Blumel en su debut electoral: Los consejos de Piñera y el flanco de los DD.HH.

El exministro del Interior consultó la opinión del Presidente antes de tomar la decisión de competir por un escaño en la convención constitucional. En su entorno identifican como ventaja su nivel de conocimiento y redes de apoyo, y como dificultad los cuestionamientos en materia de derechos humanos debido al rol que desempeñó en Interior y las querellas que mantiene en su contra.


-Yo creo que usted debe ser candidato a la convención.

La recomendación la hizo el Presidente Sebastián Piñera al exministro del Interior, Gonzalo Blumel, durante un encuentro que sostuvieron ambos en la casa del Mandatario en Las Condes, dos semanas antes de que se inscribieran oficialmente las candidaturas ante el Servicio Electoral (Servel), el pasado 11 de enero.

Blumel -quien a esas alturas ya había regresado a tener un rol en lo público a través del centro de estudios Horizontal, ligado a Evópoli- le había solicitado a Piñera la reunión especialmente para conocer su opinión sobre su futuro político.

De acuerdo al entorno del extitular del Interior, en la cita -que se realizó por más de una hora- conversaron con el Jefe de Estado tres escenarios: no ser candidato, optar por la senatorial o postular a la constituyente. Sobre esto último, además, también había dos alternativas: ir por el distrito 11 (Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, La Reina y Peñalolén) o disputar una zona que involucrara un mayor riesgo.

Gonzalo Blumel en un puerta a puerta en el barrio Balmaceda.

Así, de acuerdo a las mismas fuentes, el Mandatario le transmitió que debía ser carta a la convención porque ahí, a su juicio, se jugaba el futuro del país de los próximos años. Además, le recordó que como ministro del Interior había tenido un rol en el acuerdo constitucional del 15 de noviembre y que, por ende, debía “hacerse cargo” de eso.

Asimismo, según las mismas fuentes, Piñera le aconsejó que debía disputar un distrito que implicara un mayor desafío para el sector y no el 11, que es un bastión electoral de la centroderecha, ya que si gana será más valioso aún.

Ese día Blumel no zanjó su decisión, pero tomó nota. Finalmente, pocos días antes de la inscripción, terminó recogiendo las recomendaciones de Piñera: decidió ser candidato a la convención por el distrito 10 (Providencia, Ñuñoa, Santiago, San Joaquín y Macul). La de abril será la elección con la que el exministro debutará en las lides electorales.

Según el entorno del exsecretario de Estado, Blumel tomó su decisión analizando las ventajas y desventajas de su candidatura. Dentro de las primeras, dicen sus cercanos, él reconoce al menos cuatro. La primera, afirman, es un buen nivel de conocimiento y aprobación en las encuestas de opinión; de hecho, el partido lo midió en varias y fue uno de los argumentos para convencerlo. Segundo, que tiene buenas redes de apoyo en la zona que disputa ya que ahí es parlamentario Luciano Cruz-Coke y cuenta con el respaldo de alcaldes, entre ellos, la propia Evelyn Matthei. Esto, dicen en Evópoli, le permitirá sumar respaldos otorgándole más opciones de ganar.

En tercer lugar, en el entorno del exministro identifican que tiene a su favor haber elaborado la propuesta constitucional de Evópoli -basada en un trabajo previo de Horizontal-, lo que permitirá tener un mayor conocimiento para defender las ideas durante la campaña y, además, para hacer lo propio en caso de que gane un escaño en la convención.

Otro factor que tomó en cuenta Blumel, de acuerdo a las mismas fuentes, es que si logra ganar podrá tener un rol articulador para acuerdos con sectores de la centroizquierda ya que, agregan, generó redes durante su paso por La Moneda.

“Francamente, veo que tiene credenciales para estar ahí y marca muy bien en los números. Es un moderado, conoce el proceso desde el principio porque lo promovió y creo que va a ser primera mayoría en el 10″, señala el diputado de Evópoli Luciano Cruz Coke.

La tensión por el tema DD.HH.

Por el otro lado, en el entorno del ahora candidato saben que mantiene dos importantes flancos. Uno, la sobreexposición pública -de la cual se alejó tras su salida de Interior por varios meses-; la segunda, es el tema de los derechos humanos sobre todo por las querellas por delitos de lesa humanidad que aún mantiene abiertas en su contra.

De hecho, una de las principales preocupaciones de su equipo y en Evópoli es que en cada exposición pública deba responder por ello y no por sus propuestas constitucionales, las cuales ha trabajado junto con Hernán Larraín Matte en Horizontal.

Algo así le ocurrió en uno de sus primeros debates públicos a mediados del mes pasado.

“No podemos escribir una Constitución con quienes encabezaron la represión contra los chilenos”. Con esas palabras, la exabanderada presidencial del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, increpó a Blumel, el pasado 18 de enero, en el programa Estado Nacional de TVN.

Y agregó: “Tú eras ministro del Interior cuando a los chilenos se les detuvo, se les torturó. Hay querellas abiertas, por violaciones a los Derechos Humanos que fueron constatadas por organismos nacionales e internacionales”.

El cuestionamiento de Sánchez, reconocen en el entorno de Blumel, es uno de los principales flancos de su campaña y que saben, se lo van a sacar a relucir. Esto, porque hay más de 20 querellas interpuestas en su contra por su rol como ministro del Interior relativas a causas de derechos humanos.

En el entorno del exministro le han aconsejado intentar cerrar el tema con respuestas más tajantes, que eviten que sus contrincantes profundicen en el tema.

Como sea, en el círculo de Blumel afirman que él está tranquilo: en Evópoli creen que las acusaciones en su contra no tienen asidero y provienen principalmente de la izquierda más dura. Asimismo desde el partido sostienen que él mismo posibilitó muchos de los procesos cuando lo ameritaban. Y en cuanto al juicio político es de los pocos ministros que no fue acusado constitucionalmente.

En este escenario, el exministro se encuentra preparando su campaña, la que tendrá un fuerte foco digital más que territorial, aunque hoy estuvo haciendo puerta a puerta en el barrio Balmaceda. Esto, dicen en su entorno, que no responde a razones de “funa”, sino más bien por razones sanitarias debido a la pandemia del Covid-19.

Por esta razón, además, el exministro se ha visto obligado a descargar nuevamente WhatsApp y está viendo, junto a su equipo, qué redes sociales reabrir.

En Evópoli, en todo caso, dan por ganador e, incluso, como primera mayoría a Blumel y transmiten que tiene credenciales para estar compitiendo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.