El fútbol está bajo presión

FRONTIS ANFP

Foto: Photosport

Autoridades de Santiago, Concepción, Tarapacá y El Maule aseguran que la idea del Gobierno es retomar el torneo local este fin de semana. La ANFP espera anunciar hoy su decisión. Mientras el timonel de Quilín, Sebastián Moreno, conversará hoy con los clubes y el Sifup, el intendente metropolitano dice que es una prueba para recibir la final de la Copa Libertadores.




Aunque la ANFP y el Gobierno manifestaron ayer su intención de que el fútbol se reanude este fin de semana, el misterio recién se resolverá hoy, cuando la federación analice, en conjunto con los clubes y el Sifup, la factibilidad de retomar las competencias locales, suspendidas desde mediados de octubre, producto del estallido social.

A las 9.30, el presidente de la asociación, Sebastián Moreno, se juntó con Cecilia Pérez, ministra del Deporte, en las oficinas del Mindep. Una cita protocolar que se extendió dos horas y media.

Luego, el timonel del fútbol chileno se reunió con el intendente de Santiago, Felipe Guevara, a eso de las 15.00, en la sede del gobierno regional. En la cita, Guevara planteó el deseo de retomar la actividad lo antes posible, este mismo fin de semana, incluso.

"Queremos devolverle las regiones a sus vecinos y eso implica que se realicen actividad culturales y deportivas. La idea es retomar cuanto antes el Torneo Nacional y estamos buscando las alternativas. El fútbol puede volver el fin de semana y la idea es que sea lo más seguro para los hinchas", aseguró la autoridad.

"Este martes tendremos una respuesta. Estamos analizando darle continuidad a nuestro torneo. La idea es retomar la calendarización, pero no a cualquier precio", advirtió Moreno.

La incertidumbre se acabará hoy, cuando la ANFP, clubes, Sifup y autoridad lleguen a un consenso.

Al respecto, varios clubes de Primera quieren jugar la fecha este fin de semana, siempre y cuando estén dadas las garantías. "Hay que tener seguridad para el público, para los jugadores, para los niños y toda la gente. Una vez que el gobierno garantice la seguridad, tiene que volver", apunta Jorge Contador, presidente de Coquimbo. Cesare Rossi, mandamás de Deportes Iquique, coincide, aunque con cautela. "Sería bueno que se retomara, pero se puede tomar de mala forma", asegura.

Las autoridades de Concepción, Tarapacá y El Maule, contactadas por La Tercera, se alinearon con el intendente metropolitano. "Están las condiciones para jugar a más tardar al mediodía, con una capacidad de 2.500 personas. Hay contingente policial, estamos desgastados, pero se puede", dice Miguel Quezada, intendente de Tarapacá.

Robert Contreras, gobernador de Concepción, se refirió al partido entre la UdeC y La Calera. "Estamos en condiciones de garantizar que el partido se pueda jugar este viernes, a las 18 horas", apunta.

Las dudas que se ciernen sobre la competencia local se extrapolan a la final de la Copa Libertadores, programada para el 23 de noviembre, en el Estadio Nacional. Ayer, el intendente Guevara condicionó la realización del partido entre River y Flamengo al normal desarrollo del fútbol chileno. "Si Chile no es capaz de hacer su torneo, tampoco es capaz de hacer un partido internacional", sostuvo a Radio Continental de Argentina.

La Conmebol está inquieta. Por eso, citó para hoy a una reunión a los presidentes de los clubes finalistas y también a las federaciones de Chile, Argentina y Brasil.

Los grandes alineados

Ayer por la tarde, Colo Colo, Universidad de Chile y Universidad Católica lanzaron una declaración en común respecto a la posibilidad de jugar este fin de semana. Los tres grandes consideran que es una opción válida y hasta necesaria.

"Nosotros apoyaremos lo que resuelva la ANFP y las autoridades sobre el tema de programación. Y respetamos el derecho de los distintos actores del fútbol a dar su opinión. Pero nuestra convicción es que tenemos que estar unidos, todos los actores del mundo del fútbol, para promover que vuelva nuestra actividad", expusieron.

"Esto no va contra las legítimas demandas sociales, sino que por el contrario hay mucha gente que vive en torno a nuestra actividad y que va a quedar sin su fuente de sustento. Los problemas, a todo nivel, serán muy graves si seguimos paralizados. Tenemos un deber mayor que es el de velar por la actividad y todos sus actores", sentencian.

Comenta