Julia Garner: la tímida estrella de Ozark que se volvió la favorita de los Emmy

La actriz de 26 años se adjudicó una estatuilla en 2019 y este año fue postulada en la misma categoría. Admirada por su colegas, es una de las jóvenes promesas de Hollywood con una serie de Shonda Rhimes entre manos y una carrera en ascenso. Un destino inesperado para una mujer que fue descartada en sus primera audiciones por no ajustarse a los estándares del espectáculo.



Julia Gardner (26) fue rechazada en las primeras audiciones a las que se presentó. En su adolescencia, decidió combatir su timidez tomando clases de actuación y posteriormente se motivó a probar suerte audicionando para distintos roles. Sin embargo las primeras respuestas fueron un “Cariño, lo haces genial, pero no deberías estar aquí”.

Nacida y criada en el Bronx, en el seno de una familia judía de madre terapeuta, un padre profesor de arte y una hermana mayor profesora de inglés en una secundaria; Garner siempre fue más bien introvertida. ”Me siento tan afortunada de haber crecido en la casa en la que crecí”, dijo Garner en entrevista con The Hollywood Reporter vía Zoom.

“Es una locura, no me malinterpretes, pero es una buena locura ... ¿Sabes cómo cada familia tiene sus peleas? Las nuestras duraban horas porque eran como una sesión de terapia de grupo. Comenzaría con una sola persona, pero luego cada uno tenía que tener su propia hora. Y cómo afectó eso ese problema, y esto y esto. Benefició mi actuación, para ser honesta”, agregó.

Desde pequeña lidió con algunos problemas de aprendizaje que no le permitieron leer bien sino hasta los 10 años. Pero estado en una casa que gozaba de las buenas películas, pronto encontró consuelo en referentes como Bette Davis y -curiosamente- Richard Dreyfuss. “Me encanta que tiene una energía realmente intensa en la pantalla”, dijo Garner. “Tu mirada va directamente hacia ese actor. Ni siquiera tienen que decir mucho, ni siquiera tienen que mover mucho la cara, pero hay algo que casi se siente como si no supieras lo que van a hacer”.

Para Julia, actuar es como meditar. Es en asumir otros roles que encuentra su centro de equilibrio. "Incluso después de que aprendí a leer, todavía afectó mi confianza hasta el punto en que era tan tímida que todo lo que decía me hacía sentir estúpida", confesó la actriz. "Empecé a tomar clases de actuación para superar mi timidez, y me enamoré".

La primera audición a la que acudió fue para una serie de Nickelodeon a los 15 años. La respuesta fue un “No” acompañado de la recomendación de actuar en películas independientes. Su primer papel relevante lo consiguió justamente en una cinta indie: Martha Marcy May Marlene en 2011. Tenía 17 años.

Desde entonces, no ha parado. Grandma (2015) le dio otro protagónico personificando a una adolescente que intenta abortar con la ayuda de su excéntrica abuela -interpretada por Lily Tomlin-.

Julia Garner en Grandma

“Nunca he estado en esas series del tipo ‘la chica de al lado’ porque nunca me contrataban”, dijo Garner. “Pero todo sucedió perfectamente en cierto modo. Cada parte tiene que ser diferente a la anterior, al menos para mí”.

Con un rol secundario en The Americans (2015), Garner comenzó a llamar la atención en la industria. Creada por Bill Dubuque y Mark Williams, fue elegida para Ozark en 2017 para encarnar a Ruth Langmore, una chica de 19 años, con un prontuario delictivo y agallas para los negocios, que se convierte en parte importante de la operación de lavado de dinero de Marty Byrde -Jason Bateman- en un club para caballeros local.

“Recuerdo haber pensado, ‘Dios mío, este personaje es asombroso’”, dijo Garner a THR. “Si no consigo este papel, no creo que pueda ver este show. Y no suelo pensar así. Por lo general, digo: ‘Viene un bus, sale un bus, trata de subir al siguiente’. Esta vez, pensé: ‘Tengo que subirme a este bus’”.

Y se logró subir al bus.

Ruth es un personaje que no aparece en el primer episodio de Ozark, por lo que para la audición le hicieron leer un monólogo en el que conversa con su primo Wyatt -Charlie Tahan-. Garner venía de hacer una película con acento de Missouri -Tomato Red- y pensó en usarlo para postular a la serie. Sin embargo, al llegar a la oficina, escuchó que ninguna de las otras actrices estaba leyendo con acento. “Yo estaba como, ‘Dios mío, voy a ser esa actriz súper odiosa que se cree astuta’”.

Si bien Garner intentó dejar el acento, se dio cuenta que aprendió sus línea de esa forma, por lo que se presentó como había ensayado. Al salir de la audición, llamó a su madre y le dijo: “Creo que es un no”.

Julia Garner en Ozark

El showrunner de Ozark, Chris Mundy, tiene una visión completamente diferente de tal audición. Cuando vio a Julia, encontró a la persona que buscaban. “Nos encantó la idea de esta mujer de 19 años, en esta tierra de hombres demasiado machistas, que en realidad era más poderosa que todos ellos. Y sin embargo, también había una tristeza en ella”, dijo Mundy.

Julia tiene una vulnerabilidad innata que se presenta como una yuxtaposición realmente interesante a su ferocidad “, dice Jason Bateman, protagonista de Ozark y director de varios de sus episodios. “Es tan dulce como amarga, tan hermosa como fiera, y su capacidad para alternar entre esas polaridades…”, describió el actor.

“Julia se entrega totalmente a su trabajo”, dice Laura Linney -Wendy Byrde en Ozark-. “Ella ni siquiera recuerda lo que hizo después de que gritan ‘Corte!’. Puedes ver su cara transformándose de una manera que no puedes hacer si estás cohibida. Ella va y mete los dedos al enchufe”, destaca su compañera de reparto.

Un aspecto que Julia confirma: una vez que interpreta un personaje, se deshace de él como quien se cambia de ropa. “Nunca me ha gustado la sensación de recordar una escena, porque eso significa que no estaba realmente presente”, dijo. “Si te escuchas hablar a ti mismo, no estás escuchando. Es lo mismo cuando estás actuando. Si recuerdo lo que hice en una toma, pido hacerla de nuevo”.

Aún con un perfil más bien bajo, Julia es la actriz que más suelen reconocer los fans de Ozark cuando graban la serie en Atlanta, y una de las cosas que más sorprenden a sus seguidores es que -a pesar de su perfecto acento de Missouri- ella nunca ha ido a dicho estado. “De hecho, me gusta cuando la gente no sabe de dónde soy. Quieres mantener esa distancia, porque quieres que la gente olvide que te están mirando a ti en vez del personaje que interpretas”.

Si bien gracias a la masividad de Netflix y el éxito de Ozark, la imagen de Julia destaca en la escena local, no es la única producción que sacó brillo a su talento. En 2019 trabajó con la directora Kitty Green en la cinta The Assistant, un drama inspirado en la depredación sexual de Harvey Weinstein narrado a través de la experiencia de su asistente.

“Estábamos viendo la conducta sexual inapropiada a través de los ojos de alguien con muy poco poder, en un sistema que está esencialmente estructurado en su contra, pero ella también es parte de ese sistema”, dijo Kitty Green a THR, quien se inspiró en la cinta feminista de 1975 Jeanne Dielman, filme que sigue a una mujer que limpia su departamento.

Julia Garner en The Assistant

"Le dije al agente de reparto que quería a alguien infinitamente visible", dijo Green. "Porque está haciendo muchas tareas mundanas, esta rutina banal. Necesitaba a alguien a quien la gente quisiera vigilar. Estaba buscando presencia". Cuando Green se reunió con Julia Garner para tomar un café, Garner vestía un chaleco de cuello alto, lo que fue visto como una ventaja, -a diferencia de sus primeras audiciones-. De hecho, Green copió el aspecto de la actriz para su personaje.

Garner reconoce que se siente afortunada porque su carrera despegó tras la explosión de #MeToo, movimiento contra el acoso y abuso en la industria cinematográfica que ha influido en cambios como la incorporación de especialistas que coordinan las escenas de sexo. Julia ha experimentado el trabajo de estos coordinadores tanto en Ozark -de Netflix- como en Modern Love -de Amazon Prime-.

"Me siento con mucha suerte porque nunca me pasó algo, siempre he sido parte de un buen set", dijo Garner. "Después de #MeToo, las escenas de sexo son mucho más cómodas. No presionan a las mujeres de la misma manera que lo hacían", detalla.

Fanática del hip hop de los 80, en especial de Notorious B.I.G., y con un círculo cercano conformado por sus amigos de crianza de Nueva York; Garner relata que desde los 6 años, nunca ha cambiado su estilo, el que describe como “weird-looking”, uno de los factores que toma en cuenta al recordar sus primeros rechazos. “No era como los actores y actrices adolescentes convencionales”.

Pero el ser diferente le jugó a favor a su debido tiempo. Con el exitoso papel que le dio Ozark, el Emmy ya ganado y el que postula este 2020, las ofertas siguen adelante. Es más, su proyecto actual -masificado también por Netflix- cuenta con el trabajo de nadie más y nadie menos que Shonda Rhimes, la mujer tras Grey’s Anatomy y How to get away with murder.

Cuando la pandemia comenzó a causar estragos en distintas partes del mundo -obligando a poner pausa en las producciones televisivas y cinematográficas-, Julia estaba filmando Inventing Anna, adaptación de la historia real de Anna Sorokin, una estafadora rusa que en 2013 se hizo pasar por una heredera alemana llamada Anna Delvey.

“Puede que sea el personaje más duro que he interpretado”, relató Garner. “Ella es un genio. No puedes juzgar a tus personajes. Quiero que la gente entienda por qué hizo esto”. Durante la producción, Garner voló a Buffalo para encontrarse con Sorokin en la correccional de Albion, donde cumple una sentencia de cuatro a ocho años por hurto y estafa. “Ella me dijo: ¿Cómo me estás interpretando?’ Le dije: ‘Bueno, eres muy compleja. Tu acento es muy difícil’. Y Ella dijo: ‘Dios mío, ¿Cómo suenas como yo? Tienes que interpretarme tú’”.

Si bien Garner alcanzó a grabar cinco de diez episodios que Shonda Rhimes planea, la pausa obligada a causa del COVID-19 no fue del todo mala para la actriz de 26 años. “No he dormido realmente bien en los últimos cuatro años. Así que durante los primeros dos o tres meses, simplemente dormí”.

También dedicó el tiempo a limpiar sus clósets, leer guiones, trabajar en distintos acentos y pasar más tiempo con su marido Mark Foster -líder de la banda Foster the people- y su perro Biz en la casa cerca de Hollywood Lake.

Julia Garner y Mark Foster

Julia Garner y Mark Foster se casaron en diciembre en el ayuntamiento de Nueva York. No fue planificado. Originalmente contraerían nupcias en junio de 2020, ya que en ese entonces ella estaba grabando Inventing Anna y Foster preparaba una gira.

“Por alguna razón, yo estaba como, ‘¿Sabes qué? No esperemos hasta junio. Hagámoslo, porque ¿Quién sabe?’ Ambos estábamos tan ocupados…”. La actriz y el músico se conocieron en 2013 en Sundance, pero no intercambiaron información de contacto ni empezaron a salir.

Poco antes del estreno de la primera temporada de Ozark, Foster comenzó a seguir a Garner en Instagram. “Yo estaba como, ‘¿A quién le gustan todas mis fotos? ¿Es un acosador?’ Hice click en su perfil y dije: ‘Oh, Mark. Es lindo. Voy a seguirlo de vuelta’. Luego me envió un DM”, recordó la actriz sobre el origen de aquella relación.

Julia Garner es uno de los nombre que suenan fuerte de cara a los Emmy 2020 que se realizarán el 20 de septiembre en una ceremonia virtual. La tercera temporada de Ozark -que debutó el 27 de marzo- fue vista por 29 millones de personas en las primera cuatro semanas de su estreno, según registros de Netflix.

Garner no tiene claro si primero se retomarán las grabaciones de Ozark o las de Inventing Anna -”Es una pregunta sobre la que siento curiosidad todos los días. Son roles complicados. Es muy agotador ser dos personas diferentes al mismo tiempo”-, lo que además le genera cierta ansiedad por lo que significa para ella actuar. “Algo que aprendí durante el COVID, con lo que estaba luchando, fue que, para mí, actuar es como meditar. Tuve un problema. Pensé, ¿Por qué no me siento tan presente? Fue porque no había estado actuando”.

En la antesala de los Emmy 2020, la actriz dice que es el momento para ser ella misma y simplemente disfrutar el momento sintiéndose cómoda. “Es el único momento en que será socialmente aceptable usar pijamas en una entrega de premios. Voy a usar un pijama bonito y elegante”, adelantó a THR.

Julia Garner Emmy 2019

Comenta