Christian Garin: “Veo súper complicado que vuelva el tenis”

El número 18 del mundo entrena en Miami a la espera del regreso de un circuito que se llena de dudas en cada día que pasa y que lo obliga a aterrizar sus objetivos.




No han sido fáciles estos meses para Christian Garin (Arica, 30 de mayo de 1996). La pandemia sorprendió al 18 del mundo en el mejor momento de su carrera, después de ganar los títulos del ATP 250 de Córdoba y el ATP 500 de Río de Janeiro, ambos en febrero. Cuando parecía que estaba listo para dar un zarpazo mayor, el circuito se congeló. A partir de ahí, Gago ha tenido que buscar fórmulas para controlar esa ansiedad que genera la incertidumbre de la situación, lo que también le ha permitido encontrar fórmulas para abrirse paso en otros ámbitos.

Fue así, que este reconocido fanático de los esports, se animó a incursionar como socio de All Knights, el equipo chileno más exitoso del popular videojuego League of Legends. “Para mí siempre fue algo que me llamó mucho la atención. Siempre me han gustado mucho los juegos, han sido un gran compañero en mis viajes y ahora con todo esto de la pandemia, con más tiempo, me pude involucrar de distinta forma. Con Felipe Rossi, CEO del equipo, somos bien amigos. Durante la cuarentena compartí mucho con él, me explicó el proyecto y me interesé de inmediato”, comenta desde Miami, donde prepara la vuelta al circuito y se encuentra acompañado de su polola, su entrenador y su PF.

Esta experiencia también demuestra que su imagen trasciende a rubros distintos al tenis.

Sí, obvio, también tiene sus beneficios, pero yo lo hice porque me siento identificado con los juegos. Me gusta mucho el proyecto, creo que trabajan todos muy bien. El equipo partió hace un año y medio y ha tenido muchos logros. A mí me llamó la atención, para bien, la forma en que trabajan todos los que son parte del equipo y eso obviamente me motiva a ser parte de un proyecto así.

¿Cómo han sido estos días en Miami, una zona bastante complicada por el coronavirus?

La verdad es que no ha sido fácil. Sobre todo, el comienzo, porque estuve casi tres meses en Chile durante la pandemia. A mi entrenador, Andrés (Schneiter), no lo vi por ese tiempo, y pensamos que el mejor lugar al que podíamos venir y donde teníamos la logística y todo bien arreglado para no exponerse al virus era Miami. Hemos estado entrenando en una cancha privada y casi no salimos de ahí; cuando voy al gimnasio, lo hago siempre con distancia. La gente aquí se lo ha tomado distinto: uno ve a todo el mundo con mascarillas, pero está todo abierto. Creo que para mí es un buen lugar para estar, obviamente que con los cuidados necesarios. Estas semanas me han servido muchísimo. He mejorado, he jugado con otros jugadores, cosa que se valora en un momento tan difícil.

¿Le parece bien que el tenis regrese en estas fechas?

Yo veo súper complicado que vuelva el tenis, están haciendo todo lo posible. No sé. Según mi parte, no se ha confirmado al cien por ciento. La verdad es que han sido semanas súper difíciles, porque me estoy entrenando bien, preparándome como si fuese a jugar, pero de un día a otro puede cambiar. Siento que en el tenis, de la forma en que se ha hecho o se va a hacer, no sé si ha sido la mejor. Yo estoy a la espera, me he preparado muy bien, tengo muchas ganas de jugar, pero obviamente uno está atento a las medidas de seguridad y de salud que van a tomar. El tenis mueve mucha gente, va a concentrar mucha gente. No sé si puedan lograr que todos podamos estar encerrados. Va a ser difícil, yo creo, pero estoy a la espera de si se juega o no. Tengo ganas de competir, lo echo mucho de menos y ojalá lo puedan solucionar bien.

Su entrenador decía que usted estaba siendo perjudicado con el nuevo sistema de puntaje. ¿Cree que la ATP mide con una vara distinta a los jugadores?

Eso ha sido un tema de estas semanas. Me costó mucho entender el sistema del ranking. Creo que no fue el más adecuado para todos, siento que a mí sí me perjudica. Pero, con todas las cancelaciones de campeonatos y con todo lo que ha pasado, creo que lo van a volver a replantear. Lo más seguro. Y esta semana ya me lo saqué de la cabeza, porque si no puedo competir, no creo que se mantenga el mismo formato. Espero que se cambie, pero creo que la ATP tiene problemas mayores que el ranking; están súper concentrados en el US Open y de eso creo que va a depender si se juega o no el resto del año.

¿Hubiese ido al tour de Djokovic si hubiese estado en Miami en ese momento?

No me he puesto en esa situación, pero hoy en día creo que el tema del virus está súper complicado en todos lados. Yo no entiendo que sea tan difícil concentrar gente. Hay muchos deportes que son un buen ejemplo de cómo lo están llevando. No sé qué ejemplo está siguiendo el tenis, pero yo estoy a la espera, tengo muchas ganas de competir y voy a ir donde se pueda jugar.

¿Piensa que tuvo mala fortuna en que justo en su mejor año ocurre esta pandemia?

Sí, pero yo tampoco soy tan de ver las cosas así. Esto ya es un tema distinto, es un tema súper grave a nivel mundial. Profesionalmente sí, pero lo más importante es la salud. Uno nunca sabe lo que va a pasar, es algo grave. Yo, por mi parte, me mantengo entrenando, estoy muy bien físicamente, he mejorado mucho; intentando jugar con otros jugadores y cuidándome. No me expongo más de la cuenta en ningún caso. La salud es mi prioridad en este momento.

Usted estuvo enfermo en abril e, incluso, hubo sospechas de que fuera coronavirus. ¿Cómo fue esa sensación?

Me sentí muy mal. Comenzó en abril, había cuarentena, pero no había salido. Fue muy raro, porque estaba haciendo deporte en mi casa y no había tenido contacto con nadie. Estuve tres días súper mal, me hice el test y salió negativo. Recuerdo que en ese tiempo si salía negativo no había que volver a hacerlo. Estuve una semana en cama y después dos meses en casa.

¿Cómo fueron esos días de espera del resultado del examen?

Me sentía mal, tenía fiebre y los síntomas del virus, pero tenía las amígdalas inflamadas. Y casi que me extrañó que saliera negativo.

¿Sintió miedo?

Sí. Más que por mí, me asusta más por los que están cerca mío.

¿La idea de atacar el top ten sigue estando en la mente?

Sí, pero yo creo que el foco cambió. El sistema de ranking ya es muy distinto. Mi objetivo casi es solamente poder competir. Como objetivo real, es difícil ponerse una meta. Siempre voy a querer mejorar, pero creo que esto de los puntos lo hace más difícil en mi situación. Yo solo estoy pensando en que se pueda competir y estar listo. Físicamente he mejorado, tenísticamente hemos tenido tiempo para mejorar cosas en la que no siempre hay tiempo para hacerlo, y con todo lo que ha pasado el objetivo del top ten sería un poco irreal tenerlo tan presente. Lo tengo presente, pero lo enfoco de otra manera.

Fernando González señalaba hace algunos días que tenía dudas sobre si la suspensión afectaría más a los más jóvenes o a los más experimentados. ¿Qué cree usted?

Sinceramente no sé qué irá a pasar. Porque con esto del ranking, va a haber jugadores que su ranking les va a durar mucho más tiempo. No van a tener que necesitar la cantidad de torneos que se necesita. La verdad es que también tengo la duda. Este último tiempo ha sido difícil, todos los tenistas no sabemos qué vamos a jugar. No sabemos si se va a jugar algo, y esa es la gran duda. La verdad es que no me he puesto a pensar a quién le va a favorecer más o menos.

¿Ha tenido contacto con Nicolás Massú?

Con Nico hablamos de vez en cuando. Él está ahora en Europa, se fue hace más de un mes. Lo vi aquí en Miami y entrenamos un par de días juntos.

¿Cree que Nicolás Jarry va a demorarse en volver al ranking que tenía antes de su sanción?

Con Nico Jarry entrené la semana pasada, jugamos. La verdad es que está motivado. Dante (Bottini), su entrenador, encuentro que trabaja muy bien y lo va a ayudar, es alguien muy positivo. Yo lo vi bien, espero que siga la misma línea y que ojalá se pueda competir este año. Que haya torneos que todos los tenistas podamos jugar, no solo los torneos grandes. Que ojalá vuelva el circuito lo antes posible y que la gente que nos maneja tome buenas decisiones. Va a ser importantísimo eso.

Comenta