Jorge López, el actor chileno que domina el streaming: “Soy exigente, pero tampoco me torturo”

El actor en Now and then. Foto: Apple TV+/Manuel Fernández-Valdés

El intérprete que participó en Élite y Soy Luna suma otro hito en su carrera con la serie Now and Then (Apple TV+), una historia de suspenso ambientada en Miami y con elenco internacional. Entrevistado por Culto, habla sobre su nuevo estreno y las definiciones de su carrera en la era de las plataformas. “No concibo viéndome hacer siempre lo mismo, porque para eso mejor me quedo en mi casa”, dice.



Terminado el trabajo, un momento de sana diversión. Jorge López (Llay-Llay, 1991) acaba de finalizar el rodaje de una nueva serie para el streaming y decide pasar su último día en Ciudad de México –antes de regresar a Madrid, donde vive– acercándose al sureste de la urbe. Va en compañía de amigos en dirección a subirse a una trajinera, las coloridas embarcaciones típicas de la zona de Xochimilco, cuando atiende a Culto.

“Ayer hablaba con mis compañeros de proyecto, que es algo muy conmovedor (el fin de las grabaciones). Yo siempre hago mis recapitulaciones, porque creo que sin duda es un proceso de estiramiento, como que salgo siendo otra persona. Termino un proyecto totalmente modificado. Te llevan a otros sitios en tu vida como ser humano”, dice al otro lado del teléfono.

Esa lógica se ha repetido una y otra vez durante 2022: en la primera mitad de año ha filmado en tres países distintos (Chile, Estados Unidos, México) y está a punto de sumar un cuarto, porque durante estas semanas iniciará el rodaje de una nueva producción en España.

Junto al elenco de la serie de Apple. Foto: Apple TV+/Manuel Fernández-Valdés

En ese sentido, López encarna un prototipo de actor ideal para la era del streaming, alguien dispuesto a desplazarse sin aprensiones allá donde lo convoque la siguiente gran oportunidad. Primero probó ese ejercicio con Soy Luna, la telenovela argentina de Disney Channel (hoy en Disney+), y posteriormente se unió a la exitosa Élite (Netflix), la historia que en 2019 lo instaló en el mapa global de las figuras jóvenes y no angloparlantes. Luego tampoco tuvo temor al aceptar el reto de grabar en Brasil –y por lo tanto, en portugués–, para convertirse en uno de los protagonistas de Temporada de verano, otra serie de Netflix.

Su más reciente estreno en plataformas es Now and then (Apple TV+), ficción de suspenso de ocho capítulos que concluye el viernes próximo y que lo reúne junto a nombres estelares de la industria (Maribel Verdú, Rosie Perez, Marina de Tavira, Manolo Cardona, entre otros). En esa trama ambientada en Miami interpreta a Alejandro, el joven cuyo fallecimiento hace 20 años dividió a un grupo de amigos que ahora se reencuentra. Aunque el espectador es testigo de su enigmática muerte durante los primeros minutos, su presencia nunca deja de acechar a los protagonistas.

“Fue un trabajo muy puntual, muy enfocado. Yo nunca había tenido un desarrollo tan preciso y acotado a una cosa”, señala López. “Es un chico que muere muy joven, con muchos sueños, con una problemática con sus papás y que nunca pudo ser del todo libre. Inocente, al mismo tiempo. Me lo pasé muy bien haciéndolo”.

-Now and then tiene un gran elenco y es la primera serie hablada en español e inglés de Apple TV+. ¿Cuánto lo motivaba eso?

Totalmente. Estoy ahí con las figuras de la industria, las de la nueva industria, de las plataformas, del contenido de calidad. Por suerte los proyectos que han impulsado mi carrera en su crecimiento han sido icónicos, cada uno en su etapa. Ha sido muy progresivo, muy bonito, todo me ha sumado. Este era mi primer proyecto fuera de una plataforma que no fuese Netflix, y era toda una aventura entregarse a eso. Esta también es una carrera muy cíclica: yo no puedo dar nada por sentado. Lo único que tengo que hacer es bien mi trabajo nomás. Entonces en eso estoy.

Foto: Apple TV+

-En 2019 mencionó a este medio que consideraba a Paulina García una maestra, por la admiración que le generaba. Ella interpreta a su mamá en esta serie. ¿Cuánto le sorprendió esa coincidencia?

Al principio el personaje (Alejandro) estaba planteado desde otro lugar en el guión, era español. Y yo dije: cambiemos las reglas del juego, ¿por qué tiene que ser español? ¿Por qué no puede ser chileno? Yo soy chileno. Sé que soy actor, pero el mundo ya es diferente, la gente se conecta de verdad y somos todos de lugares distintos. La serie justamente plantea eso: un elenco internacional, gente de todos los países. En base a eso, pusieron que mi mamá fuera chilena (se ríe), y la Paly estuvo entre los nombres de mis propuestas.

-¿Ud. la sugirió a ella?

Sí, claro, me preguntaron y yo la mencioné a ella, porque como dije, es de las personas que más admiro.

-¿Es un objetivo intentar que sus personajes sean chilenos cada vez que se pueda?

Sí, acá en México también lo estoy haciendo así. Y (en la nueva serie) mi mamá es Antonia Zegers, que también es una de las personas que más admiro. Todavía no tengo el placer de trabajar con Alfredo (Castro), pero ahora estuvimos en una película juntos en Chile, Sayen, pero no nos cruzamos, porque por historia mi personaje no se relacionaba con el suyo. Pero compartí y estuve con él, un maestro.

-Su participación en Élite estuvo acotada a dos temporadas (la segunda y tercera; viene en camino la sexta). ¿Por qué ha preferido saltar de proyecto en proyecto en vez de eternizarse en una gran historia?

Porque yo soy mucho más que eso. Mis niveles de hambre por explorar, por salirme de mi zona de confort, por llegar a contar otro tipo de historias… Sí, eso fue una etapa de mi vida hermosa, pero era eso y ahora a lo que viene. No concibo viéndome hacer siempre lo mismo, porque para eso mejor me quedo en mi casa. Todo es respetable pero no es mi opción de carrera, no es lo que busco construir. Y fue un salto al vacío, porque en un principio no sabía qué iba a pasar. Pero está todo pasando, en verdad (se ríe). Más que nunca.

El segundo ciclo de Élite. Foto: Netflix/Manuel Fernández-Valdés

-¿Hasta qué temporada ha visto de Élite y qué le parece que ya no quede nadie del elenco original?

Ah, ¿ya no queda nadie? Es que no supe nada más del proyecto… O sea, sí, porque sigo a mis compañeros con los que trabajé. Creo que es una fórmula que está sostenida en algo que funciona, y está bien, es válido, es un producto al cual le van a sacar el máximo provecho. ¡Y guay! Me parece okey.

-¿Se siente cómodo en esta época tan vertiginosa de la industria audiovisual?

Sí, yo estoy cien por ciento arriba del barco. Entendiendo las reglas del juego también, para tampoco sufrir como ser humano, y que la dinámica y la vorágine no modifiquen mi persona. Entonces estoy organizando bien mis tiempos, haciendo dos proyectos al año, por ahí después va a ser uno. Estoy en una época, pero no va a ser una constante toda mi vida. No me veo no parando nunca, porque también quiero explorar en la parte creativa.

-¿Es un dilema que vive permanentemente priorizar proyectos más entretenidos por sobre otros más agudos?

Vengo del entretenimiento puro y duro, imagínate, partí como un chico Disney. Pero se está poniendo entretenido e interesante. Yo lo voy a hacer así. Quiero llevarlo para allá. Quiero cada vez acercarme más a mis ideales, porque ya los tengo claros. Pero también estoy al servicio de una historia, entonces tampoco puedo tener tanto control. Mis actuaciones son una y lo que queda en montaje es otra cosa, totalmente diferente a lo que hice, no está todo en mis manos.

-¿Hollywood y la industria en inglés le quitan el sueño?

Claro, obvio que sí. Pero no tanto tampoco. Porque si no, ya me hubiese ido para allá hace rato. Hay otras prioridades en mi vida: hacer otras cosas antes en mi idioma primero, siento que todavía no he hecho nada. Bueno, soy exigente, pero tampoco me torturo ni muero de ansiedad, ni voy a matar a nadie. Nunca he tenido que matar a nadie por lograr mis objetivos, no va a ser la excepción ahora.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.