"Sé que ahora no tomará 55 años en que otra mujer gane el Nobel de Física"

Donna Strickland, an associate professor at the University of Waterloo, is photographed in her lab following a news conference, after winning the Nobel Prize for Physics, at the university in Waterloo

Es apenas la tercera mujer en la historia en ganar el Nobel de Física, pero confía en que esa aritmética mejorará. Strickland será una de las invitadas estelares del Congreso Futuro que comienza el lunes.


Desde que se instauró, en 1901, el Premio Nobel de Física ha sido el más esquivo para las mujeres. Desde entonces y hasta 2018, de 209 premiados, solo dos fueron mujeres: Marie Curie (1903) y Maria Goeppert (1963). En 2018, Donna Strickland se convirtió en apenas la tercera en ganarlo en más de un siglo.

"Fue maravilloso, pero también surrealista", reconoce Strickland a Qué Pasa al teléfono desde Utah, poco antes de volar a Chile para participar del Congreso Futuro que comienza este lunes y donde será una de las principales expositoras. "No creo que sea algo que esperaba ganar y no lo sé (risas) es emocionante, pero como que no entiendes lo que está pasando".

-Sólo tres mujeres han ganado un Nobel en Física, ¿siente que pasará a la historia?

En el corto plazo sí, pero no creo. Creo que siempre ese reconocimiento pertenece a la primera (ganadora). Creo que siempre será Marie Curie, creo que ella será mejor recordada por sus éxitos. Se generó un gran revuelo por ser la primera mujer en 55 años. Creo que pronto tendremos mujeres cada vez más seguido. Sé que ahora no tomará 55 años en que otra mujer gane un premio.

Una vida en los láser

Nacida en Canadá en 1959, donde reside y es profesora de Física y Astronomía en la Universidad de Waterloo, Strickland enfocó su carrera en los láser, trabajo que comenzó en la década de los 80, junto al francés Gerard Mourou, con quien publicó su primer artículo científico en 1985 y con quien compartió el Nobel de 2018.

Strickland encontró terreno fértil para su carrera en la década de los 80, cuando EE.UU. bajo la presidencia de Ronald Reagan, financió muchas investigaciones en láser.

-Muchas de sus investigaciones fueron financiadas en la época de Ronald Reagan, que quería sacar adelante su "Guerra de las Galaxias". ¿Pensó alguna vez que estaba construyendo un arma?

No, y esta es la razón: nuestro láser es muy intenso, pero no tiene una gran energía. La potencia es igual a la energía por unidad de tiempo, y nuestra investigación consiste en mantener toda la energía baja, pero mantener la escala de tiempo muy muy comprimida. Por lo tanto, realmente no hace daño… Las personas nos preguntaban en aquel tiempo si es que intentábamos hacer explotar misiles rusos… No, ¡no había energía!, podrías explotar objetos en algo así como en una escala de mil milímetros (risas), y quizás podrías hacer pequeñas marcas en las cosas, ¿no?, porque no teníamos ese tipo de energía. Sin embargo, sí podíamos hacer explotar un electrón de un solo átomo, pero no podíamos hacer daño en una escala mayor, ya que la energía era muy baja. Pero no, no pensamos que estábamos construyendo algo para el ejército.

-En Chile se utilizaron láseres para atacar a la policía en las últimas manifestaciones. ¿Vio algo de eso? ¿Qué sabe de Chile y del último estallido social?

Lo siento, pero no sé mucho.  Pero eso me asusta un poco (lo de los láseres) (risas) Pero no sé nada, así que no quiero meterme en la política (risas). Escuché sobre algunos problemas meses atrás, pero sólo eso.

[caption id="attachment_912466" align="alignnone" width="900"]

Foto: Agenciauno[/caption]

-¿Cómo es Donna Strickland en su diario vivir, se parece a la Donna científica? ¿Cambió mucho después de ganar el Nobel?

Mi vida es muy diferente ahora de como era antes del premio. Tenía una vida muy tranquila, podía hacer mis propias elecciones y ahora como ganadora de un Nobel, tengo que jugar un papel. Me puso en el escenario mundial, ahora mismo me invitaron a Chile y antes no lo hubiesen hecho (risas) ya que soy un Premio Nobel. Obviamente se me han dado muchas más oportunidades desde que gané el premio. Bueno, tuve la oportunidad de ir a IB Square con los astronautas del Apollo, tuve una audiencia con el Papa… o sea, ¿quién puede hacer eso? ¿no? (vuelve a reir).

Así que sí, mi vida es muy diferente ahora. Tenía una vida muy simple, era profesora a tiempo completo, tenía una familia con dos niños, vivía cerca de mi familia –vivía cerca de donde crecí– así que solía pasar mucho tiempo con mi familia…y eso es todo. Era una vida muy tranquila.

-¿En qué consiste -en términos muy simples- su investigación láser? ¿Es cierto que ayudó, por ejemplo, a las actuales operaciones oftalmológicas?

Oh, no trabajé en el campo de la cirugía ocular en absoluto. Trabajé en el desarrollo del Láser y 10 años después, ese láser fue utilizado en cirugías oftalmológicas. Pero, para nada trabajé en eso.

Bueno, estábamos tratando de hacer una investigación de ciencia pura. Estábamos intentando investigar cómo la luz y la materia interactúan cuando la luz llega a ser muy intensa y el hecho de que no solo… mmm (se corrige) –sin el láser– la luz es un proceso… La unidad mínima de energía luminosa es un fotón– y siempre hay un fotón a la vez… Pues, estábamos tratando de investigar si es que aumentábamos la intensidad podríamos hacer más… Es decir, en un láser las personas son capaces de ver uno, dos o quizás tres fotones a la vez, y nosotros nos preguntábamos si es que pudiéramos aumentar la intensidad del láser en un gran nivel ¿podríamos hacerlo funcionar con varios fotones al mismo tiempo? Sin embargo, logramos que el láser llegara a ser tan intenso que ya no teníamos que preocuparnos por la mecánica cuántica o de cuántos fotones se encontraban en la luz. En realidad, ocurrió como una ola tan intensa que más o menos arrancó los electrones en una forma muy clásica, en lugar de hacerlo en una forma de mecánica-cuántica. Así que, en realidad, fue ciencia pura, no tuvo que ver con la aplicación.

-Su compañero de trabajo Gerard Murou, tiene una página en Wikipedia desde 2005. Ud. tuvo una solo después de ganar el Nobel, en 2018. ¿Cuesta mucho ser mujer y científica?

Nunca lo había pensado. Sé que a muchas mujeres les ha resultado difícil, pero no lo sé… No sé si es porque quizás he tenido mucha suerte o quizás nunca lo he pensado… No lo sé. Pero no he tenido ningún problema. O sea, fui la única mujer en un grupo laboral de más hombres, pero eso no me molestaba.

-¿Cuánto se ha avanzado desde la era del Me Too?

-No lo sé, pero el "Me Too" es relativamente nuevo, así que hablar de cuánto impacto tiene ahora… Creo que las cosas están cambiando, sí. Creo que las personas son más conscientes de los problemas ahora de lo que lo eran antes, y creo que eso está bien, que todo salga a la luz… Creo que hemos estado progresando de a poco, pero de forma segura. Sabes, 55 años atrás, cuando Maria Goeppert-Mayer ganó el premio Nobel… ella ya había estado trabajando por unos cuantos años antes de que realmente recibiera un salario como científica, mientras que yo he recibido la misma paga que mis colegas hombres en todo momento… Y cuando fui a la universidad, nunca tuve una profesora, ni como estudiante de pregrado ni como estudiante de postgrado. Sin embargo, actualmente, estamos alcanzando un cuerpo docente de mujeres del 20%. Aún no es un 50-50, pero hemos progresado y creo que continuaremos progresando.

[caption id="attachment_969486" align="alignnone" width="900"]

Donna Strickland (izquierda), junto a Frances H. Arnold, Nobel e Química 2018, durante la premiación en Estocolmo, en 2018. FOTO: REUTERS[/caption]

-¿Qué le espera en el futuro?

Bueno, ahora mismo quitamos todos los láser de mi laboratorio, y estamos esperando nuevos láser y la mayoría de mis estudiantes que gradué hace un año más o menos… así que estoy preparando eso de nuevo, y es difícil porque ahora estoy de viaje la mayoría del tiempo. Pero, con suerte, en un par de años estaré de vuelta trabajando en el laboratorio.

-¿Qué podemos hacer con el láser en el futuro?

¿Quién sabe? Es decir, es difícil creer que a Einstein se le ocurrió la ecuación en 1917… No creo que él fuera capaz de imaginar lo que hacemos con los láser en la actualidad. Es decir, los láseres están en todas partes, por lo que es difícil decir cuántas cosas más pueden lograr… si es que el láser podrá ayudar a la continuidad cuántica,  si es que podrá servir para la aceleración de una partícula más grande, si es que servirá para una aplicación más médica, para una aplicación más industrial…, desde luego habrá una comunicación más rápida… estará en todas partes.

Comenta