El difícil momento que enfrentan los shows de Karol G en Chile: “Corren el riesgo de ser cancelados”

Karol G.

El retroceso en el plan Seguimos Cuidándonos Paso a Paso en la Región Metropolitana estableció un cambio en los aforos: los eventos masivos sólo podrán permitir un máximo de 10 mil personas. La medida afecta a espectáculos agendados en el Movistar Arena, donde la capacidad supera esa cifra. Louis Tomlinson tenía programado dos recitales pero debió hacer tres para cumplir con la norma. Karol G tiene dos fechas la próxima semana, pero hasta ahora no existe opción de sumar una tercera o de reagendarla. Su eventual cancelación se ve como posible, en un acertijo que está afectando a parte importante de la cartelera.



Las productoras de conciertos en Chile está en estado de alerta e incertidumbre. La semana pasada, el retroceso de 52 comunas de la Región Metropolitana a la fase de Medio Impacto Sanitario (fase amarilla) del plan Seguimos Cuidándonos Paso a Paso, modificó los aforos de los eventos masivos. Luego de una etapa en que no se contó con restricciones, la nueva modalidad estableció que a partir del jueves 12 de mayo la capacidad máxima de un espectáculo sería de sólo 10 mil personas.

Además, en el caso de recintos cerrados con asientos fijos, el aforo total no podría superar el 75% del aforo habitual.

El nuevo escenario abría un cuadro de alta complejidad para shows inmediatos ya agendados en sitios como el Movistar Arena, donde la capacidad oscila entre las 12 mil y las 14 mil personas, aproximadamente. O sea, bajo los nuevos protocolos, tales conciertos o no se podrían llevar a cabo o tendrían que acomodar sus aforos a los nuevos lineamientos.

Sin embargo, la semana pasada el subsecretario de Salud Pública, Cristóbal Cuadrado, informó que si el evento ya estaba aprobado y tenía autorización sanitaria, podía seguir manteniendo su aforo anterior.

Las productoras respiraron tranquilas. Pero les duró poco: sólo un par de días después, la Seremi de Salud envió un correo electrónico a las compañías de espectáculos para advertirles que todos los recitales debían cumplir los nuevos aforos fijados por la fase amarilla, independiente si ya estaban aprobados o si ya tenían vendido todos los boletos.

El pasado fin de semana, dos instancias en el Movistar Arena se vieron afectadas por el hecho. El sábado 14, el tributo a Queen encabezado por el artista Marc Martel; y sobre todo, los shows del ex One Direction Louis Tomlinson agendados para los días 15 y 16. Con entradas ya vendidas en casi su totalidad, esta última cita no cumplía con los nuevos estándares de público del plan Paso a Paso. Por tanto, debió “redistribuir” sus asistentes, sumando una tercera fecha para el martes 17, en un proceso donde debió ofrecer mejoras en las localidades para la gente que ya poseía sus boletos.

Una acertijo similar enfrenta por estos días otro evento en el reducto del Parque O’Higgins. La colombiana Karol G, uno de los mayores sucesos de la música urbana en los últimos años, tiene escala para los próximos días 25 y 26 de este mes en el lugar. Los boletos están prácticamente agotados desde hace meses.

Sin embargo, todo tropieza con la misma piedra: los aforos de cada fecha superan los 10 mil espectadores. Para ambas se vendieron 14.500 localidades, segun cifran sus organizadores, la productora Bizarro Live Entertainment. Por tanto, no cumplen con las exigencias sanitarias actuales.

Karol G.

“¿Qué haces entonces? ¿Cómo dejas a casi 10 mil personas fuera? No puedes llegar y hacer una selección y decirle a una porción de gente que no entre. Puede ser hasta discriminatorio y podemos tener problemas con la ley del consumidor. Además, podría ser mucho peor dejar gente afuera, podría provocar caos y atochamientos muy complicados”, cuenta Daniel Merino, gerente de entretenimiento de Bizarro. Luego asegura tajante: “Hoy la posibilidad de una cancelacion es cierta. Estos shows corren el riesgo de ser cancelados”.

La opción de sumar una tercera fecha -tal como lo hizo Tomlinson- está casi descartada: Karol G no tiene agenda disponible. De hecho, su tour indica que ya el 27 de este mes debe presentarse en Buenos Aires. Tampoco la intención de reprogramar está en los cálculos: su itinerario ya está establecido y la alternativa de mudar sus recitales a otro momento del año resultaría engorroso y, por lo demás, obligaría al reembolso de boletos.

“Es inviable hacer una tercera fecha, cuando las autoridades anunciaron estos cambios ya teníamos las entradas vendidas hace tres meses. Tampoco puedes hacer cantar a un artista tantos días seguidos, puede resultar inhumano y poco criterioso. Y no hay tiempo para organizarlo”, califica Merino.

El promotor acota que la Seremi de Salud les pidió que durante este miércoles 18 presentaran un nuevo plan adaptado a los actuales requerimientos, donde se garantice que no ingresarán más de 10 mil fanáticos.

Merino insiste en que hoy tal opción es casi imposible, pero a cambio pretenden desplegar un plan que incluye regalar mascarillas, uso permanente de alcohol y desinfectante, y reforzar el monitoreo.

El ejecutivo también recalca que no existen de parte de la autoridades instancias claras y definidas que permitan llegar a una solución más expedita con respecto al tema. “El ministerio de Salud no nos ha abierto ningún canal de comunicación más directo. Cuando se les pide una reunión, te rechazan por problemas de agenda. Vas donde la Seremi de Salud y te dicen que los lineamientos dependen del organismo central, o sea del ministerio de Salud. Por tanto, te quedas dando vueltas en círculos. El gobierno no responde. La respuesta es un robot que siempre apunta a lo mismo”.

Hoy también la productora Bizarro sostendrá una reunión interna donde deberán definir el futuro de las dos presentaciones de Karol G en la capital. Pero, ante los actuales reglamentos sanitarios y la complejidad de reajustar la capacidad en 10 mil personas, el fantasma de la cancelación merodea amenazante.

Sigue leyendo en Culto:

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.