¿Qué es y cómo evitar el temido insomnio primaveral?

La sensibilidad al polen, presente en altos niveles durante esta época, provoca rinitis alérgica estacional con síntomas como congestión nasal, mucosidad acuosa y estornudos. Eso, sumado a una disminución en la capacidad de la vía aérea, impide tener un sueño profundo y reparador.




La primavera, para algunos la mejor estación del año, conlleva días más largos. Está comprobado que esto incide en el organismo tanto a nivel emocional como también físico.

Respecto al descanso, muchas personas se ven afectadas por un trastorno del sueño, conocido como insomnio primaveral, desencadenado por el aumento de las horas de luz y, principalmente, las alergias.

Existe evidencia de que los seres humanos tienen biología estacional, al igual que los otros tipos de grandes primates. Y en algunas personas el insomnio y la hipersomnia parecen estar vinculados a esa estacionalidad.

“La sensibilidad al polen, presente en altos niveles durante esta época, provoca rinitis alérgica estacional con síntomas como congestión nasal, mucosidad acuosa y estornudos. Esto, sumado a una disminución en la capacidad de la vía aérea, impide tener un sueño profundo y reparador, pudiendo ocasionar incluso un aumento de los ronquidos y eventos de apnea del sueño”, explica Romina Gianinni, otorrinolaringóloga de Clínica Somno de medicina del sueño.

Foto: Reuters.

Para muchas personas eso se experimentará como una somnolencia sustancial a medida que avanza la estación. Un proceso que se explica a que nuestros cuerpos le toma tiempo ajustar los ciclos de sueño y vigilia para que coincidan con los patrones de la nueva estación. Cada persona regresa a ese equilibrio natural a un ritmo diferente.

El cambio de hora en esta época también contribuye en ese trastorno del sueño. El ciclo de sueño-vigilia responde muy bien a la coherencia, por eso los cambios en la hora a la que nos acostamos y nos despertamos pueden ser perjudiciales

Efecto alergías

Se estima que aproximadamente, entre el 20 al 30% de la población en Chile sufre de alergias de tipo respiratoria (rinitis/rinoconjuntivitis alérgica o asma). Una cifra que ha ido aumentando paulatinamente debido al cambio climático, la contaminación ambiental, al incremento de las medidas de higiene (menos eventos infecciosos) y al aumento de alérgenos en circulación dependiendo de la región en que nos encontremos

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 40% de la población urbana tiene síntomas de rinitis en algún momento y cerca del 15% tiene antecedentes de asma, los que se incrementan durante esta temporada teniendo un gran impacto en el descanso.

Según la especialista de Clínica Somno, además hay otros factores a considerar, como el estrés: “El cansancio diurno producto de un mal dormir es uno de los factores que pueden detonar la alergia en esta época del año. Esto a su vez, genera como respuesta inmune que se active en el cuerpo una sustancia química llamada histamina, que dificulta el estar cómodo y conciliar el sueño cada noche”.

Para reducir el riesgo de sufrir alteraciones en el sueño producto de las alergias del período primaveral, desde Clínica Somno entregan algunos consejos como ventilar el dormitorio para eliminar la presencia de alérgenos que se encuentren en el lugar, la recomendación es airear diariamente la pieza, al menos durante unos 5 o 10 minutos.

Alergia
Se estima que aproximadamente, entre el 20 al 30% de la población en Chile sufre de alergias de tipo respiratoria (rinitis/rinoconjuntivitis alérgica o asma).

Otra recomendación es mantener la ropa de cama limpia para evitar la acumulación de partículas en las fibras. Una buena idea es lavarla con agua caliente y secarla al aire libre.

También aconseja evitar dormir con mascotas. “Los animales generan una especie de caspa llamada epitelio que puede aumentar los cuadros alérgicos, impidiendo alcanzar el descanso profundo.

Despejar y limpiar la habitación regularmente. Todos los ácaros de polvo deben salir de la habitación. Por ello, Gianinni recomienda asear repetidas veces durante la semana, sacudir especialmente bien los peluches, cojines, libros, adornos y alfombras, para que estos no acumulen microorganismos indeseados.

“Con estos cambios en la rutina diaria, más la ingesta pertinente de medicamentos para alergia recetados por un especialista, se podrá hacer frente de mejor manera los molestos efectos de las alergias al dormir, y dar paso a un descanso de calidad”, resalta.

Siga leyendo en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.