Nueva variante detectada por primera vez en Colombia y clasificada de interés por la OMS circula en Chile desde mayo y hoy tiene el mismo nivel de penetración que Delta

Fue detectada por primera vez en Colombia y ahora bautizada como variante Mu. Según los expertos posee ciertas mutaciones que le brindan potenciales propiedades potenciales de escape inmunológico. En nuestro país su circulación está concentrada en el extremo norte y zona centro.




En enero de este año, el Instituto Nacional de Salud de Colombia pudo caracterizar un linaje del virus Sars-CoV-2 causante de Covid-19. Conocida en el mundo científico como la variante B.1.621, cuando se advirtió de ella, algunos medios españoles la llamaron ‘cepa colombiana’ pero fueron las autoridades de ese país quienes caracterizaron el linaje pero no era el único país en el que estaba presente. Una vez detectada y a las pocas semanas de ocurrido el hecho, ya se sabía de su presencia en Estados Unidos, Curazao, México, Países Bajos, Dinamarca, Alemania, España y Colombia, y también Chile.

Ayer en la tarde, el informe semanal de la Organización Mundial de la Salud (OMS) la calificó como una variante de interés (igual que la variante andina (C.37) o Lambda) y la bautizó como una nueva letra del alfabeto griego: MU

En Chile, la variante B.1.621, ahora llamada variante de interés MU, está presente en Chile desde comienzo de mayo de este año y aumentando su transmisión.

De acuerdo al informe del Instituto de Salud Pública (ISP), a la semana epidemiólogia número 33 (del 15 al 21 de agosto), en el total de secuenciaciones realizadas, la nueva variante de interés tiene una circulación similar a la variante de preocupación, Delta. Gamma y Lambda, siguen siendo las predominantes.

Desde que ingresó al país, se ha expandido por la zona norte y centro sur y lentamente ha ido incrementando, concentrándose principalmente en las regiones de Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta por el norte; Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins en el centro del país; y por más al sur en las regiones de Araucanía y Los Ríos.

“El linaje B.1.621 fue detectado en la vigilancia de fronteras desde la SE N° 18 del año 2021, representando actualmente el 5,93% de esta vigilancia, mientras que en la vigilancia comunitaria se identificó desde la SE N° 19 con aumento de su contribución porcentual, 20 alcanzando el 3,73% de esta vigilancia a la fecha. El linaje B.1.621 se ha expandido en la zona norte y centro sur del país”, señala el último informe del ISP.

Mutaciones

Según el informe semanal de la OMS la variante MU posee una “constelación de mutaciones” que le confieren potenciales propiedades de escape inmunológico.

“Los datos preliminares presentados al Grupo de Trabajo de Evolución del Virus muestran una reducción en capacidad de neutralización de sueros convalecientes y vacunados similar a la observada para la variante Beta, pero esto necesita ser confirmado por estudios adicionales”, señala el documento de la OMS.

Desde su primera identificación en Colombia en enero de 2021, ha habido algunos informes esporádicos de casos de la variante Mu y algunos brotes más grandes se han reportado en otros países de América del Sur y en Europa. Al 29 de agosto, más de 4.500 secuencias (3.794 secuencias de B.1.621 y 856 secuencias de B.1.621.1) han sido ingresadas a la plataforma GISAID, muestras que provienen de 39 países en los que ya está presente.

En Colombia y Ecuador es la variante que más aumentado. “La epidemiología de la variante Mu en América del Sur, particularmente con la co-circulación de la variante Delta, debe ser monitoreado por cambios”, advierte la OMS.

Los anticuerpos, en azul claro, según una impresión artística, pululan alrededor de una partícula de Sars-CoV-2. Crédito: Design Cells / SPL

Ricardo Soto-Rifo investigador del Laboratorio de Virología Molecular del Programa de Virología del Instituto de Ciencias Biomédicas, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile (ICBM), señala que tiene una mezcla de varias mutaciones que ya han sido descritas en lugares importantes en otras variantes.

“Tiene cambios en el dominio de unión del receptor donde tiene una mutación en 484K que es la misma que tiene Beta y Gamma y que se sabe que es super importante para el escape de anticuerpos neutralizantes. Tiene también la N501Y que también la tiene la Alfa, Beta y Gamma y que se ha visto que mejora la unión al receptor ACE2, cambio en la 681 de lo tiene Delta y Alfa y también se ha visto que afecta un ciclo de corte de una proteína llamada furina y que podría aumentar la capacidad infectiva del virus, es decir, su capacidad de ingresar a la célula humana”, dice Soto-Rifo.

“En Chile es una variante que ha circulado pero no sabemos cuál ha sido el impacto que ha tenido en el país”, dice el investigador. “Es una mezcla entre Gamma y Alfa, tiene mutaciones que son parecidas a esas dos variantes, pero también tiene unas de Delta. Pero todas favorecen al virus”, insiste.

Vivian Luchsinger, viróloga y también investigadora del ICBM indica la variante Mu tiene más mutaciones que otras las otras variantes, pero todavía es pronto para saber cómo impactan estas mutaciones en su comportamiento pero hasta el momento no ha sido tan transmisible como Delta.

“Es difícil saber qué puede ocurrir, pero si tiene alguna ventaja respecto de las otras variantes las va a desplazar. Es posible que siga aumentando si es que sus capacidades de trnasmisión e infectividad son mayores que las otras variantes. No está claro aún, por lo que no podemos afirmarlo”, señala la viróloga.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.