“Sexualmente provocativa, pero educativa”: Cómo las series de Netflix están haciendo mejor educación sexual que la mayoría de los colegios

sex education

Imagen de la serie Sex Education de Netflix.

Nuestra investigación con adolescentes, y en historias que representan sus experiencias, ilustra que son seres sexuales que quieren y merecen información positiva sobre el sexo. Con demasiada frecuencia, este lado positivo no lo encuentran en las salas de clases, sino en Netflix.




La comedia Sex Education de Netflix, ahora en su tercera temporada, se desarrolla entre un grupo de estudiantes y profesores de una escuela secundaria británica. Al describir la educación sexual, enseña a los espectadores sobre el sexo y la sexualidad, a menudo haciendo un mejor trabajo que las clases de educación sexual en los colegios.

En el primer episodio de la tercera temporada, la Dra. Jean Milburn (Gillian Anderson) es entrevistada en la radio sobre su nuevo libro, Uneducated Nation: A Sex Education Manifesto for Our Youth (Nación sin educación: Un manifiesto de educación sexual para nuestra juventud).

La Dra. Jean Milburn (Gillian Anderson) de la serie de Netflix Sex Education.

Cuando el anfitrión le pide que le cuente sobre el libro, ella responde que estaba “sorprendida por la ineptitud” de las clases de educación sexual en los colegios. Entonces ella creó este manual fácil de leer para ayudar a empoderar a nuestros adolescentes y sus padres, a medida que se convierten en adultos jóvenes sexualmente activos.

Él le dice: “Suena un poco picante”. Y Jean responde:

“Bueno, si, por atrevido, te refieres a una gran investigación y completamente esencial para la salud y el bienestar de nuestros hijos, entonces, sí, supongo que lo es”.

La respuesta de Jean podría aplicarse fácilmente a la propia serie de televisión: picante pero esencial. También podría verse como un comentario sobre cómo los programas de educación sexual basados en los colegios podrían mejorar la comunicación de información relevante a los adolescentes curiosos.

Somos parte de un equipo de investigación internacional que trabaja con académicos de Grecia, Irlanda y Noruega para entrevistar a adolescentes y sus padres sobre sus percepciones de daño al acceder a contenido sexual.

Como investigadores con experiencia en los campos de la sexología, la comunicación y los estudios de los medios, valoramos el conocimiento que los jóvenes comparten sobre sus propias necesidades y deseos.

Nuestra investigación con adolescentes, y en historias que representan sus experiencias, ilustra que son seres sexuales que quieren y merecen información positiva sobre el sexo. Con demasiada frecuencia, este lado positivo del sexo se deja fuera del aula.

Sexualmente provocativo, pero educativo

La educación sexual es un ejemplo de cómo las historias de la cultura popular pueden representar la sexualidad de los adolescentes de manera positiva.

Por ejemplo, la escena de apertura de este primer episodio de la tercera temporada es alegre, juguetona y sexy.

Corta entre al menos 13 momentos diferentes de placer sexual: sexo heterosexual, sexo gay entre hombres jóvenes, sexo de rol gay entre mujeres jóvenes, masturbarse mientras miran pornografía, sexo en línea, sexo en realidad virtual y el placer de leer un libro mientras comiendo bollos de queso.

Escena de la serie Sex Education de Netflix.

Esta secuencia es sexualmente provocativa, pero también educativa. Muestra una variedad de deseos a través de las edades (sí, los profesores y los padres también tienen relaciones sexuales), razas, sexualidades y tamaños corporales.

No hay ninguno de los mensajes sobre la abstinencia y el miedo que a menudo se asocian con las representaciones del sexo adolescente, y no hay tímidos movimientos de cortina que sustituyan al sexo.

La premisa del programa es que los adolescentes de Moordale High no reciben clases de educación sexual adecuadas, por lo que el hijo de Jean, Otis (Asa Butterfield) y su compañera de clase Maeve (Emma Mackey) establecieron un servicio de terapia sexual para sus compañeros.

Estos jóvenes buscan información sobre cómo superar las dificultades sexuales y convertirse en mejores amantes. Encuentran (generalmente) información correcta, y siempre franca, de Otis y Maeve, quienes ofrecen recursos y consejos.

Adolescentes y porno

Como argumentamos en un ensayo reciente, este programa de televisión complica la idea de que la pornografía solo es dañina para los adolescentes.

Ver pornografía puede ser “un poco divertido”, por citar un personaje, pero también una fuente de información errónea sobre el sexo. La educación sexual desacredita esta información errónea, como cuando un personaje cree erróneamente que se requiere un pene grande para la satisfacción sexual, y otro piensa que sus labios deben estar metidos.

Los adolescentes como consumidores y productores de narrativas eróticas y pornográficas pueden usar estas historias, y las historias en Sex Education, para desarrollar una comprensión del sexo y la sexualidad y complementar la información proporcionada en el plan de estudios escolar.

sexo-oral

Esta aparente contradicción sobre la pornografía se alinea con un informe escrito por el Instituto Australiano de Estudios Familiares sobre los efectos de la pornografía en los jóvenes.

Este informe destaca la falta de información sobre cómo los jóvenes acceden a contenido sexual (de forma no intencionada o intencionada); sobre el contenido de la pornografía que ven; y sobre la capacidad de los adolescentes para distinguir entre la fantasía que representa la pornografía y la realidad de sus experiencias sexuales.

El informe también encontró muy pocos relatos de los propios adolescentes sobre sus experiencias al acceder a contenido sexual en línea y cualquier daño percibido por ello. Señala la necesidad de realizar más investigaciones, que incluyan las voces de los adolescentes.

Enseñar placer

La Dra. Jacqui Hendriks, quien coordina los cursos de sexología de la Universidad de Curtin, cree que la educación sexual debería incluir discusiones sobre el placer en lugar de centrarse principalmente en la reproducción.

En la actualidad, la calidad de la educación sexual varía ampliamente en todo el país, pero en Australia Occidental, un grupo de investigadores ha identificado la “necesidad de un mayor enfoque en la sexualidad positiva y temas contemporáneos relevantes” en el aula.

La educación sexual desafía una percepción común que los adolescentes deben estar protegidos de los daños del sexo y el material sexual. Las historias que cuentan los adolescentes y sobre los adolescentes pueden ser herramientas cruciales para entablar conversaciones entre niños y adultos sobre el sexo.

La conversación iniciada por programas como Sex Education destaca la necesidad de una educación sexual más integral no solo en los colegios, sino también en las comunidades y en el propio hogar familiar.

*Debra Dudek, profesora asociada, Universidad Edith Cowan

**Giselle Natassia Woodley, investigadora y candidata a doctorado, Universidad Edith Cowan

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.

Habitantes de la playa de Pingtan, el lugar más cercano de China a Taiwán, expresaron sus esperanzas de ver la unificación pero de manera pacífica, luego de que aumentaran las tensiones tras la visita de Nancy Pelosi a la isla.