Un flechazo, la muerte y la memoria: así es el regreso de Julian Barnes

Elizabeth Finch, se llama la nueva novela del esencial autor británico, por ahora solo disponible en inglés. En sus páginas, narra la historia de un joven que se enamora de su profesora, y se propone escribir un hipotético ensayo que ella no pudo terminar. Marca su regreso al formato tras La única historia.



Todo empieza con un flechazo. Cuando el joven Neil se topa con una de las profesoras en una escuela de adultos, se escandila, aunque la musa -Elizabeth Finch- está lejos de ser una diosa, o una apolínea Venus de Milo. “Una mujer vestida con zapatos brogue de ante marrón y una falda por debajo de la rodilla, con las piernas ocultas por medias. Cabello gris arena. Un broche discreto prendido a su blusa, una manera formal de hablar, un gran interés por las antigüedades y una tendencia a sufrir de migrañas”.

Ciertamente lo que atrajo a Neil de la profesora del curso de Cultura y civilización no fue lo físico, sino su aplomo y desplante, además de ser una mujer mucho más intelectual que el sonso alumno. Aunque no lo es tanto para invitarla a salir. Y ella acepta. No solo una vez, sino que mantienen una cierta rutina durante 20 años, en que se reúnen 2 o 3 veces al año a cenar.

La trama adquiere otros ribetes cuando Elizabeth muere y Neil se entera que su enamorada le ha legado sus libros y papeles. Esta es el argumento de Elizabeth Finch, la nueva novela del escritor británico Julian Barnes, y que acaba de ser publicada en inglés por la editorial Jonathan Cape.

Volver a la memoria

Elizabeth Finch marca el regreso de Barnes al formato novela, tras su última publicación, El hombre de la bata roja, en 2021, su biografía de Samuel Jean de Pozzi, uno de los pioneros en el campo de la ginecología. Su última novela había sido la muy aclamada La única historia, en 2018, y que llegó en castellano un año después, a través de Anagrama.

La segunda parte de la novela, es un ensayo ficticio que Neil escribe sobre el emperador romano Juliano El Apóstata. Ocurre que en los papeles de su enamorada Finch, descubre que ese era el interés principal de las investigaciones de la mujer. Por ello, se embarca en la tarea de hacer lo que ella no alcanzó.

En la tercera parte de la novela, de 192 páginas, vemos nuevamente a Neil, donde ya deja al romano de lado y decide seguir indagando en la vida de su fallecida maestra para terminar de conocerla, aunque sea post mortem.

En estas páginas, Barnes vuelve a meterse en los vericuetos del amor, el paso de tiempo y la memoria, como lo hizo en La única historia. No es de extrañar que por ello, en esta novela piense en el concepto de legado. Lo explica Molly Young, de The New York Times: “A través de sus estudios sobre Juliano, eternamente etiquetado por los vencedores de la historia como un hereje, Neil se debate sobre cómo podría contribuir a la reputación póstuma de Elizabeth. Si su memoria ha de perdurar, la tarea recaerá en él dando forma a sus materiales privados. ¿Qué será, entonces, Isabel la Grande? Elizabeth the Minor Scholar que publicó un libro sobre mujeres anarquistas en Londres entre 1890 y 1910, ¿ahora agotado? ¿O algo intermedio?”.

Poco amigo de las entrevistas, Barnes comentó en el sitio El periodico.com su interés por el ejercicio de la memoria y los recuerdos. “Cuando somos jóvenes creemos que la memoria es algo sólido, pero lo cierto es que se transforma a lo largo de los años. No podemos encerrar los recuerdos en una caja y encontrarlos igual al cabo del tiempo. Nos hacemos mayores y la memoria se va haciendo más maleable, incluyo llegamos a reconstruirla si hemos contando muchas veces una misma historia y la hemos adaptado de forma quizá imperceptible”.

Ganador del Premio Booker en 2011, por El sentido de un final, Barnes es uno de los autores más relevantes de una “generación dorada” de las letras británicas. Fue el mismísimo Jorge Herralde, en cuya editorial Anagrama se publican sus libros en castellano, quien lo incluyó en el llamado Dream Team de autores de la isla que despuntaron a inicios de los 90, junto a Ian McEwan, Martin Amis, Graham Swift, Hanif Kureishi y el único Premio Nobel del grupo, Kazuo Ishiguro (aunque nacido en Japón, es ciudadano británico).

En inglés, la novela Elizabeth Finch está disponible vía Amazon. A Chile llegará el 2023 vía Anagrama.

Sigue leyendo en Culto

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.


Se trata de un estudio del Instituto de Investigación del Cáncer de Londres, que demostró que el virus del herpes es muy efectivo para tratar cánceres avanzados. La investigación descubrió que RP2, una versión modificada del virus, eliminó las células cancerosas en una cuarta parte de los pacientes que se sometieron al tratamiento.