El cine ante la crisis: la pantalla se fue a negro

Imagen-doctor

Desde Terminator 6 a la secuela de El Resplandor, toda la actividad cinematográfica en el país se vio alterada a partir del viernes 18. Con cautela, y Joker como su principal atractivo, ahora la industria busca retomar pese a las pérdidas.


Desde el explosivo fenómeno de Joker a la llegada de la segunda parte de Maléfica, pasando por el inicio de la preventa de la nueva Terminator. La exhibición de cine en Chile vivía uno de sus episodios de mayor movimiento del año, esperando además por filmes nacionales como Mujeres arriba y Pacto de fuga. Pero todo quedó en pausa a partir del viernes 18. Un día después, cuando se cumplían las primeras horas del estado de emergencia, optaron por cerrar sus puertas las salas en Santiago, y luego al finalizar la tarde se aplicó lo mismo en regiones, a medida que las manifestaciones y disturbios se ampliaban. El toque de queda anunciado esa noche terminó de paralizar totalmente al sector por varios días.

Más de una decena de películas debieron recalendarizar su estreno, alterando los planes de un rubro que se programa con meses de anticipación y que aguardaba por títulos de peso, como Frozen 2. La cinta de Disney hasta ahora no mueve su debut del 21 de noviembre, pero el incierto escenario no admite dar por sentado nada. Terminator: Destino oculto, que se anticipaba como la producción más grande post estallido, debió cambiar su llegada para el jueves 14, luego de inicialmente estar fijada para ayer.

Tras 13 días de nulo o escaso funcionamiento, hay voces que hablan de pérdidas millonarias para exhibidores y los principales distribuidores. Sin embargo, en la industria se asume que dependen en buena parte de la reapertura de los centros comerciales y que, además, cualquier paso en falso en la promoción de los filmes -detenida en todo este tiempo- puede despertar rechazo entre el público, que por estos días en general mira las actividades del circuito de espectáculos como una suerte de distracción más frívola al lado de lo que está sucediendo en el país. Así se explica que tras el fin del toque de queda no exista aún un regreso a la dinámica habitual.

Luego que el viernes 25 Cinemark y Cineplanet empezaran lentamente a retomar sus actividades, solo este miércoles 30 se les unió Cine Hoyts, la cadena con mayor presencia en el país, replicando su idea de horario reducido y sin exhibiciones nocturnas. A menos que la contingencia demande otra cosa, se vive desde ayer un periodo de cuatro días de "marcha blanca", apostando por cintas como Joker, Proyecto Géminis, Un amigo abominable, junto a títulos que debutaron la semana del comienzo de la crisis como Maléfica 2 y la chileno-argentina Al desierto.

"El funcionamiento parcial no sabemos cuánto tiempo podrá extenderse, pero nuestra prioridad es brindar seguridad y tranquilidad a nuestros colaboradores y clientes. Es por ello que a medida que los malls vayan extendiendo sus horarios podremos revisar las opciones nuestras", explica a Culto Roberto Rasmussen, gerente de Marketing de Cine Hoyts, junto con detallar que se encuentran operando en 17 de sus 33 complejos, incluido el de La Reina, y que venden únicamente entradas para el mismo día de la compra.

Aunque en general se ha buscado reanudar la actividad a cerca de un 40 a 50% -y se marcó otro punto importante ayer con Cineplanet volviendo a abrir su complejo de La Dehesa y Cinemark haciendo lo propio en Alto Las Condes-, esta semana quedó casi despoblada de estrenos. Antes uno de ellos era la película con Natalia Valdebenito, Mujeres arriba. "Se cambió muy tempranamente de fecha porque se quería responder al contexto del país. En ese sentido, hay que estar evaluando para saber cuándo es una fecha apropiada", señala Alexandra Galvis, directora de Market Chile, quien agrega: "La campaña, que había avanzado y estaba funcionando, en este momento hay que replantearla de nuevo".

La comedia baraja desde el jueves 21 a incluso enero como opciones para su llegada a salas. Un escenario que también afecta a Pacto de fuga, con Benjamín Vicuña, que arribaría la semana pasada y aún no define día.

Más concreto es el caso de Doctor sueño, la secuela de El resplandor, que saltó del 7 al 28 de noviembre. "Hoy estamos trabajando con esa fecha asumiendo que todo va a regresar a la situación normal, pero si de pronto los cines vuelven a cerrar, claramente no vamos a poder estrenar", indica Carlos Chávez, gerente de Marketing de New Century Films.

Ante ese panorama, uno los pocos títulos que parecen inamovibles es Star Wars: El ascenso de Skywalker, fijado para el 19 de diciembre. Ese debut, más los récords de Toy story 4 y Avengers: Endgame, instalan en la industria la idea de que, pese a todo, la taquilla anual superará a 2018 (sobre 28 millones de entradas vendidas), cumpliendo con el crecimiento del sector desde 2007. Aunque, dado los últimos sucesos, sin la holgura que se esperaba.

Comenta