¿Por qué regresa el virus? Alemania, Corea del Sur y Uruguay reportan rebrotes

Sin vacuna, el Sars-CoV-2 seguirá acechando a la población, con altos y bajos, advierten expertos.




En Alemania, el estado federado de Renania del Norte-Westfalia, se ordenó el cierre parcial de la vida pública durante una semana en la ciudad de Gütersloh. ¿La razón? Un rebrote del virus que ya ha dejado a 1.553 personas enfermas de Covid-19.

Nos relajamos y retrocedimos”, reconoció ayer el presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pau, tras un brote que dejó 37 nuevos casos en el departamento de Treinta y Tres en la frontera con Brasil.

Corea del Sur vive una situación similar. Tras ser reconocido como un país modelo en las respuestas frente al virus (test masivos y monitoreos antes que el cierre de ciudades), en los últimos días tuvo un aumento de nuevos casos en Seúl y alrededores que amenazan con retomar las medidas de distanciamiento social que se habían levantado en mayo.

Y no son los únicos. Portugal también está reinstalando medidas de cierre en su capital después de un aumento de los casos nuevos. Nueva Zelanda, otro país ejemplo (tiene registrado 1.500 casos y 22 muertes), alcanzó a estar 25 días libres de casos nuevos, confirmó la semana pasada el caso de dos mujeres familiares entre sí que llegaron del Reino Unido y que además tuvieron contacto cercano con 320 personas.

Mientras no se controle completamente la circulación del virus Sars-CoV-2, el aumento de casos que hoy se observa en en regiones o en países que habían logrado bajar la cantidad de contagios y fallecidos incluso a cero por varios días, se llama rebrote.

Y no serán pocos, dicen los especialistas. ¿Pero por qué se producen?

El infectólogo de la Clínica Universidad de los Andes, Javier Tinoco, señala que mientras no hay un tratamiento y sobre todo una vacuna contra el virus, se producirán nuevos brotes, sobre todo si además se relajan las medida como el distanciamiento social, el uso de mascarillas y el lavado de manos.

“Sin la vacuna, esa será la dinámica del virus, oscilará su circulación, con momentos de mejor control y otros con aumento de casos. Dependemos de las medidas de prevención, si se relajan intentando volver a las actividades habituales, habrá rebrote”, explica Tinoco. Y agrega, “no vamos a poder tener la misma vida que teníamos en enero o en febrero. Las medidas tienen que ser permanentes hasta que no tengamos una vacuna para prevenir la enfermedad o un tratamiento específico”.

Virus nuevo

Claudio Mendez, profesor asociado de Políticas de Salud y director del Instituto de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral de Chile (UACH), dice que estos aumentos de casos en países que parecía habían logrado cortar la transmisión del virus, o al menos, enlentecer su circulación es esperable.

“El Sars-CoV-2 es un virus nuevo, emergente. Sin una vacuna segura y eficaz, si el 70 u 80% de la población no logra ser inmunizada, vamos a tener rebrotes, incluso en países que lo han hecho bien como Nueva Zelanda o Corea del Sur. En Francia, retomaron las clases y comenzaron los nuevos brotes”, dice.

El profesor de la UACH recalca que no debemos olvidar que estamos en medio de una pandemia, por lo tanto, mientras no haya vacuna ni solución terapéutica, son necesarias las medidas como cuarentenas, residencias sanitarias, testeos, seguimiento de los casos, vigilancia epidemiológica para aislar los casos que surjan. “Cuando se decida relajar las medidas, se debe mantener la vigilancia epidemiológica porque es posible que aparezcan nuevos brotes, no se puede abandonar”, recalca.

Incendio forestal

Christian García, doctor en Salud Pública y académico de la Universidad de Santiago, explica que es esperable que en un escenario de pandemia existan “microrebotes”. “Lo más importante es tener lograr el control rápidamente de estos nuevos casos, diagnóstico masivo y aislamiento. Esto es muy parecido a lo que ocurre en un incendio forestal. Los bomberos logran controlar el incendio pero están siempre atentos s los rebrotes para que el incendio no se reactive”, dice.

Según el especialista, aunque existan pocos casos o no se registren durante algún tiempo, los test PCR y las residencias sanitarias son clave. Hay que ponerse en el escenario eventual de que es muy posible que una medida restrictiva que ya se levantó, se deba imponer de nuevo, como las cuarentenas, como le pasó a Antofagasta, a Independencia o a Ñuñoa. Debería decretarse de nuevo en Chillán”, advierte.

Comenta