Según la OMS, en menos de ocho años, uno de cada tres chilenos será obeso

Médicos advierten que existe una alta incidencia entre la obesidad y afecciones a la salud mental. El 66% de los obesos sufre ansiedad y tienen 1,4 veces más riesgo de padecer depresión que una persona con peso normal. A ello se suman que su condición está asociada a más de 236 patologías, entre ellas, un mayor riesgo de 13 tipos de cánceres




El Informe de The Economist Intelligence Unit adelanta que la carga epidemiológica de la obesidad en adolescentes y adultos es notablemente alta en nuestro país, en comparación con otros países de la OCDE, tales como Brasil y Colombia. Chile es uno de los países más afectados por esta crisis de salud en América Latina y presenta las tasas más altas de obesidad. Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 28% de los adultos y el 14% de los adolescentes en Chile vivían con obesidad en 2016, y se estima que estas cifras aumentarán a 36% y 17%, respectivamente para 2030.

“A ello se suma que el Primer Mapa de la Obesidad en Chile, da cuenta de la incidencia de la salud mental y constata que el 66% de las personas con obesidad sufre de ansiedad. Más relevante aún, más de un tercio de las personas con obesidad sufre depresión, y tienen 1,4 veces más riesgo de padecer depresión que una persona con peso normal”, explica Rony Lenz, investigador principal del Estudio y Director Programa “Master in Business Administration con Especialización en Salud”, de la Universidad Andrés Bello (UNAB).

Otro factor relevante es que la obesidad cambia dependiendo del territorio nacional. El estudio de Lenz Consultores, destaca que la mayor prevalencia de obesidad se concentra en la zona sur del país, específicamente, la Región de Aysén, que es la que posee mayor proporción de personas que viven con obesidad con un 44,3%. Luego le sigue la Región de Los Ríos con un 43,83%, y la Región de La Araucanía con un 41,09%.

Prevalencia de obesidad en Chile - Estudio Lenz Consultores (2021)

El Dr. Arturo Zumaeta, psiquiatra de adultos del Centro de Obesidad y Enfermedades Metabólicas de la Universidad de Chile explica que, “no sólo existe una alta comorbilidad entre obesidad y patologías de salud mental, sino que además esta asociación dificulta el tratamiento de ambas. Esto hace necesario un abordaje multidisciplinario, dado que los tratamientos de salud mental no ayudarán significativamente en el peso, y por otra parte, los tratamientos aprobados para la obesidad, no mejoran la sintomatología de la esfera mental”. Peor aún, enfatiza Zumaeta, “en ocasiones los tratamientos psiquiátricos pueden generar un aumento de peso; y en contraste, los tratamientos usados para bajar de peso, pueden descompensar una patología psiquiátrica. Todo esto hace imprescindible el trabajo en equipo, para responder adecuadamente a las necesidades de nuestros pacientes”.

Ante esto, la Dra. María José Escaffi, especialista en Nutrición Clínica del Adulto y miembro de Asociación Chilena de Nutrición y Metabolismo (ACHINUMET) detalla que el tratamiento eficaz y la prevención de la obesidad nunca han sido tan imperiosos en Chile como en este último tiempo. “Si bien son variados los factores de riesgo para el desarrollo del sobrepeso y obesidad, el 70% de los enfermos obedecen a una causa metabólica, considerada como un punto de partida de 236 patologías, entre ellas, un mayor riesgo de 13 tipos de cánceres, y el agravante de la merma en la salud mental que afecta al 66% de los pacientes. La especialista complementa, además, que existen alternativas efectivas de tratamiento para el sobrepeso y la obesidad que ponen el foco en restaurar las alteraciones de los mecanismos que regulan el peso corporal, desde una mirada fisiopatológica, metabólica, integrativa y multidisciplinaria.

imagen-metro-obesidad

En general, las sociedades médicas estiman que es de suma importancia que las personas con obesidad recurran sin temores ni culpa a profesionales especializados, dada la gravedad de la patología y las consecuencias severas que, de no tratarse medicamente, mermarán su salud. Ello es concordante con que por primera vez, y luego de años de que las sociedades médicas y los pacientes levantaran el tema en la agenda país, los parlamentarios con el apoyo unánime de la Cámara de Diputados ingresaran el año pasado un proyecto de ley para reconocer la obesidad como una enfermedad en pro de implementar políticas de Estado, tendientes a potenciar soluciones integrales que permitan un diagnóstico y tratamiento oportuno.

A ello se suma que la ONG “300 mil mórbidos”, la cual realizó la primera encuesta online a través de sus Redes Sociales durante los meses de enero y febrero de 2022 para conocer el estado de la obesidad en Chile. La encuesta aplicada a 911 personas constató que tienen enfermedades asociadas al nivel de obesidad declarado. Con el agravante que el 64% de los encuestados manifestó un tiempo de espera de más de 5 años para atender la enfermedad de la obesidad, siendo esta cifra de 85% en el sistema público de salud.

“Es una enfermedad crónica, donde el camino es muy largo para entender y atender las necesidades de las personas que viven con obesidad y que requieren ayuda urgente para impedir que se agrave la enfermedad en la salud física y mental”, señaló Soraya Flores, presidenta de la ONG 300 mil mórbidos, hoy en proceso de constitución de la Asociación Chilena de Pacientes con Obesidad (ACHIPCO).

Lee también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.