Recetas de Culto: la cerveza de mantequilla de Harry Potter

Entre la lucha con magos tenebrosos y aprobar los exámenes de Hogwarts, a veces los jóvenes magos y brujas podían descansar disfrutando aquel dulce brebaje. A 40 años del nacimiento del famoso personaje de J.K. Rowling -según las novelas-, te enseñamos a elaborar el trago favorito de Harry, Ron y Hermione.


Harry Potter tenía 11 años cuando descubrió que sus tíos -que lo trataron siempre con desprecio- le ocultaron que en realidad era un mago. Poco a poco descubrió la verdad de su origen: sus padres -James y Lily- también eran brujos, y murieron a manos del tenebroso Voldemort, un mago oscuro que intentó asesinarlo también a él.

Llegado a Hogwarts, descubre un lugar en el que le enseñan a ocupar sus poderes con habilidad y criterio. En paralelo, intenta sobrevivir a los constantes intentos de Voldemort por derrotar a su enemigo que, con solo un año de vida, lo dejó apenas con las fuerzas suficientes para respirar.

Entre los estudios, evadir los ataques de su rival, y salvar al mundo mágico; de vez en cuando Harry y sus amigos Ron y Hermione tenían tiempo libre para descansar, reír o planear sus siguientes pasos, mientras bebían un dulce trago: cerveza de mantequilla.

Entre los exquisitos dulces de Honeydukes, los snacks de bromas que crearon Fred y George Weasley, y las delicias del banquete cada noche; el brebaje que acompañaba sus paseos en Hogsmeade es, probablemente, el más memorable de la saga mágica.

La cerveza de mantequilla se puede encontrar en los parques temáticos de Harry Potter -ubicados en Estados Unidos y Londres-. Dada la distancia y el alto costo de la travesía, en Culto preferimos enseñarte a elaborarla en casa.

Ingredientes

-100g de azúcar morena

-30g de mantequilla

-1 litro de cerveza tostada (Ejemplo: Stout)

-4 yemas de huevo

-5 clavos de olor

-1/2 cucharadita de jengibre en polvo

-1/2 cucharadita de nuez moscada rallada o en polvo

Preparación

1. Calentar la cerveza dejando 200ml aparte.

2. Batir las yemas y el azúcar hasta conseguir una consistencia cremosa.

3. Una vez que la cerveza está suficientemente caliente (sin que llegue a hervir), retirarla del fuego y añadir la mezcla de yemas + azúcar.

4. Revolver hasta que sea una mezcla homogénea.

5. Volver a calentar durante tres a cuatro minutos con el fuego bajo y revolver constantemente.

6. Añadir la mantequilla y seguir revolviendo hasta que se haya fundido por completo.

7. Añadir la ½ cucharadita de jengibre, ½ cucharadita de nuez moscada y clavos de olor.

8. Filtrar la mezcla con un colador.

9. Espumar la cerveza reservada en un comienzo revolviendo con un con un batidor.

10. Servir en vaso a gusto y coronar con la espuma de la cerveza.

Receta también disponible en el sitio The Beer Times.

Comenta