Regeneración Dorada: la oncena que puede tomar desde ya el relevo de la Selección

Brereton, Díaz, Alarcón y Cortés, nombres para la nueva Roja.

Brereton, Díaz, Alarcón y Cortés, nombres para la nueva Roja.

La eliminación del Mundial de Qatar no solo significa la ausencia de la Roja, por segunda vez consecutiva, en la máxima cita del fútbol. También trae aparejada la urgencia de buscarles sustitutos a los principales referentes del plantel más exitoso que ha tenido Chile. Salvo contadas excepciones, la búsqueda debe concentrarse, por el momento, en el mercado local.



Chile no irá al Mundial. Ya no hay vuelta que darle. La Roja cayó frente a Uruguay y ni siquiera pudo cumplir con su obligación para aspirar a la combinación de resultados que podía instalarla en el repechaje. Por añadidura, la Selección ve partir al grupo de futbolistas que la llevó a sus momentos más gloriosos. La Generación Dorada, ese selecto grupo que encabezan Claudio Bravo, Mauricio Isla, Gary Medel, Charles Aránguiz, Arturo Vidal y Alexis Sánchez entra en la recta final de sus carreras y, más allá del deseo de seguir que confesaron el Pitbull y el Rey, lo concreto es que la ANFP debe trabajar concienzudamente en la búsqueda del recambio. Ya ni siquiera hay demasiado margen para comenzar la búsqueda, ni menos para cometer errores.

¿Hay futbolistas para reemplazar a las estrellas que han cargado con la responsabilidad de soportar el ciclo más exitoso del combinado nacional en toda su historia? La tentación inicial, y algo lógica, es plantear que difícilmente volverán a surgir talentos del nivel de los que comienzan a despedirse y menos en conjunto, quizás la gran diferencia de este grupo de futbolistas en relación a otros talentos que despuntaron sin tener compañeros del mismo nivel a su lado. Una reflexión un poco más profunda, acompañada de una revisión incluso preliminar entrega un poco de luz: existen jugadores que perfectamente pueden ir acoplándose a los sobrevivientes del plantel que va de salida para armar una amalgama relativamente competitiva.

El arco está cubierto

En medio de tanta incertidumbre, hay un puesto que entrega relativa certeza. En los duelos frente a Argentina, Bolivia y Uruguay, Brayan Cortés debió heredar forzosamente el puesto de Claudio Bravo, primero por la lesión del guardameta del Betis y, luego, por su suspensión después de ser amonestado en la caída ante Brasil. En todos, el golero de Colo Colo respondió acertadamente. Frente a los charrúas, por recurrir al ejemplo más cercano, evitó que la derrota fuese más abultada. Además, por estilo, es el golero nacional que más se asemeja al ex portero del Barcelona. A los 27 años, el iquiqueño, quien suma cuatro presencias por las Eliminatorias y otras tres en amistosos, además de la experiencia que acumula semanalmente en otro arco complicado como el de Colo Colo, aparece con propiedad como heredero natural del oriundo de Viluco. Alternativas, por cierto, también hay. A priori, en las última citaciones de Martín Lasarte apareció el serenense Zacarías López, de 23 años.

Brayan Cortés, en acción ante Uruguay (Foto: AP)

Sobran centrales, faltan laterales

Mauricio Isla fue uno de los más concretos al referirse a su futuro en la Roja. El lateral del Flamengo planteó derechamente que, después de las Eliminatorias, llegaría el momento de dar un paso al costado para permitir la renovación en su puesto. El problema es que el carril derecho de la defensa es uno de los que menos opciones ofrece a la hora de buscar relevos proyectables en el mediano plazo. El colocolino Jeyson Rojas, con 37 partidos en Primera División a los 20 años, es, probablemente, la principal opción de recambio para el puesto. Además de su experiencia, su biotipo es otro elemento a tener en cuenta: mide 1,85 centímetros. Y, finalmente, su versatilidad, pues también puede actuar como defensor central. Antes, eso sí, debe recuperar la regularidad en el Cacique.

Nicolás Díaz, en un partido del Mazatlán.

El centro de la defensa no debería significar un trauma demasiado importante, incluso asumiendo el alejamiento de Medel. Alternativas sobran. Es perfectamente posible pensar en una dupla que salga de los tres zagueros que más han acompañado al jugador del Bologna: Guillermo Maripán, Enzo Roco y Paulo Díaz. Y también es viable extender la búsqueda a otros jugadores que han mostrado condiciones y que ya han tenido roce con la Roja, como el wanderino Daniel González y Nicolás Díaz, actualmente en el Mazatlán.

La franja izquierda no ha tenido un dueño indiscutido desde que Jean Beausejour dejó ese lugar. Sin embargo, con 24 años y la experiencia, además, de llevar la jineta de Colo Colo, es esperable que Gabriel Suazo se consolide en ese puesto. Por lo pronto, ya ha estado en seis partidos de las Eliminatorias y dos amistosos.

El trasplante más doloroso

El mediocampo ha sido el motor de la Generación Dorada. Ha sido tan alto el nivel competitivo que han ofrecido los actores en esa zona del campo que regularmente se planteaba la duda de quien de ellos había significado el aporte más trascendente en el ciclo. Y en esa disputa, las miradas conducían necesariamente a dos nombres: Arturo Vidal y Charles Aránguiz. El problema, más allá de que el Rey avisó que no soltará tan fácilmente su lugar, a menos de que aparezca un sustituto de nivel, es que ambos ya tienen una edad que hace inviable proyectarlos para el Mundial de 2026 e incluso para las Eliminatorias: el Príncipe cumplirá 33 años en abril; el volante del Inter, 35 en mayo.

Hay un puesto que, al menos hasta ahora, tiene dueño. Erick Pulgar se transformó, desde la gestión de Juan Antonio Pizzi, en un nombre habitual en las formaciones. Al antofagastino le correspondió reemplazar a Marcelo Díaz, quien ejerció la función en la era de Jorge Sampaoli, y ha respondido acertadamente, aunque el declive en su nivel lo llevó a cambiar la Fiorentina por el Galatasaray. Para los otros dos puestos, la primera alternativa que se viene a la cabeza es la de Tomás Alarcón, un nombre que, por su experiencia en la Primera División española, donde defiende al Cádiz, requiere mayores oportunidades. La segunda, surge del actual tetracampeón chileno: con 22 años, Marcelino Núñez tiene todas las cualidades para adueñarse de un lugar. Lasarte, de hecho, lo consideró en siete partidos de las Eliminatorias y lo puso como titular en cuatro: ante Perú, Paraguay, Argentina y Brasil.

Marcelino Núñez y Gabriel Suazo, en el choque entre Chile y Argentina (Foto: Reuters)

Un tridente que ilusiona

Si la Generación Dorada tuvo como referencia ofensiva a la dupla compuesta por Alexis Sánchez y Eduardo Vargas, en la nueva camada de futbolistas es dable pensar en un tridente de ataque que puede resultar competitivo. La referencia en el centro del ataque no admite discusiones. Una de las pocas noticias agradables que produjo el ciclo que terminó este martes fue la irrupción de Ben Brereton. La otra es que el delantero del Blackburn Rovers recién tiene 22 años, por lo que le queda mucho tiempo para seguir aportando a la Roja y para consolidarse como el referente en el centro del ataque que Chile no tiene desde el retiro de Humberto Suazo.

Por la franja derecha, Joaquín Montecinos ha generado reconocimiento entre los hinchas. El delantero del Xolos de Tijuana muestra varias características para justificar la aprobación. En principio, no le ha pesado la responsabilidad de defender a la Selección. Y, luego, ha sido uno de los jugadores que más sacrificio ha mostrado en los últimos duelos, recorriendo habitualmente su orilla e, incluso, ayudando en tareas defensivas. En el plantel también suma apoyos. De hecho, se ha transformado en el vocero del grupo después de los partidos que han terminado con resultados desfavorables. También en ese trámite ha mostrado personalidad.

Joaquín Montecinos, en el duelo ante Uruguay (Foto: AFP)

El eventual ataque podría perfectamente cerrarlo Carlos Palacios. La Joya irrumpió como uno de los talentos más notorios en el Campeonato Nacional con Unión Española, lo que le valió el interés del Internacional de Porto Alegre, que desembolsó US$ 5 millones para llevárselo de Independencia. Puede ocupar cualquiera de los puestos de la ofensiva. Aunque su paso por los Colorados aún no ha sido todo lo fructífero que se esperaba, sus 21 años aún le confieren un margen relativamente amplio para la explosión. En la Roja ya ha estado en las Eliminatorias, la Copa América de Brasil y un amistoso, aunque sin gravitar demasiado.

Sigue en El Deportivo

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.