Alejandro Majlis, excoordinador de trasplantes de CLC por vacunas a Gil: “Es un escándalo, porque le correspondía a un niño, niña o un enfermo”

Alejandro Majlis, ex coordinador del Programa de Trasplantes de Médula Ósea de Clínica Las Condes (CLC).

El recinto médico de salud desvinculó al oncólogo Alejandro Majlis, encargado de programa de trasplante de médula ósea, quien en esta entrevista manifiesta su disconformidad con los cambios impulsados por la administración que encabeza Alejandro Gil. Asimismo, calificó como un “escándalo” la tercera dosis que recibiera el presidente del directorio de Clínica Las Condes y lamenta la salida de una serie de médicos y enfermeras.


A fines de junio, el doctor Alejandro Majlis, coordinador del Programa de Trasplantes de Médula Ósea de Clínica Las Condes (CLC), recibió un correo electrónico en el que le comunicaron que dejaría de prestar servicio en el recinto médico.

Su cargo es un puesto clave en la deteriorada relación que mantiene CLC con el Estado de Chile, cuyo quiebre quedó marcado el 29 de junio, cuando la compañía presentó una demanda de indemnización de perjuicios en contra del Fisco por el no pago de atenciones médicas durante la pandemia ante el 1º Juzgado Civil de Santiago.

En conversación con La Tercera PM, el médico calificó como un “escándalo” el episodio de la tercera vacuna que recibió el presidente del directorio Alejandro Gil el pasado sábado 3 de julio y que provocó que la autoridad sanitaria ordenara un sumario en contra de la clínica.

Majlis era el brazo derecho del jefe de trasplantes de CLC, Erwin Buckel, quien se especializa en hígado y sólidos. De hecho fue él quien lo llevó para hacerse cargo de los trasplantes de médula ósea y su relación con la clínica se extendió por cuatro años.

¿Cuál es el motivo de su salida de Clínica Las Condes?

No hay un porqué. Nadie te da ninguna explicación. Simplemente se termina una relación de cuatro años. Implementamos los trasplantes alogénicos de médula, desde 1-2 al año a tres mensuales. Incorporamos la clínica a la red nacional de trasplantes, abriendo la clínica al sistema público para los trasplantes de médula ósea, permitiendo a todos los pacientes ser tratados con los mismos estándares, lo cual fue una muy excelente experiencia para todo el equipo de salud, desde personal de apoyo, aseo, tens, auxiliares, enfermeras, laboratorios y finalmente los médicos, potenciando a la institución y al equipo de Hemato-Oncología. Hacer medicina sin importar el seguro y condición. Fue muy motivante y eso se acaba ahora.

¿Le comunican que ya no seguirá adelante?

Corría el rumor por los pasillos, solo la semana pasada se confirmó oficialmente, sin mayores detalles. Yo quiero ser positivo en esto, la gente que hay en la institución, que va desde la señora que hace el aseo, los colegas y enfermeras, han trabajado con un profesionalismo y entrega extraordinarios. Hay un tremendo equipo humano que se debe al paciente con toda abnegación y han sido muy maltratados. Han desvinculado a la enfermera encargada de pacientes ambulatorios, luego despidieron a la encargada de los pacientes hospitalizados, un equipo con mística y entrega, una gran pérdida para los pacientes y la institución.

¿Su salida significa que Clínica Las Condes pone fin al programa de trasplante de médula ósea?

Eso se lo preguntaría a los que están encargados. A mí me comunicaron que ya no sigo. Yo soy el que conduce el programa de trasplantes. Si quitan al chofer del bus, yo creo que el bus no sigue adelante.

¿Se podría interpretar que su salida es marcada por el conflicto que mantiene CLC con el Estado por el no pago de atenciones en la pandemia?

No tengo la respuesta, pero el desvincular a la institución de la realidad del país y de cómo podemos aportar en la salud es ceguera, es una situación bastante visceral, creo que sin mayor elaboración, pero eso habría que preguntárselo a la administración.

CLC está en un profundo plan de reestructuración a fin de volver a las utilidades. ¿Cómo evalúa todos estos cambios?

No hay nuevos convenios ni alianzas comerciales, con el Estado se pelean, destacando el conflicto con cuerpo médico a quienes se les deben gran parte de sus honorarios por las prestaciones desde febrero. Este es un tema que el Colegio Médico o alguna institución debería ver, porque yo no sé cómo son los números, porque no es mi tema, pero cambiaron el sistema de cómo se liquida y cobra a la aseguradora y se le paga al grupo médico sin decirnos nada.

¿Qué respuesta han tenido?

No hemos tenido a la fecha ningún antecedente sobre cómo se hizo esto ni cómo se iba a hacer. Pero en la práctica, hemos estado desde enero con escasos ingresos y lo que se está liquidando son conceptos de consultas, pero los procedimientos como cirugías o quimioterapias están siendo procesados de forma muy irregular y muy escasa. La asociación médica fue eliminada y la doctora Viviana Herskovic renunció a raíz del escándalo de las vacunas. Pero dentro de toda esta sensación de falta de humanidad que han tenido estos actos, quiero destacar la gran humanidad que permanece adentro. El corazón de la institución sigue presente. Todos los profesionales han mantenido una tremenda entrega en un clima muy adverso. Estamos pasando una tremenda crisis sanitaria y hemos sido parte de la ayuda. Nos sentimos muy orgullosos de apoyar y ayudar a la gente independientemente de donde vengan.

¿Qué le parece al cuerpo médico que el presidente del directorio se vea envuelto en la polémica de la aplicación de tres vacunas contra el Covid?

Es un escándalo, porque es una vacuna que le correspondía a un niño, niña o un enfermo. Su propiedad corresponde al Estado. Es como alguien que corre y me saca el celular y se va corriendo. Aquí en vez de un celular tienes una vacuna, pasaron corriendo y se la llevaron.

¿El médico que le recomendó aplicarse una tercera vacuna no transgredió la normativa?

El médico no transgredió la normativa. El colega hizo un informe dos a tres días después y no es una indicación.

¿Dos días después de que él se vacunó?

Exactamente. Eso creo que es bien obvio, hay que preguntarles a los involucrados. Creo que al colega habría que preguntarle si sintió algún tipo de coacción por hacerlo. La verdad es que yo no sé. Pero claramente él dijo que lo que hizo fue una recomendación. Fue hecha dos días después de que estuviera hecho el acto. Si yo indico una vacuna, es igual a indicar un antibiótico con detalle de administración, dosis y pongo la fecha. El paciente la compra y se la administra. Aquí me atengo a la información que ha salido en los periódicos. Claramente la indicación médica no existe.

¿Cómo evalúa la masiva salida de médicos y enfermeras destacados de CLC?

Alrededor del 20% de los médicos que formaban parte de CLC han decidido dar un paso al costado o han sido despedidos. Ellos están en otros horizontes en los que pueden desarrollar la medicina bajo criterios éticos.

¿Esto puede terminar por perjudicar a la institución?

Eso se lo preguntaría al director médico. Yo supongo que si a un equipo le sacan la mitad de los jugadores, porque se los lleva otro club, ya no hará los mismos goles que hacía antes. Los médicos que quedan lo están pasando muy mal y hay que apoyarlos. Es importante hacer la analogía del fútbol.

“Cartas al director sin fundamento”

Por medio de un comunicado interno, CLC respondió anoche en duros términos a la carta al director enviada a El Mercurio por parte de 54 exmédicos del recinto de salud en la que cuestionan la vacunación de Gil.

“Nos parece sumamente grave la vulneración de los derechos del paciente (Alejandro Gil) ocurrida en nuestra clínica la semana pasada y que esta filtración, basada en información errónea, haya generado confusión y una fuerte crítica hacia nuestra institución y sus colaboradores, aduciendo transgresiones de comportamiento ético y profesional de nuestros médicos, enfermeras, tens y administrativos”, comenzó diciendo la declaración que se titula como carta abierta a nuestra comunidad CLC.

Nos sorprende que médicos que en su mayoría han decidido dejar esta institución, algunos incluso por no querer bajar sus honorarios al no trabajar bajo los convenios vigentes, envíen cartas al director sin fundamento alguno, emitan juicios y calificaciones respecto de la ética clínica y profesionalismo de nuestra institución, sin usar en ningún caso los conductos regulares ni las formalidades mínimas existentes”.

A raíz de esto, la administración en los próximos días agendará reuniones con los equipos de la clínica y sus líderes para que “protejamos y defendamos el honor de nuestro trabajo y la imagen de nuestra clínica, la que queremos llevar a ser la mejor clínica de Latinoamérica”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.