Ola de calor: Expertos explican su origen y entregan recomendaciones para sobrellevar las altas temperaturas

calor

Especialistas aconsejan cómo conciliar el sueño en estas condiciones, y la mejor forma de cuidar a las mascotas. Además, revelan detalles sobre la inusual capa de humo proveniente desde Australia.




Tal como ha sido recurrente en los últimos años, una nueva ola de calor llegó para quedarse. Y de acuerdo a los pronósticos, este fenómeno ya habitual en el verano, podría durar al menos hasta abril.

Arnaldo Zúñiga, Jefe de monitoreo y difusión de la Dirección Meteorológica de Chile, señala que si bien este martes se publicó un aviso por un evento de altas temperaturas entre el miércoles y el domingo enfocado entre Coquimbo y el Bío Bío, la situación cambió este jueves cuando el aviso pasó a alerta, apuntando esta vez a la Región Metropolitana hasta Ñuble, con temperaturas que escapan a los valores promedios normales.

"Esta alerta implica eventos extremos de alta temperatura para hoy viernes y este sábado. Lo más interesante es que la temperatura estaría alcanzando peaks máximos mañana (sábado) en el valle de la Región Metropolitana llegando de 34°C a 36°C, y en la precordillera 35°C a 37°C", afirma.

"Algo similar ocurrirá en la región de O'higgins, pero el que sufrirá con el calor será el Maule; en el sector del valle las temperaturas alcanzarán 36°C y 38°C aproximados, y en Ñuble bajará un poco, llegando a 35°C y 37°C". Este peak tiende a disminuir pero se mantiene alto, con 33°C", asevera.

En relación a la duración de este fenómeno, Zúñiga apunta que "hemos tenido años que llegan hasta marzo o abril y han tendido a prolongarse en el tiempo. El pronóstico estacionario para este verano señala que tendremos temperaturas más altas de lo normal, y temperaturas máximas sobre los promedios. Eso va de la mano con las olas de calor climatológicas, y debemos seguir esperando estos eventos fácilmente hasta marzo".

"Si bien su origen es parte de la variabilidad climática, siempre hay olas de calor climatologicas en el tiempo", agrega. "Si uno hace una estadística de 30 años mínimo, hay que ver las tendencias. Las olas de calor van en alza, más frecuentes y más largas en extensión. Una ola de calor climatologica tiene ciertos rangos: si existe durante 3 días o más de forma consecutiva, se habla de ola de calor".

"Van en aumento en cuanto a duración y frecuencia; estas tendencias al alza se alinean con lo que ocurre en el resto del mundo, como lo que pasa en Australia", comenta.

Humo sobre el agua

Desde hace algunos días ya es conocido cómo la nube de humo de los incendios australianos viajó sobre el Océano Atlántico hasta alcanzar los cielos chilenos, contaminando la nieve e incluso dar la vuelta al mundo.

Pero no es la primera vez que el país de los canguros sufre estos gigantescos incendios, ni menos las altas temperaturas que sobrepasan los 40°C. Zúñiga explica que "hay que entender que Australia es muy grande y eso hace que la influencia marítima sea menor, no como nosotros que a pesar de estar en la misma latitud, estamos influenciados por el pacifico, lo que regula el campo térmico".

"Geográficamente somos distintos: allá los anticiclones son potentes y los sistemas frontales no llegan al centro, además los desiertos son más amplios que en Chile. También sufren las acciones del 'Niño Indio', un paralelo al Niño que conocemos acá", indica.

En cuanto al humo sobre nuestras cabezas, el experto especifica que existe una combinación de efecto y fenómeno. "Hace días que el humo está cruzando la zona central y sur de Chile. Esto obedece a patrones de viento en altura; en estas latitudes sopla desde el oeste, del pacifico hacia el continente. Y como este material es muy fino, está en la estrastósfera, entre 8 y 10 km de altura".

"A ese nivel, muchas veces el viento se posiciona con 200 km/h hasta 250 km/h. Esas corrientes de aire ayudan a arrastrar la nube de humo hacia Sudamérica, alcanzando a Chile y después Argentina. Desde la semana pasada se advierte la nube, está cruzando Ñuble, Bío Bío y también en Santiago", argumenta, y añade que el fenómeno se mezcla con los incendios de Ñuble y el Bío Bío.

Finalmente, el experto asevera que el otro fenómeno involucrado es la "alta boliviana" -causante del mal llamado "invierno boliviano"-, una condición de niveles altos que se desplazó del norte al sur y bordea la Región Metropolitana en estos momentos, potenciando las altas temperaturas y arrastrando las nubes que vemos en el cielo.

Recomendaciones

Por otro lado, especialistas entregaron algunas recomendaciones ante la ola de calor y evitar complicaciones de salud, así como consejos para dormir y cómo cuidar a las mascotas.

Por ejemplo, con las altas temperaturas aumenta el peligro de la deshidratación que, incluso en casos más graves, puede poner en peligro la vida.

El Dr. Alfredo Labarca, urgenciólogo y jefe de Operaciones de HELP, explica que "de la gran cantidad de complicaciones que pueden sufrir las personas, está el shock por volumen sanguíneo bajo (shock hipovolémico). Se trata de una de las complicaciones más graves de la deshidratación y puede poner en peligro la vida. Es así como el volumen sanguíneo bajo provoca una disminución de la presión arterial y la cantidad de oxígeno en el organismo".

¿Qué síntomas se asocian a la deshidratación? El especialista asegura que, en los casos leves o moderados, lo principal es la sed junto a la sequedad en la boca, poca orina (color amarillo oscuro), piel seca y fría, dolor de cabeza y calambres musculares.

En casos muy extremos de deshidratación, el Dr. Labarca sostiene que, a los síntomas anteriores, se agrega la irritabilidad o confusión, mareos, taquicardia, respiración rápida, ojos hundidos, shock y pérdida de conciencia o delirio.

Entre las recomendaciones para prevenir la deshidratación, el especialista asegura que lo principal es beber mucho líquido, idealmente de dos a tres litros diarios, sobre todo si se está realizando actividad física o está expuesto por mucho tiempo al sol. Además, recomienda consumir alimentos ricos en agua, como frutas y vegetales. La población más vulnerable son los niños y ancianos.

Evitar el resfrío

El Dr. César Maquilón, broncopulmonar de Clínica Dávila, entrega las siguientes recomendaciones para pacientes portadores de enfermedades broncopulmonares crónicas y personas de la tercera edad:

-Evitar los cambios súbitos de temperatura. Por ejemplo, de lugares cerrados, como el metro, a espacios con aire acondicionado.

-El tipo de vestuario no debe ser excesivamente descubierto. Utilizar telas frescas, de algodón, que no generen sudoración y que cubran el tórax, el pecho y el cuello.

-Abrigarse en las mañanas, ya que estas son frías, a pesar del calor del día. Vestirse por capas.

-Protegerse del sol. Usar sombrero y evitar exposición excesiva entre las 12:00 y las 16:00 horas, cuando las temperaturas son más elevadas y los rayos caen perpendicularmente.

-Hidratarse en forma adecuada, o sea, saciar la sed, o tomar agua cada una o dos horas.

Cuidar la piel

Se recomienda que durante todo el año se cuide la piel con protección solar, sin embargo, durante estos días de altas temperaturas se debe prestar mayor atención.

De acuerdo al Dr. Andrés Lehmann, dermatólogo de Vidaintegra, "el sol produce envejecimiento de la piel, mayor aun que el provocado por el paso de los años. Daña la piel disminuyendo su elasticidad y provoca la presencia de arrugas".

Algunas recomendaciones son:

-Evitar asolearse en las horas de mayor radiación solar (11:00 a 16:00 horas).

-Proteger brazos, cabeza, ojos y pies.

-Usar filtros solares sobre los 30 FPS, 30 minutos antes de la exposición al sol.

-No exponer al sol a menores de seis meses.

-Aplicar protector solar cada 4 horas y si la exposición al sol es constante, cada 2 horas.

El especialista de Vidaintegra, Dr. Lehmann, agrega que las consecuencias de un mal cuidado aumentan las probabilidades de contraer tres tipos de cáncer a la piel:

-Carcinoma Basocelular (el más frecuente).

-Carcinoma espinocelular.

-Melanoma (de mal pronóstico al ser diagnosticado tardíamente).

¿Cómo dormir?

Las altas temperaturas se han dejado sentir estas últimas semanas, convirtiéndose en un incómodo invitado durante la noche. La comida pesada, el aire acondicionado, las telas de la ropa que usamos, e incluso, el tipo de ducha que aplicamos, son factores que inciden en el buen dormir sobre todo cuándo el día es muy caluroso y en las noches la disminución de la temperatura es leve.

El director médico y neurólogo de Clínica Somno, Pablo Guzmán, explica que la temperatura ideal para dormir de noche es entre los 18º y 20º. "El exceso de calor puede provocar molestias como sudoración, picazón en la piel y sofoco, para lo cual hay cambios de rutina y pautas para aplicar en el dormitorio que pueden ayudarnos a mejorar el sueño nocturno", detalla.

Algunos consejos son:

-Hidratación: Con más calor, más agua se toma y más se va al baño. Por esto, se recomienda hidratar el cuerpo por última vez dos horas antes de dormir y así evitar esta situación.

-Comidas: Es recomendable optar por una cena ligera y evitar la ingesta de alcohol, ya que inducen un sueño menos profundo, el que se verá incrementado con el calor.

-Ducha: Si el calor es excesivo, se recomienda una ducha tibia y no fría. Esto porque el cuerpo asimila la temperatura templada a un buen descanso, y el cambio de temperatura al salir del baño es un excelente inductor natural del sueño.

-Ropa liviana: Utilizar telas livianas como el algodón. No es aconsejable dormir completamente destapado, porque en la madrugada la temperatura ambiente y corporal bajan y puede dar frío, lo que saca a la persona del sueño profundo.

-Aire Acondicionado: Si se se utiliza, manténgalo a una temperatura cercana a los 22 grados ya que el frío puede producir problemas como sequedad de mucosas, alergia y tos.

Para poder dormir bien con altas temperaturas, recomiendado por la neuróloga del Centro del Sueño de Clínica Santa María, Dra. Catalina Torres, es que lo ideal es mantener la temperatura del dormitorio entre 16°C y 20°C.

Si es que no se tiene aire acondicionado, lo aconsejable es tener un ventilador que permita generar corriente de aire fresco, manteniendo algunas puertas y ventanas abiertas.

Además, "lo ideal es comer liviano de noche, evitar el consumo de alcohol y realizar actividad física unas 2-3 horas antes de dormir", sostiene la Dra. Evelyn Benavides, neuróloga de Clínica Vespucio, especialista en Medicina del Sueño.

"También hay que evitar la exposición a pantallas de celular, TV o computador en la noche", agrega Benavides.

¿Y las mascotas?

Bárbara Readi, médico veterinaria de la guardería PetSpot, entregó ocho útiles recomendaciones en relación a las mascotas y cómo soportar los días de calor. Señala por ejemplo, que si el animal se quedará solo en casa, hay que proveerlo de abundante agua fresca. Si es en el patio o en una terraza, revisar que no le llegue el sol, e idealmente evitar los bowls de metal ya que se pueden calentar demasiado.

Asimismo, a la hora del paseo, lo ideal es que se muevan a las primeras horas de la mañana o las últimas de la tarde, buscando evitar que sufra un golpe de calor. Esto es particularmente importante en las razas braquicéfalas (pug, bulldog francés, bulldog inglés, shih tzu) ya que su capacidad de disipar el calor a través del jadeo es menor y su vía aérea sufre mucho.

Finalmente, Readi indicó que durante los meses de calor, algunos perros tienden a comer menos, pero no hay nada de qué preocuparse. Se recomienda reducir las raciones para evitar que quede alimento expuesto al calor ya que esto puede producir pérdida de la calidad nutricional y el sabor del alimento.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.