¿Qué fue de Val Kilmer? El documental en primera persona que repasa su vida y su carrera

Entre elogiosas críticas, se acaba de estrenar en Cannes un largometraje que toma las grabaciones personales de la estrella de Top Gun y las transforma en un testimonio de sus triunfos y tragedias. El filme aborda desde sus orígenes como un estudiante prodigio hasta las consecuencias del cáncer de garganta que le diagnosticaron en 2017.



A corazón abierto, con desparpajo y sin temores. No muchas veces las estrellas de Hollywood colindan con esos atributos a la hora de exponerse públicamente. Pero Val Kilmer nunca fue una figura más en la industria que lo vio brillar como uno de los mayores astros de fines de los 80 y los 90,

De partida, el actor nacido en Los Angeles en 1959 muy pronto tomó la decisión de ingresar con su propia cámara a los rodajes en los que participaba, ya fuera aquellos más satisfactorios como así también en los derechamente problemáticos, como La isla del doctor Moreau (1996) junto a Marlon Brando. Tempranamente, Kilmer adoptó la forma de una especie de camarógrafo no oficial y protagonista descreído y a la vez intenso dentro del complejo aparataje de Hollywood.

Ese archivo personal del intérprete (cerca de 800 horas que debieron ser digitalizadas y revisadas exhaustivamente) es la materia prima del documental Val, un largometraje dirigido por los realizadores Leo Scott y Ting Poo que acaba de estrenarse en el Festival de Cannes con elogiosas críticas. Allí fue recibida como “una película ágil y viva, ajustada al retrato de un hombre que tiene el impulso de hacer arte, como puede”, celebró la crítica de The Hollywood Reporter.

En dos horas el filme repasa sus triunfos y caídas con la honestidad que rara vez le acomoda a las mayores figuras del cine, saciando el apetito de años de Kilmer por realizar una película sobre la actuación. Un mundo en el que se sumergió como un prematuro estudiante de la escuela neoyorquina de Julliard, época que el documental recuerda al tiempo que aparecen grabaciones con unos veinteañeros Sean Penn y Kevin Bacon en un montaje de Broadway de los 80.

Para quien le perdió la pista hace unos años, el actor luce irreconocible respecto a la imagen que cultivó en los 90, cuando encadenó roles en The Doors, Fuego contra fuego y Batman eternamente. El cáncer a la garganta que le diagnosticaron en 2017 evolucionó de manera favorable, pero la traqueotomía a la que se sometió lo dejó con un hilo de voz y secuelas notorias.

Sobre eso se expresa sin problemas en Val, al igual que se rescatan otros de sus grandes dolores de su vida, como su divorcio de la actriz británica Joanne Whalley (con quien tuvo dos hijos, Marcedes y Jack, los encargados de presentar la película en Cannes) y la muerte de su hermano Wesley cuando era adolescente. Es él quien lo grababa en íntimas películas caseras que son revividas en el filme.

Como se aprecia en el adelanto del documental (que se estrena el 6 de agosto por Amazon Prime Video en Estados Unidos), tampoco faltan las dosis de humor. O los momentos embarazos y tensos, como el caótico rodaje de La isla del doctor Moreau, bajo la dirección del veterano John Frankenheimer, con quien se enfrascó en fuertes desencuentros.

Por cierto, Val reúne las características de una posible despedida final de una estrella magullada. Pero el intérprete sigue actuando y, de hecho, estará junto a Tom Cruise en la secuela de Top Gun que debuta este año. A su manera, sin rendirle cuentas nadie, Val Kilmer no cuelga los guantes.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.