De sueño a pesadilla

Joaco Niemann

Woods y Thomas no le dieron opciones a la dupla de Niemann y Leishman en el inicio de la Presidents Cup.




Tiger Woods (43) es el mayor ídolo del golf, al menos de las nuevas generaciones. Joaquín Niemann (21) no es la excepción y ya cumplió un sueño, al compartir salidas competitivas con el estadounidense. Poco después de saber que disputaría el certamen, el jugador chileno adelantó su deseo de enfrentar al ídolo, pues "tengo cómo ganarle", dijo hace unas semanas.

Fue en el primer día de juego de la Presidents Cup, el campeonato en Melbourne, Australia, que enfrenta a una selección de Estados Unidos con otra Internacional (sin europeos). El nacional compartía equipo con el australiano Marc Leishman y el Tigre, con Justin Thomas. El duelo fue para los norteamericanos, por 4 y 3, es decir, cuatro hoyos de ventaja con tres por jugar (ver tarjeta).

El inicio no fue fácil. En el hoyo uno, Joaco fue el único que no eligió driver y en el siguiente pegó un segundo tiro con un híbrido que cayó perfecto en el green, pero rodó hasta un bunker. El primer objetivo había sido para Estados Unidos gracias a la magia de Tiger Woods en un approach, el segundo también tuvo el sello del Tigre. Estados Unidos tomaba una temprana ventaja, que aunque se esperaba por el favoritismo de los nombres americanos, no estaba contemplada por los internacionales.

El chileno no partía bien, con mala (o alternativa) elección de palos, pero su team pudo acercarse con el hoyo ganado por Leishman en el 3. Sin embargo, Estados Unidos contraatacó gracias a un birdie perfecto de Thomas y luego un acierto de Woods desde fuera de la zona de putt que complicaba mucho las opciones.

Se veía muy oscuro el panorama, con Woods deleitando al público, hasta que el chileno tomó las banderas en las paradas seis y siete, donde con un juego más lleno de confianza acercó las cosas.

Hicieron buena pareja Leishman con Niemann, complementados. En el hoyo 11 el chileno perdió un putt no tan largo (justo antes Woods acertaba uno de una distancia similar) que le dio esa parada a los norteamericanos, y un puesto más adelante, el australiano apuntaba un putt larguísimo (muy similar a uno fallado segundos antes por el Tigre).

Probable reencuentro

El certamen se disputará hasta el domingo y el chileno y el norteamericano podrían volver a enfrentarse. Poco antes de iniciar la ronda, el talagantino adelantaba las posibilidades de que el Equipo Internacional ganara el torneo por apenas segunda vez en la historia: "Los jóvenes le estamos aportando mucha energía y los que ya tienen experiencia nos dan justamente eso, todo el conocimiento que tienen de otras veces".

La primera experiencia en el golf por equipos profesional fue dura para el campeón del Greenbrier, enfrentándose a Woods que no perdonó cuando pudo matar: fue clave en mayor número de hoyos. Diferente, por supuesto, al que alababa al chileno cuando irrumpió en el PGA Tour. Es el trabajo de ambos, que seguirá chocando durante el resto de la Presidents Cup.

Al cierre de esta edición, los otros cuatro partidos se estaban disputando aún. Hoy la historia será distinta (es decir, viernes en Australia, pero jueves desde las 21.00 en Chile): se jugará foursomes, es decir, cada pareja juega una sola pelota, la que los integrantes golpean alternadamente. Es la especialidad de los estadounidenses. Será la oportunidad de poder sumar.

Comenta