Diego Luna: “México comete el error de mirar hacia el norte con una vehemencia tremenda, olvidándose del sur”

Reconocido por sus papeles en cine y televisión, el actor volvió al streaming para conducir el programa Pan y circo, disponible en Amazon Prime Video. En entrevista con Culto habla sobre aquel proyecto de análisis al México actual y de los convulsionados tiempos que sirven como tópico principal del espacio.



El último año y medio de Diego Luna (41) ha apuntando a una intensa reflexión personal. Ahora mayormente ausente de los sets de grabación, pero no del todo alejado de la creación en sí.

El encierro y el freno irremediable que embargó la realidad del globo hizo eco en él. “Al principio me costó mucho trabajo asimilar lo que estos momentos exigían y mucho tiempo de replantearme las cosas”, admite el actor en una entrevista virtual con Culto.

“Pero pronto también me trajo ganas de actuar, de activarme, de hacer y recomponer en términos de mis dinámicas, de mis procesos profesionales y de trabajo. Componer el camino para que tuviera sentido en estos tiempos. Un buen ejemplo de eso fue ajustar Pan y circo, las estructuras y formatos para que pudiéramos mantenernos activos”, sigue el intérprete de Miguel Félix Gallardo en Narcos.

Y si bien Luna ganó una importante cuota de popularidad en la ficción con roles en películas como Y tu mamá también (2001) o Rogue One: Una historia de Star Wars (2016), actualmente se sitúa en una posición totalmente opuesta. El actor es conductor de Pan y circo, un programa de conversación y comida que volvió el 8 de octubre a Amazon Prime Video con nuevos episodios grabados en la era covid.

Ahí desarrolla su faceta de anfitrión, guiando conversaciones que en su primera tanda en 2020 tuvieron a invitados como Rubén Albarrán, Ana de la Reguera o al expresidente de Colombia Juan Manuel Santos. “No siento que tenga la labor de un periodista, ni mucho menos. Es una labor ciudadana, la de poder estar presente en una discusión y tratar de conducir para que lleguemos a un momento de comunión. Donde no necesariamente todos estemos de acuerdo, pero sí dispuestos a entender y a escuchar, que hoy tanta falta nos hace”, comenta.

Un ritual de comensales que en su primer ciclo abordó temas como la violencia de género, la legalización de las drogas, el cambio climático y el racismo. Y que ahora, amplía un poco más el espectro sumando diálogos sobre el acceso a la salud, la crisis democrática, la experiencia migrante y las protestas.

Una suma de temáticas que se abordan desde la realidad de su país, pero buscando sumar coincidencias con espectadores foráneos, según aclara. “A pesar de que hacemos una reflexión que parece muy local, creo que eventualmente nos lleva a un reflexión más global que es nuestra relación con estos temas que no nos pertenecen (...) Creo que vivimos tiempos, no solo en México, yo diría que en el mundo entero, donde nuestra reflexión se ha sincronizado. Hoy es difícil pensar que en otra parte del mundo no están hablando de este mismo tema que estamos hablando tú y yo. Eso de alguna forma me hace pensar que podemos tener cierta esperanza”.

El programa es obra de La corriente del Golfo, productora que Luna comparte junto al actor Gael García Bernal.

Claro que el actor que da vida al capitán Cassian Andor repara en el objetivo y mensaje central de la producción: “Entenderán cuántas coincidencias tiene la realidad o una realidad en Chile, en Colombia o en Argentina con la que se está viviendo en México. Y ojalá eso nos contagie de un reflexión común que nos permita también encontrar soluciones en común. No podemos seguir alimentando la fractura, la división, la polarización. En ese sentido América Latina tiene mucho trabajo por hacer, tendemos a vivir nuestra experiencia como si fuera solo nuestra”, profundiza.

Enfocado en aquel rol pensativo y de contar historias desde otra perspectiva, la nueva temporada, a modo de especial, sigue con su segundo episodio el 26 de noviembre y planea la llegada de los dos últimos para el año que viene.

Una disminución a cuatro capítulos, pero conservando el ya visto tono crítico. Para Luna, una suerte de apretón de manos entre su país natal y el resto del cono sur, en medio de tiempos complejos y de problemas de grueso calibre que parecen ser el común denominador.

“Te diría que México está ante un reto enorme y complejísimo, pero que no le corresponde solo al país y eso puede ser muy útil entenderlo para empezar también a buscar respuestas en otros contextos y en otras voces que a lo mejor hasta hemos ignorado”, puntualiza Luna al pensar en los tiempos actuales.

“México sin duda ha cometido el error de mirar hacia el norte con una vehemencia tremenda, olvidándose del sur y de las posibilidades que hay en una articulación que además suena de lo más lógica, y sin embargo la hemos evitado como país. Entonces bueno, también creo que es un sacudidón que la pandemia nos ha traído, hoy nuestra realidad se refleja mucho mejor con el sur que con el norte”, concluye.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Arqueólogos encontraron los restos que corresponderían a Ankhesenamun, esposa de Tutankamón, y su madre Nefertiti, la legendaria faraona que gobernó Egipto hace 5.500 años.