Jeyson Rojas: “Todas las partidas duelen, pero con Barroso aprendí mucho”

El juvenil colocolino Jeyson Rojas a caballo, una de sus aficiones favoritas.

El joven lateral derecho del Colo Colo que rozó el descenso analiza el año que lo mandó a la batalla antes de tiempo. Estos días descansa en el campo, en San Javier.


Los días de caos, euforia y orgullo por vestir la camiseta de Colo Colo se acabaron para Jeyson Rojas (19). Al menos por estas semanas de descanso. El defensa, luego de su salto desde el anonimato a ser el lateral derecho de una campaña que quedará en la historia para los albos, abre las puertas de su campo en San Javier para hablar de todo. La salvación del descenso, sus inicios con el primer equipo, y los múltiples despidos de los referentes que iluminaron su crecimiento profesional.

¿Cómo van sus vacaciones?

Van súper relajadas, con la familia. Es lo que siempre hago cada vez que tengo libre, me vengo volando donde ellos.

¿A qué comuna?

San Javier, yo soy de acá, en la séptima región. Mi casa es en el campo, así que más relajado aún.

¿Qué tan campestre?

Ando a caballo, tengo perros y todo eso.

¿Y entrena?

No tanto. Igual estuvo pesada la temporada, pero me mantengo haciendo actividades que me ayudan. Trote o cosas así.

¿Cómo se entretiene?

No me gusta estar encerrado en la pieza, porque acá tengo más libertad. Salgo a caminar, a andar en bicicleta, de todo un poco. Disfruto el campo.

¿Cómo evalúa su temporada?

Tuvo de todo, fue muy difícil, pero siempre uno destaca lo positivo. El momento que estaba pasando Colo Colo a mí me ayudó. Fui uno de los pocos juveniles que le tocó participar. Es una sensación única poder ser parte de la historia de Colo Colo. Un momento difícil que se pudo sacar adelante.

¿Se esperaba la titularidad tan pronto?

Seré sincero, uno no se espera estar jugando en estos momentos así. El profe obvio que va a querer poner a los más grandes por su experiencia y saben de momentos así, pero gracias a Dios a mí me tocó y lo supe aprovechar. Me salieron las cosas bien.

¿Desde cuándo es considerado en el primer equipo?

Empecé a ir cuando estaba en la sub 17 y en el primer equipo estaba Mario Salas. No iba fijo, pero sí varias veces a la semana, tres o dos. Así partí. Te avisan en el día. Yo llegaba a entrenar con mi categoría y de la nada me avisaban que necesitaban jugadores y tenía que ir. Me mandaban a mí con un par de compañeros.

¿Cómo se sentía eso?

De primera unos nervios, y eso que es solo un entrenamiento. Uno quiere que el profe te vea bien y con ganas, da algo de ansiedad.

¿De qué jugaba?

Mi posición natural era de defensa central. Me entrenaba Luchito Mena, aprendí mucho con él. Me daba ejemplos para mejorar, en lo personal y futbolístico.

¿Cómo fue el recibimiento del equipo adulto?

La relación es buena. Antes, según me conversó Matías Fernández y otros jugadores, era más difícil. Eran más pesados, los trataban mal, no les tocaban la pelota y cosas así. Conmigo no fue así, todos fueron buena onda y ayudando.

Aunque de seguro recibe alguna burla o apodo.

Sí, siempre hay. Me quedé con un apodo que venía desde las series menores, ‘la flaca’, ja, ja. Es porque soy alto y flaco.

¿Quién es, o era antes de los despidos, el líder natural del equipo?

Esteban Paredes y Julio Barroso.

¿Cómo recuerda su debut?

Gualberto Jara, que era el DT de la sub 19 de nosotros, me subió y me tocó debutar, contra Huachipato. Primero estaba relajado, tratando de pensar lo menos posible en el partido, pero cuando ya se acerca el día empieza el nerviosismo y la ansiedad. Los primeros minutos no me podía concentrar, estaba ido. Después ya me conecté y estaba al 100.

¿A quién parcheó ese día?

En ese momento estaba lesionado Zaldivia, Barroso, y aún no estaba Falcón. Tuve que jugar yo e Insaurralde, sentí que hice las cosas bien.

¿Lo apoyó el Chaco?

Sí, siempre me tiró para arriba. Me decía que era difícil el momento pero había que echarle para revertir eso.

¿Cuál DT le dio la confianza?

Me quedo con Quinteros. Me dio la confianza desde que llegó. Me tocó embarrarla, pero supe revertir eso y ganarme de nuevo su confianza.

¿Qué error cometió?

Contra Unión Española di un pase para atrás al arquero y no vi a un jugador rival. La toco y la agarró él. Después del error me sacaron.

¿Le acomoda el puesto de lateral derecho?

Los primeros partidos estaba un poco desconcentrado, aprendiendo de la posición. Después las cosas salen solas.

Pasó de ser nada a titular, salir en la tele, y entrar en la historia. ¿Qué le dice la gente?

Ha sido impresionante, un cambio radical. Toda mi familia me apoya, no se la creen y yo tampoco. Pasé a la historia de Colo Colo. Me llegan muchos mensajes de apoyo.

¿Y de amenazas?

No, nunca.

¿Por qué le fue tan mal a Colo Colo en este torneo?

Puede haber muchos factores. Creo que fue de todo un poco, de todos los problemas que hubo, de los que tanto se ha hablado en la tele. No fue solo un factor. Lo bueno es que pudimos sacarlo adelante, juntarnos y unir al grupo.

¿Está contratado?

Sí, hace un año.

¿También lo mandaron al seguro de cesantía?

No, ahí estaba aparte. No me conectaba con el plantel del primer equipo todavía. No me incumbía eso.

¿Quién fue el culpable de esta mala campaña?

No hay. Todos seríamos los culpables, pero todos juntos lo sacamos adelante.

Jeyson Rojas, ante Universidad de Concepción, el 13 de enero.

¿En algún momento pensaron que descendían?

No, nunca estuvo en nuestro pensamiento. Siempre estuvimos con plena confianza de que íbamos a salir adelante todos juntos. No importaba la situación, lo íbamos a sacar adelante como sea.

¿Y si no?

No pensamos mucho en el qué pasaría. Siempre pensamos en que eso no iba a pasar. No íbamos a dejar que pasara.

¿Cómo estuvo la interna en los peores momentos?

Siempre va a haber enojos y problemas, pero ya al otro día había que cambiar la página y salir adelante. No quedaba de otra. Si no era todos juntos la cosa no iba a funcionar.

¿Quinteros repuntó el nivel del equipo?

Más que en lo futbolístico, siento que fue en la mentalidad. Nos ayudó mucho a cambiar la mentalidad, a consolidarnos todos juntos.

¿Le faltaba mentalidad a la idea de Gualberto Jara?

Sí, necesitábamos una mentalidad ganadora.

¿Fueron vitales los refuerzos de Solari y Falcón?

Sí. Ellos sabían por el momento que estábamos pasando y decidieron venir igual. Vinieron con la misma mentalidad que teníamos, de salir a ganar, salir del mal momento y hacer las cosas bien.

¿Qué rol tiene Falcón en el equipo?

Es un personaje el Peluca. Se lleva bien con todos, a todos nos cae bien. Da alegría adentro del camarín.

Usted hizo buena dupla con Solari. ¿La ve a futuro?

Sí, claro. Uno siempre piensa así, en seguir haciendo las cosas bien, con el que me toque. Depende de cada uno, si se hacen las cosas bien llegan las oportunidades.

Cuando se recupere Opazo la tendrá difícil.

Sí, como siempre. Va a ser una competencia complicada pero sana. Dentro y fuera de la cancha todo bien. Ahí hay que pelearla, el técnico ve eso.

¿Cómo recuerda el día antes del partido por el descenso?

La mayoría lo tomamos igual, fue una sensación única. Nunca lo había vivido así. Fueron miles de personas apoyándonos y tirándonos para arriba. El golpe anímico que nos dieron los hinchas fue impresionante.

¿Cómo toma los despidos de tantos referentes?

Uno nunca se espera tanto, pero qué le vamos a hacer. El fútbol es así. En un momento estás bien y al otro día puede pasar de todo.

¿Hay un malestar del plantel ante estas decisiones?

Sí, claro. Cuando le toca irse a un compañero, sabiendo la buena relación que hay entre todos, es difícil. Quedamos con la pena, son compañeros con los que compartes todos los días.

¿Cuál partida le dolió más?

Más que por cercanía, la de Julio Barroso. Con él aprendí mucho. Jugaba con él al lado, y con su trayectoria y experiencia me ayudaba mucho dentro o fuera de la cancha. Todas las partidas duelen por igual, pero con él aprendí mucho.

¿Cuáles son sus amigos?

Todos. Con Solari es el que más me ha tocado estar. Vivimos y hacemos casi todas las cosas juntos.

¿Vive en la casa alba?

Sí, es una casa grande para todos. Es como estar en familia, ese es el ambiente.

¿Quién más la habita?

Ahora estamos compartiendo con Iván Morales también, el resto son juveniles.

¿Seguirá ahí o buscará casa propia?

Lo que me toque. Siempre me he sentido bien ahí, ya veré.

¿Sus metas para este año?

Seguir jugando, estar en un buen momento. A base de eso seguir trabajando y llegarán las cosas.

¿A dónde busca llegar?

A Europa, pero más adelante. Quiero consolidarme en Colo Colo y después pensar en eso.

¿Tiene un referente?

Me gustan varios. Sergio Ramos, John Stones, y varios más.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.