Qatargate y el PSG: la sombría historia de cómo el nuevo club de Messi se volvió el más rico del mundo

El qatarí Nasser Al-Khelaifi y Lionel Messi, durante la presentación del astro argentino en el PSG. (Foto: AFP)

La adquisición de Paris Saint-Germain por parte del gobierno de Doha estuvo rodeado por una fuerte polémica. En 2013, un reportaje de la revista France Football desveló la compra de votos para favorecer la organización de la Copa del Mundo de 2022, donde los galos fueron un actor clave. Incluido el presidente de ese entonces, Nicolas Sarkozy.


La forma en que Paris Saint-Germain se convirtió en uno de los clubes más millonarios del mundo siempre estuvo bajo sospecha. El relanzamiento del cuadro galo estuvo fuertemente ligado a la realización del mundial de 2022 en Qatar, donde el apoyo de los galos fue clave para que los árabes pudieran lograr la organización del evento.

Las autoridades de Francia fueron pieza fundamental para que el gobierno de Doha lograra llevar la cita futbolística al pequeño país de Medio Oriente, donde el rescate del club más popular de la Ciudad Luz no fue más que una devuelta de mano. Así quedó establecido después de investigaciones, documentos y declaraciones, muchas de las cuales fueron publicadas en reportajes de prestigiosos medios de Europa.

El inicio de la trama

Todo quedó al descubierto en 2013, tras la publicación de la reconocida revista gala France Football, medio que explicó el trasfondo de la compra del club parisino por parte del QIA, Qatar Investment Authority, el fondo de inversión que tiene activos por más de 60 mil millones de dólares.

Un completo reportaje que acusó a la propia FIFA, a la Confederación Africana, a las federaciones de Francia y Emiratos Árabes Unidos, además del ex presidente francés Nicolas Sarkozy y al presidente de la UEFA en ese entonces, Michel Platini, de haber participado en un complejo tinglado que favoreció los intereses de los implicados.

En la misma publicación, el propio Platini reconoció haber estado presente en “una reunión secreta” en el Palacio del Elíseo, la sede de la Presidencia de la República francesa, el 23 de noviembre de 2010. Justo 10 días antes del voto final de la FIFA, en la que participaron el mismo Sarkozy, el primer ministro de Qatar, el príncipe Tamin Hamad Al Thani, además de Sébastien Bazin, representante del fondo Colony Capital, entonces propietario del PSG.

La presencia qatarí

Según el prestigioso medio que organiza el Balón de Oro, Sarkozy pidió a Platini que votara para que la Copa del Mundo fuera en Qatar y no en Estados Unidos. Una reunión en la que también se habló sobre las ventas del PSG y de los derechos de televisión de la Ligue1 a la familia real qatarí, así como sobre el aumento de la participación de los Al Thani en el grupo Lagardère, próximo a Sarkozy.

Según lo develado por France Football, los poderosos qatarís se comprometieron a rescatar el PSG y garantizaron devolverlo a sus días de mayor gloria. A cambio, Platini tenía que dejar de sostener la candidatura de Estados Unidos, el principal rival de Qatar, para el Mundial de 2022

Coincidencia o no, poco después de la mentada cena todos los requerimientos se cumplieron a cabalidad. Qatar se convirtió en el primer país del Golfo Pérsico en organizar un Mundial; la familia Al Thani compró en junio de 2011 el PSG, el mismo equipo al que Sarkozy es aficionado desde joven.

Asimismo, la cadena de televisión Al Yazira arrebató a Canal + Francia (cadena crítica con el expresidente francés) la exclusividad de los derechos de televisión sobre la Ligue 1. Como una premonición, Qatar también adquirió gran parte de las acciones de Lagardère.

El caso corrupción siguió su curso en Francia. Por todo esto, la policía anticorrupción detuvo en 2019 a Platini, además de dos funcionarios de la administración de Sarkozy: Sophie Dion, una abogada que se desempeñaba como asesora de deportes del presidente, y Claude Guéant, quien fue el secretario general de L’Élysée bajo el mando de Sarkozy.

Al igual que Platini, Dion fue detenida. El término oficial para el estatus de Guéant, el otro funcionario implicado, fue el de “sospechoso libre” (interrogado, pero no detenido). En 2015, en tanto, Platini ya había sido fue marginado por FIFA, cuando el comité de ética del organismo lo suspendió de todas las actividades relacionadas con el fútbol durante ocho años, citando un pago de US$ 2 millones que Platini recibió de FIFA cuando Blatter era su presidente.

El señor Sarkozy nunca me pidió durante la cena que votara a Qatar. Me invitó a cenar, pero sabían que sería independiente y que votaría por quien yo quisiera”, se defendió Platini en 2013. Los castigos y detenciones que sufrió después apuntaron a lo contrario.

El nuevo rico

Desde que los árabes se hicieron con el paquete accionario del PSG, el club se ha caracterizado por tener una de las billeteras más poderosas del planeta. En total, desde el inicio de la nueva propiedad, la institución ha invertido 1.630 millones de dólares en pases de jugadores.

Con altos notables, como los 252 millones que se pagaron por Neymar en 2017, así como los 200 millones que se comprometieron por el pago de la ficha de Kylian Mbappé, entre 2017 y 2018, todo para driblear el fair play financiero.

Hoy lograron el punto de máximo de su inversión tras llevarse a costo cero a uno de los mejores futbolistas del planeta. La llegada de Lionel Messi supone una inversión cercana a los 100 millones de dólares por temporada en dos años (y un tercero según evaluación), según el diario L’Equipe. Pero, lo más importante, será la plusvalía que dará a la liga de los campeones del mundo.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.