La controversial obra sobre violencia de género en el mundo evangélico

Levitas se llama el montaje que aborda las múltiples cara de la violencia en el ámbito religioso, con funciones durante este fin de semana en el Teatro Mori Recoleta. Su historia está basada en las vivencias de su propia autora.



Fueron dos años de investigación y un resultado elocuente. Levitas se llama la obra de la destacada compañía Lafamiliateatro, en cartelera desde el viernes 3 de junio en Teatro Mori Recoleta y que retrata las diversas formas de violencia en el mundo religioso chileno. En este caso, en la iglesia evangélica pentecostal.

De hecho, su propia dramaturga y autora del montaje, Paly Pavez, ha volcado su experiencia en la historia.

“Soy canuta, soy cristiana, soy actriz y, desde mi trinchera, que es el teatro; quise contar sobre esta parte de mi vida, mostrar el mundo Evangélico Pentecostal al que llegué cuando tenía 9 años y en el que, por supuesto tuve momentos lindos, pero también otros amargos, sobre todo porque la violencia se normalizaba a través de sermones y textos bíblicos sacados de contexto…”, explica a través de un comunicado quien es también pate del elenco que completan las actrices Carolina Castro Faúndez, Belén Herrera Riquelme y Pamela Lizama Aguilar.

Levitas cuenta con la dirección de Eduardo Luna y Alexis Moreno Venegas, y narra la historia de un coro femenino de una pequeña Iglesia de la comuna de San Bernardo, que, tras la llegada de una nueva integrante y el misterio que encierra la prolongada ausencia de su director, compartirán sus formas de vida, contraponiendo la relación particular que cada una de ellas posee con la doctrina pentecostal.

El texto que describe la obra precisa que, en el caso particular de la iglesia evangélica pentecostal chilena, “las mujeres sufren una de las más radicales experiencias de silenciamiento, discriminación e invisibilización, puesto que no son reconocidas como sujetos morales, sino consideradas menores de edad que necesitan guías espirituales varones que las conduzcan por la senda de la moralidad. De esta manera, el varón se siente legitimado divinamente para imponer su voluntad, limitando sus funciones al ámbito doméstico. Además, las mujeres no son consideradas dueñas de sus propios cuerpos, al ser controladas por los confesores, directores espirituales, maridos, etc.”.

El proyecto cuenta con el financiamiento del Fondo Nacional de las Artes, Ámbito Regional 2020 y constituye la primera dramaturgia femenina de la agrupación, generando uno de los hitos más importantes en sus 18 años de trayectoria.

Este fin de semana se realizan las últimas funciones, los días viernes 17, sábado 18 y domingo 19 de junio, a las 20.00 horas.

Para adquirir entradas o conocer más coordenadas, se puede ir a este link.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


“Es lamentable esta falta de civilidad, que incluso tiene pena de cárcel”, dijo la jefa comunal Daniela Peñaloza.