Si se cumplen todos los objetivos climáticos para 2030, el planeta se calentará 2,7 ℃ este siglo. Eso no está bien

Al 30 de agosto, 120 países habían hecho promesas para reducir las emisiones. Estados Unidos, por ejemplo, ha establecido un ambicioso objetivo de reducir las emisiones entre 50% y 52% por debajo de los niveles de 2005 en 2030. La Unión Europea reducirá las emisiones de carbono en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Pero un informe de la ONU muestra que todas estas promesas se están quedando cortas.




Si las naciones cumplen sus últimas promesas de reducir las emisiones para 2030, el planeta se calentará al menos 2,7 ℃ este siglo, según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA). Esto sobrepasa el crucial aumento de temperatura acordado internacionalmente de 1,5 ℃.

Publicado ayer, pocos días antes de que comience la cumbre internacional sobre el cambio climático en Glasgow, el Informe sobre la brecha de emisiones del PNUMA establece la diferencia entre dónde se proyecta que estarán las emisiones de efecto invernadero en 2030 y dónde deberían estar para evitar los peores impactos del cambio climático.

El informe encontró que los objetivos globales de emisiones netas cero para mediados de siglo podrían reducir otro 0,5 ℃ del calentamiento global. Si bien se trata de una gran mejora, las temperaturas seguirán subiendo a 2,2 ℃ este siglo. Si no cerramos la brecha de emisiones globales, ¿qué se verán obligados a soportar los habitantes del mundo?

Las promesas se están quedando cortas

Al 30 de agosto (fecha a la que se revisó el informe del PNUMA), 120 países habían hecho promesas y anuncios nuevos o actualizados para reducir las emisiones.

Estados Unidos, por ejemplo, ha establecido un nuevo y ambicioso objetivo de reducir las emisiones entre un 50% y un 52% por debajo de los niveles de 2005 en 2030. De manera similar, la Unión Europea reducirá las emisiones de carbono en al menos un 55% para 2030, en comparación con los niveles de 1990.

Chimenea

Pero el informe del PNUMA muestra que todas estas promesas se están quedando cortas. Encuentra que debemos quitar 28 millones de toneladas adicionales de dióxido de carbono equivalente a las emisiones anuales para 2030, por encima de lo que ya se ha prometido.

El PNUMA también descubrió que, si bien el cumplimiento efectivo de los objetivos de cero neto para mediados de siglo podría mitigar el aumento de temperatura previsto, los planes actuales son vagos y muchos retrasan la acción hasta después de 2030, que es demasiado tarde. Estos objetivos de cero neto, también se basan en tecnologías que aún no existen a gran escala, como la captura y el almacenamiento de carbono.

Los hallazgos del PNUMA se hacen eco de una nota informativa de científicos climáticos australianos el lunes, quienes dicen que incluso si las emisiones globales alcanzan cero neto a mediados de siglo, todavía existe una alta probabilidad de que las temperaturas superen los 2 ℃ este siglo si descuidamos aumentar las acciones a corto plazo.

Cuando se realizó el informe del PNUMA, 49 países más la UE se habían comprometido a un objetivo neto cero, que representa un tercio de la población mundial y la mitad de las emisiones mundiales. Once de estos objetivos están consagrados por ley, lo que representa el 12% de las emisiones globales.

¿Covid-19 marcó la diferencia? Si bien las emisiones de carbono cayeron entre un 5% y un 6% en 2020, esto se debió a cierres generalizados y otras restricciones en todo el mundo, en lugar de cambios duraderos en el funcionamiento de la sociedad.

Foto: AP

El informe señala que a medida que disminuyan las restricciones, se espera que las emisiones aumenten drásticamente nuevamente este año a un nivel solo ligeramente más bajo que en 2019. Para evitar los peores efectos del cambio climático, se requiere una reducción anual sostenible de las emisiones de carbono.

¿Qué significa esto?

Hasta la fecha, el mundo se ha calentado alrededor de 1,2 ℃ desde los niveles preindustriales, y ya estamos experimentando impactos significativos del cambio climático y empeoramiento de los fenómenos meteorológicos extremos.

La ola de calor del oeste de América del Norte a fines de junio de este año registró un aumento en los registros de temperatura y las muertes relacionadas con el calor. Este evento hubiera sido virtualmente imposible sin las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por el hombre que calentaran el planeta.

Del mismo modo, las lluvias extremas que provocaron las recientes inundaciones en Europa central que arrasaron las ciudades en julio probablemente se vieron reforzadas por el calentamiento global.

En Australia, hemos visto nuestra propia parte de eventos extremos en los últimos años que se intensificaron por el cambio climático, incluidos veranos calurosos récord y los devastadores incendios forestales de 2019 y 2020.

Cumplir con el Acuerdo de París y mantener el calentamiento global por debajo de 2 ℃ o incluso 1,5 ℃ aún conduciría a un aumento continuo del nivel del mar y al empeoramiento de las olas de calor en la tierra y en nuestros océanos.

Si no cumplimos con el Acuerdo de París y calentamos el mundo más cerca de 3 ℃ para 2100, los impactos del cambio climático empeorarán considerablemente.

Los arrecifes de coral de aguas cálidas, incluida la Gran Barrera de Coral, ya están estresados por frecuentes eventos de blanqueamiento y es posible que ya estén al borde. Es probable que la mayoría de los arrecifes de coral no sobrevivan al calentamiento sostenido de 1,5 ℃, y mucho menos al 2 del calentamiento global, y mucho menos al 3 ℃ del calentamiento. Sin embargo, limitar el calentamiento a 1,5 ℃ en lugar de 2 ℃ marca una gran diferencia para muchos otros ecosistemas .

Y con 2-3 ℃ de calentamiento global, la mayor parte del continente experimentaría más ráfagas cortas de lluvias extremas que causarían inundaciones repentinas. Mientras tanto, se proyecta que las sequías empeorarán, especialmente en el suroeste y sureste del continente.

Si bien Australia experimentaría importantes impactos del cambio climático si el mundo no cumple con el Acuerdo de París, el panorama es mucho peor y más devastador para las naciones menos ricas. Las olas de calor intensificadas, los eventos de lluvia más extremos y las sequías harían la vida más difícil para muchos, ya que las naciones en desarrollo no tienen los recursos para adaptarse.

Una gran tarea para la COP26

Es imperativo que evitemos los impactos del cambio climático que vienen con un aumento de temperatura promedio de 2 a 3 ℃.

Para tener alguna posibilidad de cumplir los objetivos del Acuerdo de París, todos los países deberán aumentar significativamente su ambición y comprometerse a reducir mucho más las emisiones de carbono en Glasgow.

Los países ricos y con altas emisiones deberían liderar el camino con compromisos más firmes y acordar los términos para financiar la mitigación y adaptación climática en los países en desarrollo.

El tiempo se acaba rápidamente para evitar cambios climáticos más peligrosos, y el mundo no puede darse el lujo de perder una oportunidad en la COP26.

* Andrew King, Becario ARC DECRA, Universidad de Melbourne

**Malte Meinshausen A. Profesor de la Facultad de Ciencias de la Tierra, Universidad de Melbourne

Lea también en Qué Pasa:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.