Matar el cáncer de forma natural: científicos desarrollaron un novedoso proceso para producir compuestos con propiedades anticancerígenas

Imagen referencial. Foto: Reuters

Investigadores están trabajando con un tipo de compuesto llamado fenazinas, que son citotoxicas, y podrían ser "programadas" para atacar solo a las células cancerígenas. Ya lograron esperanzadores resultados.




En las últimas décadas, el cáncer ha superado a muchas otras enfermedades para convertirse en la segunda causa principal de muerte en la actualidad a nivel mundial, y una de cada seis personas muere a causa de él.

Esta preocupante alza le ha dado una posición única y ubicua en la cultura global, tanto que encontrar una cura para el cáncer se considera una de las cosas más nobles que cualquier persona puede hacer. Lamentablemente, la humanidad aún no ha llegado a esta cura: se están llevando a cabo toneladas de investigación para explorar todos los ángulos del cáncer, tratando de encontrar una debilidad.

Un grupo de científicos de la Universidad de Ciencias de Tokio, dirigido por el profesor Kouji Kuramochi, también se ha dedicado a esta misión.

En su búsqueda de un arma contra el cáncer, recurrieron a un conjunto específico de compuestos orgánicos llamados “fenazinas”. Las fenazinas son un gran grupo de “heterociclos” que contienen nitrógeno (o compuestos con una estructura de anillo compuesta por al menos dos elementos diferentes). Más de cien compuestos de fenazina se encuentran de forma natural y más de 6.000 se pueden “sintetizar”.

De estos, las N-alquilfenazin-1-onas (fenazinonas) son un grupo menor de fenazinas que se sabe que tienen actividades antibacterianas, antifúngicas y citotóxicas. La citotoxicidad es una propiedad interesante en la investigación del cáncer porque, si podemos “dirigir” los compuestos citotóxicos para que actúen contra las células cancerosas, podemos eliminar el cáncer.

“Piocianina, lavanducianina, WS-9659 A, WS-9659 B derivado de lavanducianina y marinocianinas A y B, todos los tipos diferentes de fenazinas, muestran actividades citotóxicas contra las células cancerosas. Sin embargo, estos compuestos son difíciles de obtener de sus fuentes naturales como las bacterias“, explicó el profesor Kuramochi.

Esquema publicado por los científicos en su artículo científico donde sintetizan el proceso que desarrollaron.

Decididos a arrojar más luz sobre ellos y aprovechar sus propiedades para siempre, los científicos experimentaron con la síntesis de estos compuestos a través de varios métodos. Realizaron “halogenación” (el proceso de agregar halógenos como cloro y bromo) y “condensación oxidativa” (o adición de un oxidante y una molécula de agua) en varios compuestos.

Su estrategia tuvo éxito en la síntesis altamente eficiente y selectiva de varios compuestos, no de los cuales llamado 2-cloropiocianina exhibía una alta citotoxicidad hacia las células cancerosas de pulmón. Sus hallazgos, publicados en la American Chemical Society Omega , explican la logística de su estudio con todos los detalles técnicos.

El profesor Kuramochi cree que su descubrimiento también tiene un efecto beneficioso en el mundo viviente. “Hemos establecido un método sintético altamente versátil que es simple y se puede aplicar a la síntesis de muchos productos naturales”, dijo. Dado que la reacción de acoplamiento oxidativo se produce solo con oxígeno, es un método sintético respetuoso con el medio ambiente “.

El científico japonés y su equipo esperan poder verificar los efectos de las fenazinonas en estudios con animales y ensayos clínicos. En el desarrollo de fármacos contra el cáncer, los medicamentos que tienen poco efecto sobre las células normales y actúan selectivamente sobre las células cancerosas son candidatos ideales a fármacos con pocos efectos secundarios.

Estos nuevos compuestos son más de cuatro veces más selectivamente tóxicos para las células cancerosas que las células normales. Solo el tiempo dirá realmente si esta es la nueva puerta que se abre a la elusiva cura para el cáncer, pero este es un paso seguro y definitivo en la dirección correcta.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.