¿Por qué Sánchez no podrá regresar al United a sus días de gloria? (como no pudo con Arsenal)

Alexis Sánchez

Foto: Foto: manutd.com.

La nueva incorporación de los Diablos Rojos tiene un duro desafío con su nueva escuadra. La meta ahora es conquistar la Premier y la Champions League.




Cuando Alexis Sánchez llegó al norte de Londres en el verano europeo de 2014 muchos pensaron que el chileno representaba la pieza que le faltaba a Arsenal para poder dar el salto de calidad que necesitaba para volver a conquistar la Liga Premier.

Después de 10 años desde el famoso título de los Invencibles, el conjunto cañonero había logrado la Copa FA mostrando una capacidad de lucha que se creía olvidada y en el debut oficial de Sánchez despachó 3-0 a Manchester City en la Supercopa inglesa.

Pero la prometedora campaña nunca terminó de despegar y después de dos meses Arsenal se encontraba en octava posición a nueve puntos del líder de la tabla, Chelsea, a la postre campeón.

La participación del chileno fue adquiriendo cada vez más protagonismo desde que consiguió su primer gol, el decisivo contra el Besiktas que le dio a Arsenal la clasificación a la fase de grupos de la Liga de Campeones.

Pero ni sus goles ni sus asistencias, importantes para la conquista por segundo año consecutivo de la Copa FA, fueron suficientes para empujar al equipo a cotas más importantes.

Historia que no sólo se repetiría en los siguientes años, si no que iría a peor después que Arsenal no lograra clasificar a la Champions League por primera en más de dos décadas.

Ese fracaso terminó por incidir en la decisión de Alexis de salir de un equipo que parece lejos de recuperar la gloria de épocas pasada.

Por lo menos a más distancia que su nuevo destino, Manchester United.

Niño de oro

Sánchez llega a Old Trafford tras convertirse en el jugador mejor pagado en la historia del fútbol inglés.

Los números son exorbitantes —se informa de un salario semanal de alrededor US$700.000—, directamente proporcional a la necesidad del conjunto de Old Trafford de recuperar la aureola perdida desde el retiro del escocés Alex Ferguson en 2013.

Manchester United ha invertido desde entonces cerca de US$1.000 millones y en ningún momento ha podido luchar ni por la Premier ni por la Champions.

Es verdad que la pasada temporada conquistó la Liga Europa y la Copa Liga, dos trofeos que actualmente pueden equivaler a las tres copas de la Asociación Inglesa y supercopas que Arsenal sumó junto al chileno.

Valiosos sí, pero en ningún caso suficientes para el verdadero objetivo de cada temporada.

De allí que tengan valor las palabras del portugués José Mourinho cuando dijo que "si tu quieres un jugador, tu tienes que pagar. Tan simple como eso".

Mourinho se refirió en esa oportunidad a los cerca de US$100 millones que gastó el Liverpool por el defensor Virgil van Dijk, pero que en el caso de Sánchez vuelven a tener sentido.

¿Dónde jugará?

Según el exinternacional inglés y leyenda del Tottenham, Chris Waddle, "Sánchez es un fichaje excelente para United".

Destaca su versatilidad para jugar en cualquiera de las tres posiciones de ataque o incluso para asumir la creación del juego un poco más retrasado.

Waddle considera que se imagina al chileno jugando por detrás de Romelo Lukaku, aunque teniendo en cuenta el buen estado de forma del inglés Jesse Lingard y del francés Anthony Martial, es probable que el nuevo número siete del Manchester comience jugando pegado a la banda derecha, donde estará acompañado por el ecuatoriano Antonio Valencia.

"Cuando tienes un talento como el de él lo único que quieres es que tenga la pelota en sus pies, especialmente en el último tercio del campo", destacó.

Y precisamente esa fue la razón por la que Jose Mourinho y el United insistieron tanto con el chileno, un jugador que se ha demostrado puede ser decisivo frente a la portería contraria.

Lo que falta es ver si con su contribución será capaz de recuperar la gloria que desapareció de Old Trafford hace cinco años.

"Desde pequeño mi sueño era jugar en el Manchester United", dijo el chileno en su primera entrevista como diablo rojo.

"No lo digo porque estoy acá. Voy a cumplir mi sueño. Lo dije siempre desde niño", aseguró.

Para Sánchez se trata de "un club gigante, potente".

"Cuando tuve la opción de venir ahora, miraba el escudo y se me ponían los pelos de punta. Es un equipo potente, el más grande Inglaterra".

El reto

El máximo goleador en la historia de Chile, pieza fundamental en la Roja bicampeona de América, ha protagonizado traspasos de renombre desde que llegó al fútbol europeo de la mano del Udinese italiano en 2006.

Estuvo a préstamo en Colo Colo y en el River Plate de Argentina, antes de recalar en el Fútbol Club Barcelona en 2011 ha pedido de Pep Guardiola.

El técnico catalán estuvo cerca de volver a contar con sus servicios el pasado mes de agosto y a comienzos de este año, pero decidió no entrar en una guerra económica por el alto costo que hubiera representado contratarlo luego del interés que expresó el United.

Con el Barça Sánchez conquistó seis títulos, pero nunca pudo alzar la famosa Orejona de la Liga de Campeones.

Este año podrá tener la oportunidad con el United, que jugará en octavos de final contra el Sevilla, aunque se piensa que puede que sea pronto para un equipo que todavía parece en construcción.

Quitando el ataque y la segura presencia del español David de Gea en la portería, Mourinho todavía tiene trabajo por hacer en defensa, especialmente en la pareja de centrales, y en el medio del campo, donde todavía no le ha encontrado la pareja ideal al serbio Nemanja Matic.

También falta ver si ese jugador será el francés Paul Pogba, quien ha tenido sus mejores partidos más adelantado en el campo.

Las expectativas son máximas ante la llegada de Sánchez al Manchester United, destino donde está claro el objetivo: ganar la Premier y la Champions.

Cualquier cosa que esté por debajo condicionará el paso del chileno por el equipo de "sus sueños".

Comenta