Con marionetas y sobre el mundo mapuche: así es el corto que inaugura temporada virtual del Anfiteatro Bellas Artes

Fotograma de "Amucha", cortometraje con marionetas dirigido por Jesús Sánchez que llega a la programación virtual de Anfiteatro Bellas Artes. FOTO: Colectivo Epewma Audiovisual

Este sábado 3 de abril se exhibe a las 19 hrs. de forma online "Amucha", un corto que mezcla elementos del teatro de marionetas y del cine. Su historia se remonta al año 1300, en la zona Lafkenche-Wallmapu. Culto conversó con Jaime Lorca, director del anfiteatro Bellas Artes con una vasta carrera en el teatro de marionetas sobre la función y cómo han podido salir adelante desde la sala en medio de la pandemia. El director del cortometraje, Jesús Sánchez, también compartió con Culto los detalles sobre "Amucha".



Dicen que al morir, el alma es transportada por cuatro ballenas a la isla Mocha. Los cuatro cetáceos son conocidos como Trempülkalwe y son capaces de transformarse en mujeres mientras llevan el alma del fallecido.

Esto es parte del epew (relato mapuche ficticio) de Trempülkalwe. Y es la narración que inspiró hace años a Jesús Sánchez y a Andrea Contreras durante su visita a la isla Mocha de la Región del Biobío. Tenían ganas de contar esta historia, de que más gente conociera sobre la cosmovisión mapuche y poder hablar acerca de la muerte y de la transformación.

Luego de años de esfuerzo y paciencia, se completó Amucha, un cortometraje realizado por el Colectivo Epewma, que incorpora parte de la cosmovisión mapuche a través de la historia de un abuelo y su nieta. Una particularidad de este trabajo es que sus personajes son representados por marionetas, mientras los acompañan los paisajes de la Araucanía. Jesús Sánchez, director del cortometraje, estaba fascinado desde hace años por las marionetas. “Esa magia, yo sentía que se podía llevar más allá, llevarla al cine. Los únicos referentes cercanos que tenía era 31 minutos y Los Muppets”, comenta Sánchez. El proyecto fue financiado principalmente por el Fondo Audiovisual de 2018 del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.

Amucha será exhibida por streaming este sábado 3 de abril a las 19:00 hrs., como parte de la cartelera del Anfiteatro Bellas Artes. Además, habrá un conversatorio posterior a la transmisión. Para los que no alcancen a conectarse a la hora, el corto estará disponible para su visionado hasta las 22:00 hrs. de ese sábado.

Fotograma de "Amucha" en el que puede apreciarse a Trempülkalwe, las mujeres que se transmutan en ballenas. FOTO: Colectivo Epewma Audiovisual

“Nosotros nos enteramos por Tomás O’Ryan, que es el artista que fabrica las marionetas del corto y también hace las de nuestra compañía, Viajeinmóvil. Y a través de él, se produjo el contacto. Pudimos verla y quedamos maravillados, es el ideal para comenzar nuestra temporada virtual. Es como una clase de manipulación de marionetas”, dice Jaime Lorca, director de Anfiteatro Bellas Artes, quien además tiene una vasta trayectoria en el teatro.

Otra de las razones para decidir programar esta obra es su retrato del mundo mapuche. Se ambienta en el año 1300 d.C., donde Alen es una niña lafkenche que tiene una relación muy especial con su abuelo Ligkoyam. Él es su cómplice y su amigo. Un día, un presagio anuncia un nuevo camino para él.

Fotograma de "Amucha", en el que aparecen juntos el abuelo Ligkoyam y su nieta Alen. FOTO: Colectivo Epewma Audiovisual.

La transmisión de Amucha es la primera de distintas funciones virtuales que tiene agendadas la sala de teatro, que estrena con este trabajo su nueva sala virtual. Todo la historia del filme está hablada en mapuzungun con subtítulos al español.

Un híbrido entre dos géneros, es una manera válida para referirse a Amucha. En sus 30 minutos de duración, combina elementos del teatro de marionetas con el cine.

“Se abre algo completamente nuevo para nosotros. Este formato digital va a permanecer, yo creo que va a permanecer y muchas compañías de teatro nos estamos preparando, grabando las obras pero más que grabarlas, hay que pasarlas a otro formato”, comenta Lorca. “Porque el teatro sufre mucho al grabarlo con una cámara, entonces hay que realmente estudiar un poquitito este nuevo formato y someter la obra a ese cambio, al nuevo lenguaje”.

El primer paso para dar forma a Amucha se dio dentro de unos laboratorios, con ensayos de guion, en el que actrices estuvieron a cargo de un personaje. Cada una estudió los textos y los ensayó, como si ellas fuesen las marionetas. “Ellas trazan un desplazamiento en la escena, cómo van a mirar, cómo se van a poner. Luego de eso, llevan esta misma acción a la marioneta. Y a veces se hacen ensayos con espejos, porque a veces es difícil para quien anima, que vea realmente cómo está quedando en cámara el movimiento”, explica Sánchez.

Fotograma de Alen, la niña protagonista de "Amucha". FOTO: Colectivo Epewma Audiovisual.

Tomás O’Ryan diseñó las marionetas que son de plástico termo moldeable y de otros materiales, que se pueden sumergir y usar en el exterior. Algunas de las locaciones donde rodó el equipo de doce personas son el Lago Budi, un lago de agua salada ubicado entre las comunas de Saavedra y Teodoro Schmidt; y la caleta Maiquillahue, en Mehuín. “Fue todo un desafío. Filmar bajo el agua o simular bajo el agua con fondo verde, croma”, comenta Sánchez.

Después de esta función, en el Anfiteatro Bellas Artes están preparados para continuar programando, pase lo que pase. “Nosotros ganamos el PAOC (Programa de Apoyo a Organizaciones Culturales Colaboradoras) y tenemos el financiamiento para la temporada de 2021 y 2022, lo que es absolutamente necesario. Nosotros no cobramos entradas, trabajamos a la gorra, esa es la forma de que el público pueda acceder sin limitaciones al teatro y pueda acceder la familia también, sin tener que desembolsar una gran cantidad de dinero”, señala Jaime Lorca.

Para ver el cortometraje, es necesario hacer un aporte voluntario en la “Ciber Gorra”, una sección del sitio web del Anfiteatro Bellas Artes. La “Ciber Gorra” emula el sombrero que se pasa entre el público cuando hay una función presencial, en el que las personas echan el dinero que deseen donar. Una vez que se elige el monto, se debe apretar “Ir al Carrito” y luego “Finalizar la Compra”. Después de llenar los datos y la forma de pago, le llegará un correo electrónico al usuario confirmando su donación y entregándole las coordenadas e instrucciones para poder ver Amucha.

En la sala han podido resistir desde el estallido social hasta este punto, frente a la crisis económica que que atraviesa el mundo de las artes. De hecho, el año pasado fue la primera sala del país en volver a tener programaciones presenciales a comienzos del segundo semestre. Se debió a que retiraron el techo del recinto para que el espacio contase como un lugar al aire libre y poder recibir así a su público.

Para Lorca, la ayuda que ha recibido el mundo del teatro ha llegado sólo a una pequeña porción de los trabajadores de este arte. “La situación es desesperada, muy desesperada, es crítica. Hay muchos artistas que yo creo que ya no van a volver, que ya cambiaron de giro. Porque piensa que esto viene desde el estallido. Ahí empezamos a cerrar las salas, estamos hablando del 2019″, dice.

Amucha, la primera función de la era virtual del anfiteatro, tiene un guion realizado por Mariela Córdova, basado en un epew lafkenche. Mateo Barrenengoa es su director de fotografía, Francisca Celume dirigió el departamento de Arte en Ambientación y la producción estuvo a cargo de Margarita Cuminao y Andrea Contreras. El corto ha recorrido diversos festivales de cine, incluyendo el Festival de cine Polo Sur Latinoamericano, el Festival Internacional de Cine de Valdivia y el Festival de Cine en Red, REDFECI.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.