagnóstico de un paciente agudo”, añade.

Comenta