El mejor Joaquín Niemann y el peor escenario para el US Open

A un año de ganar el Greenbrier, el chileno llega con su mejor ranking mundial histórico al major que se juega en el infranqueable Winged Foot.




El martes recién pasado, Joaquín Niemann se pasó el día tratando de leer Winged Foot, el complicado campo que recibe desde hoy el US Open. Ese día era especial, pues se cumplía exactamente un año desde el hito impuesto por el nacional, al quedarse con el título del Greenbrier, la primera corona en el PGA Tour para un chileno.

También podría haber celebrado el lunes, cuando se actualizó el ranking mundial de golf y se veía en la mejor ubicación de su carrera, el puesto 49. Pese a que no jugó la semana pasada el primer torneo de la temporada 2020-2021, el Safeway Open, tampoco lo hizo el australiano Cameron Smith, quien defendía esa semana más que el chileno y le cedió su casilla en el escalafón al talagantino.

Pero lo cierto es que ningún día de esta semana hubo mucho tiempo para pensar en algo más que el abierto estadounidense, que con la presencia de Niemann se convierte en el major con más participaciones de chilenos en la historia, con cinco, aunque Joaco será el único que lo enfrente por segunda vez. Tal vez si pasar el corte sea un buen objetivo, pues no lo consiguió ninguno de los nacionales en las participaciones anteriores: Martín Ureta (2007), Hugo León (2010), Niemann (2017) ni Guillermo Pereira (2019) pasaron al fin de semana.

Eso sí, será el primer US Open para Joaco en calidad de profesional, pues hace tres años, en Erin Hills, clasificó cuando aún era amateur. En tanto, será el séptimo major en la carrera del número uno de Sudamérica, que aún tiene en el PGA Championship 2018 su mayor logro, terminar 71º.

Si la idea es mejorar alguno de esos números, el campo en Mamaroneck, al sur del Estado de Nueva York, será un desafío doble, pues también será su primer certamen en la nueva temporada de la gira estadounidense. “Listo para empezar de nuevo y qué gran campo y torneo para hacerlo. Winged Foot está en perfectas condiciones. Vamos por una buena. Haré mi mejor esfuerzo para mantenerme lejos de los roughs esta semana”, escribió Niemann en su cuenta de Instagram.

Efectivamente, la zona fuera de los fairways aparece como la más desafiante en la sede del torneo, famosa por su dureza. Si cada año los organizadores del US Open (la USGA, la asociación de golf de EE.UU.) hace lo imposible por tener una cancha difícil, Winged Foot se ha hecho una fama con eso.

El promedio de golpes de los abiertos estadounidenses en el último cuarto de siglo ha sido de 74,22 golpes, muy cercano a cuatro sobre el par. El campo ha recibido este campeonato en cinco oportunidades anteriormente, con campeones casi siempre sobre el par y la edición de 1974 como gran ejemplo: corte en +13 y campeón con +7.

Serán las condiciones que vivirá Niemann y el resto de los 143 inscritos en el tercer major del año, que pertenece a la recién comenzada temporada 2020-2021, que por las postergaciones por la pandemia tendrá otro US Open en junio del próximo año.

El chileno (21 años) jugará este jueves desde las 13.54 (de Chile) junto al local Cameron Champ (25) y el coreano Sungjae Im (22). El viernes, será desde las 8.34, partiendo desde el tee del hoyo 10.

Si se puede hablar de favoritos, Dustin Johnson llega con los más cercanos pergaminos. El número uno del mundo dijo esta semana que “definitivamente estoy jugando probablemente a mi mejor nivel”. Claro, segundo en el PGA Championship y campeón de manera brillante en los Playoffs de la FedEx Cup (primero, segundo en desempate y primero remató en esos tres torneos), el campeón del US Open en 2016 (pero en Oakmont) deberá esforzarse para vencer “uno de los campos más difíciles que he enfrentado”, según declaró Tiger Woods.

El vasco Jon Rahm, principal rival de Johnson al final de la temporada esta también llamado a brillar, aunque nunca haya ganado un major, tiene un objetivo claro y lo dijo: “No voy a mentir, siempre hay algo extra especial en ser posiblemente el primer jugador español en ganar un Abierto de Estados Unidos”.

También tiene tarea Woods. Hay una mancha en su brillante carrera: el ‘Tigre’ compitió en 46 torneos grandes consecutivos, donde solo falló el corte en una ocasión, en el US Open de 2006 en Winged Foot. Encima, “se hace más complicado ganar a medida que envejecemos”, dijo esta semana. De ganar lograría su 16º grande, para quedar a dos de Jack Nicklaus.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.