Sara Nieto y su nuevo montaje con música popular: "Es un desafío para los bailarines, necesitas algo diferente para probar al público"

FOTO: JOSE LUIS MUÑOZ / LA TERCERA

Dirigido por la exbailarina uruguaya, Del tango al bolero une el popular baile argentino con la danza contemporánea. El montaje tiene funciones hoy y mañana en el Teatro Nescafé de las Artes.




La combinación de tango y danza contemporánea es un terreno que desde Argentina popularizó la coreógrafa Ana María Stekelman con su compañía Tangokinesis, creada en 1993. Un estilo propio que ha llevado alrededor del mundo de la mano de distintos espectáculos. Uno de ellos es Del tango al bolero, que se presenta hoy y mañana a las 20.30 hrs en el Teatro Nescafé de las Artes, bajo la dirección Sara Nieto (1948).

Tras su paso como primera bailarina del Teatro Municipal de Santiago y ya retirada en 1997, Sara Nieto abrió su academia en Santiago. Entre 2006 y 2009, estuvo a cargo de la compañía de Julio Bocca en Argentina como directora residente. Luego, en 2012 asumió la dirección de la compañía Ballet Nescafé de las Artes, con la que ha realizado espectáculos como Coppelia, Alicia en el País de las Maravillas y Cascanueces.

Con más de 2 mil espectadores, Del tango al bolero tuvo una breve temporada el año pasado en el mismo teatro. Sin embargo, esa no fue la primera vez que Sara Nieto y Ana María Stekelman trabajaron juntas, ya lo habían hecho antes cuando Nieto fue directora residente de la compañía de ballet de Julio Bocca, entre 2006 y 2009.

"Siempre se hacían muchas obras de Ana, porque a Julio le encantaba", recuerda Sara Nieto. "Entonces estando yo allá, creó dos obras importantes y reposiciones, así que nos llevamos muy bien en todo momento. Nos gusta trabajar juntas porque yo la entiendo bien y ella se lleva bien conmigo. Sabe explicar muy bien, a mí me encanta el estilo que ella tiene, no pasa de moda. En los tangos, sin salirse del clásico, los adorna con más movimiento, y es muy entretenido", explica.

Al ritmo de los tangos de Astor Piazolla, Raúl Garello, Francisco Canaro y otros compositores del género, 16 bailarines de la compañía dejan de lado el ballet clásico para dar vida a una fusión de 10 tangos clásicos y distintas versiones del bolero Bésame mucho, interpretadas por Diana Krall, Plácido Domingo, Los Panchos, Paloma San Basilio, entre otros.

"Es un desafío para los bailarines, un nuevo empuje, porque estar haciendo siempre clásico es lindo igual, pero necesitas algo diferente y más para probar al público", señala Sara Nieto.

La preparación de los bailarines viene desde el año pasado, cuando montaron por primera vez el espectáculo. En ese momento, la coreógrafa argentina Ana María Stekelman y bailarines de Tangokinesis vinieron a trabajar con la compañía, y los miembros de esta debieron tomar clases de tango y danza contemporánea. "A raíz de este programa que empezamos el año pasado, los chicos se van a las tanguerías para contagiarse un poco del estilo, son los más entusiastas", cuenta la exbailarina.

¿Cómo es llevar el tango a un espectáculo interpretado por bailarines clásicos?

Para eso vino una pareja argentina de la compañía Tangokinesis, que trabaja con Ana siempre. Nos dieron clases de tango, pero durísimas. Pasan que hay una tango argentino que es demasiado vistoso, con muchas acrobacias y esto no se pasa tanto, no es tanto espectáculo. Está tomado desde las raíces verdaderas del tango y tiene por supuesto su parte más tirada al clásico, pero es tango que no ha perdido sus raíces, tango, milonga y vals. Hubo que trabajar fuerte en eso, sobre todo lo más difícil que es el contemporáneo, porque es todo lo contrario al ballet clásico. El tango es todo abajo, tiene mucho más peso, y eso a un bailarín clásico que está siempre tratando de estirarse y subir, eso es lo que más cuesta.

¿Cómo ve el nivel de la danza acá en Chile?

Por un lado está el Municipal, los bailarines son un buen elemento, pero la parte financiera está mal. Eso es un mundo y nosotros somos un mundo aparte, es gente muy buena que está ávida de bailar, les encanta, se preocupan, están siempre trabajando, lo único que quieren ser es bailarines. Yo tengo bailarines buenísimos, que podrían perfectamente estar en el Municipal, pero ellos tampoco tienen lugar. Es bastante bueno el nivel que hay de bailarines, profesionales o semi profesionales que de pronto vienen muy jóvenes y se forman en la compañía. Yo no tengo que limitarme para las coreografías. Cuando no tienes bailarines buenos, si tienes una idea en la cabeza y no la puedes reproducir porque los bailarines no pueden, en cambio yo no. Puedo hacer lo que quiero con los bailarines porque me responden súper bien, a menos el nivel de la compañía mía es muy bueno.

¿Qué apoyo o financiamiento tiene un espectáculo como este?

Financiamos vendiendo entradas solamente, el teatro se arriesga cada vez. Nosotros tenemos una unión con el teatro y nos vamos a medias en las pérdidas o en las ganancias. Si va bien, vamos a medias y gano algo, si no, pierdo, no me importa. Lo que me importa realmente es poder hacer el espectáculo y al teatro igual, le encanta tenernos, le encanta hacer espectáculos de ballet.

Comenta