¿Por qué en Chile no y el resto del mundo sí?: la estrategia de la ANFP para aumentar los aforos en los estadios chilenos

Parte del escaso público que pudo acceder al estadio Monumental en el choque entre Colo Colo y Antofagasta

Parte del escaso público que pudo acceder al estadio Monumental en el choque entre Colo Colo y Antofagasta (Foto: Agenciauno)

La Comisión Médica de la ANFP prepara una presentación que será exhibida al ministerio de Salud, el próximo 26 de agosto. El fútbol busca recuperar a sus hinchas.



Este domingo, en el estadio Francisco Sánchez Rumoroso, Unión Española recibió a Universidad de Chile con 119 personas en las graderías. Si bien existía una medida de seguridad de solo permitir 1.500 hinchas abonados del cuadro hispano, que tuvo que ejercer la localía en la región de Coquimbo por los arreglos que le están realizando al césped del Santa Laura, seriamente dañado después del encuentro entre los Cóndores y Estados Unidos, en el partido de ida de la histórica serie que llegó al combinado nacional de rugby al Mundial, la soledad en el recinto nortino no dejó a nadie indiferente. Horas después, en el Monumental, Colo Colo venció a Antofagasta con apenas 10 mil fanáticos en las tribunas. El equipo albo entró a la cancha con un cartel que manifestaba la posición del club al respecto: “Más aforo para el fútbol”.

El fútbol chileno sufre por los aforos restringidos, ya sea por seguridad o por la misma pandemia. La decisión del gobierno apunta a establecer un control sobre la propagación del virus. Sin embargo, la actividad deportiva más popular en el país reclama que no se aplica el mismo criterio que con otros eventos que se realizan en el país, como los conciertos, incluso en espacios cerrados. En los malls, por ejemplo, se agrupan entre 90 mil a 115 mil personas. Y que tampoco se sigue los ejemplos de otros países del mundo, en los que hace rato se juega con estados llenos.

Frente a tal escenario, en la ANFP ya pidieron una reunión con el ministerio de Salud a través de la Ley de Lobby. La cita fue programada para el 25 de agosto. En esa oportunidad, la Comisión Médica de la ANFP, liderada por César Kalazich, presentará un elaborado plan en el que exhibirá al fútbol como una de las disciplinas con menor tasa de contagio. Y, de paso, dará a conocer a las autoridades sanitarias ejemplos de otros países que ya no registren limitaciones de aforo en sus eventos deportivos. ¿Ejemplos? La ANFP pondrá varios en la mesa. En Europa, el Barcelona recibió a Pumas en el Nou Camp a estadio lleno. Y si la revisión se acerca, también hay: la final de la Copa América femenina entre Colombia y Brasil, que se jugó en Bucaramanga también se disputó a estadio lleno.

Desde el ministerio del deporte también actúan. Pablo Milad, el presidente, le manifestó a Alexandra Benado su inquietud por los aforos del fútbol chileno, en la cita en la que ambos compartieron en Uruguay, al momento de presentar la candidatua al Mundial 2030 junto a los charrúas, Argentina y Paraguay.

La ministra Benado sostuvo reuniones con los representantes de Colo, Colo, la UC y la U hace unas semanas, con el propósito de articular la posibilidad de aumentar de públicos en los estadios. En el marco de ese diálogo, se comprometió una mesa de trabajo con el Ministerio de Salud. De hecho, este lunes la subsecretaria de deportes (Antonia Illanes) tenía una reunión con la subsecretario de salud (Cristóbal Cuadrado) para tratar el tema.

Sin embargo, la decisión final sobre esta materia recae en el Ministerio de Salud, que es la instancia a cargo de revisar las condiciones de aforo para los diferentes recintos en base a los antecedentes vinculados a la pandemia. El trabajo del Ministerio es de articulación y gestión.

Parte del escaso público que pudo acceder al estadio Monumental en el choque entre Colo Colo y Antofagasta
Parte del escaso público que pudo acceder al estadio Monumental en el choque entre Colo Colo y Antofagasta (Foto: Agenciauno)

El fútbol sufre

La acción de los jugadores albos no es la única que ha involucrado a los actores de la disciplina, incluso sin considerar las quejas que han manifestado los fanáticos, quienes ven con decepción cómo las escasas entradas que se ponen a la venta se agotan en cuestión de minutos. En la conferencia de prensa del viernes, el técnico Gustavo Quinteros se atrevió a emplazar al Presidente Gabriel Boric. “Yo creo que es una medida injusta para el fútbol, para Colo Colo, para los demás clubes, porque solo permiten que vendan un cuarto de la capacidad cuando todos los fines de semana hay teatros, recitales, boliches bailables llenos de gente donde no hay separación, no hay cuidados”, dijo el DT, antes de apuntar directamente a la primera autoridad del país. “Esto es un llamado para el Presidente Boric, que sabemos que el Presidente es un hombre de fútbol, que creemos todos los que estamos en el fútbol que es injusto, que no debería haber esa diferencia en el fútbol y que en otros niveles de la sociedad permiten que estén los lugares llenos y en el fútbol no”, añadió. Y complementó: “Entonces, yo creo que es una medida que el presidente debería rever para no que sean perjudicados los clubes y el fútbol en general”.

La consideración que Quinteros enarbola casi como bandera de lucha no es meramente emocional, aunque incluso esa variable puede llegar a cobrar importancia. En Macul, por ejemplo, recuerdan que la peor campaña histórica de los albos, la que los tuvo al borde del descenso, coincidió con la imposibilidad de llevar público a su estadio, justo en el período más álgido de la pandemia.

En la U, en tanto, también buscan recuperar a su gente. Se asume la necesidad de contar con sus hinchas para los próximos duelos que serán clave en la lucha por arrancar del descenso.

“El tema del aforo se tendría que replantear. No soy yo quien decida, pero el tema de pandemia está más o menos controlado. Nos gusta jugar a estadio lleno. Ojalá el clásico (universitario) se pueda jugar con cancha llena”, dijo Álvaro Brun, el defensor uruguayo.

La U ante Unión, en Coquimbo (Foto: Agenciauno)

La caja y la tesis

Los clubes sufren. Los tres grandes, Colo Colo, la U y la UC, se han manifestado abiertamente contrarios a las limitaciones. En el caso de los dos primeros, los daños a sus respectivas economía ya empiezan a ser notorios y, en ese plano, se han hecho públicos.

En Blanco y Negro, la concesionaria que administra al club popular, admiten que las pérdidas por la reducción forzada de la posibilidad de vender entradas ya alcanzan los US$ 1,2 millones. En los azules, las pérdidas son igualmente importantes: llegan a los $ 500 millones. En ambos casos, el perjuicio para las finanzas es considerable, atendiendo a que se trata de los clubes que incurren en mayores gastos en el fútbol nacional.

La búsqueda de razones es profunda. Si bien la irrupción del Covid-19 es uno de los elementos que influyen en la determinación de las autoridades sanitarias, en el fútbol llama la atención otro elemento: que las medidas se hayan intensificado después del surgimiento de brotes de violencia en el fútbol, como los incidentes que se registraron en la antesala del encuentro entre Colo Colo y River Plate. En esa oportunidad, cientos de fanáticos forzaron los ingresos, con el riesgo considerable de que se produjera una tragedia. La Conmebol sancionó a los albos, quienes tuvieron que jugar sin público el decisivo encuentro ante Fortaleza, en el que fueron eliminados de la Copa Libertadores.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.