El duro asalto entre el Mindep y la Conmebol

Piñera - Domínguez

La ministra Cecilia Pérez responde a dichos de Alejandro Domínguez, presidente de la CSF, y ventila desorbitadas exigencias del ente para la final de la Libertadores.


La frase de Alejandro Domínguez, presidente de la Conmebol, una vez cambiada la sede de la final de la Copa Libertadores de Santiago a Lima, enojó al Ministerio del Deporte. El paraguayo, este miércoles, ya en la capital de Perú, señaló que "avanzamos en 11 días lo que nos había costado más de 11 meses" y "que Lima era la ciudad donde tendríamos que haber venido desde el principio". Esto provocó la reacción del Mindep y fue la ministra Cecilia Pérez quien respondió al directivo.

En una actividad realizada ayer con deportistas paralímpicos en el Estadio Nacional, en la que la titular de la cartera homenajeó a quienes participaron en el Mundial de Para Atletismo en Dubai y en especial a Francisca Mardones, que estableció récord mundial en el lanzamiento de la bala, Pérez respondió a la cabeza de la Conmebol: "Las declaraciones del señor Domínguez fueron una sorpresa negativa que nos dejó un sabor amargo. No fue lo que nos dijo por videoconferencia". Y añadió: "¿A qué se refería? ¿A que el gobierno no aceptó una ley corta que eximiera de impuesto a la Conmebol y a sus patrocinadores? ¿Se refería a que no aceptamos cerrar dos meses antes el estadio y que no pudieran entrenar nuestros deportistas? ¿O a que no aceptáramos financiarles una fiesta de 40 millones en Castillo Hidalgo para los gerentes?", lanzó la autoridad de gobierno.

La dura respuesta del Ministerio resaltó las peticiones que había hecho el ente rector del fútbol sudamericano desde el principio de la negociación. Estas, sin embargo, fueron tomando otros tonos e incluso llegaron a incomodar. Por ejemplo, solicitaron que se les eximiera de impuestos para las compras que realizaran en el país o al momento de ingresar implementos relacionados con la final. Desde el gobierno rechazaron la solicitud. Lo que sí fue aceptado fue dejar libre de impuestos al premio que entrega la Copa Libertadores (US$ 18 millones a repartir), pues existe una ley que ampara dicha exigencia. La fiesta en Castillo Hidalgo, en tanto, contemplaba la asistencia de ambas delegaciones, con un costo de $40 millones que la Conmebol quiso que fuese cancelado por el gobierno. El rechazo a dicha petición fue inmediato.

El Mindep le solicitó a la ANFP que le haga llegar a la Conmebol su molestia por la frase de Domínguez. Más, cuando públicamente el paraguayo había dicho que los motivos de seguridad fueron los que sacaron a la final de Santiago, lo cual también fue mencionado por Pérez. "No nos parece que señale que en 11 días lograron más que 11 meses. Si fueron esos los motivos, entonces fue por lo que negamos y lo digo con mucha fuerza: lo volveríamos a negar", agregó.

La molestia fue tal en el Ministerio del Deporte, que la titular de la cartera ahondó en sus críticas a la Conmebol. "Uno espera que para el futuro, este nuevo liderazgo, con el mal pasado que tienen, digámoslo con todas sus letras, puedan avanzar a un liderazgo serio, responsable y mayor transparencia de cómo comunican las decisiones en privado", cerró Cecilia Pérez.

Futuras postulaciones

En la ANFP, en tanto, esperan que esta discrepancia no le reste méritos a Chile en futuras postulaciones a ser sede de eventos de la Conmebol. Eso sí, reconocen que lo dicho por Domínguez iba a detonar una respuesta del gobierno. "Una situación lamentable y desafortunada. Una declaración como esa claramente genera una respuesta dura. Fue un comentario muy desafortunado. Estaba claro que iba a generar una respuesta dura", señaló una alta fuente de la Federación.

La Tercera intentó conseguir la versión de la exministra Pauline Kantor, pero no quiso referirse al tema.

Comenta