Las historias de Gabriela Velasco: su detención tras el golpe militar y su difícil relación con "Bigote" Arrocet

283113_preview

La animadora chilena Gabriela Velasco. Foto archivo.

La exconductora, que falleció a los 76 años, se convirtió en icono de la TV local de los 70 y fue una de las pocas mujeres protagonistas de la pantalla chica de esos días. Hace unos años contó su experiencia en 1973: "Gracias a Jaime Guzmán yo estoy libre", reveló.




Durante esta jornada se informó acerca de la muerte de la ex animadora Gabriela Velasco a los 76 años, una de las más reconocidas figuras de la TV nacional en las décadas del 70 y 80.

Fueron sus hijos los que confirmaran el fallecimiento a través de redes sociales. "Descansa en paz mamá. Admiro tu valentía. Te honraré por siempre. Al infinito y más allá", escribió en Facebook Gabriela Arrocet, hija de Velasco, y del actor y humorista Edmundo "Bigote" Arrocet.

Su mensaje iba junto a una foto de la artista, compartida por otro de sus hijos, Juan Mackenna. "Su mirada ayer estaba llena de paz, de amor, de ternura, como en esta foto en donde nos daba todo su amor a través de la cocina. Aquí quedamos tres hijos, seis nietos y un bisnieto que la admiran, la quieren y la echarán de menos", añadió uno de los dos hijos que tuvo Velasco junto a Juan Mackenna Salas, fallecido en enero de 2018.

Velasco se ganó un lugar en la historia de la TV nacional como rostro encargada de presentar el informe del tiempo; como conductora del programa infantil Conejito TV en TVN; y como una de las primeras animadoras del Festival de Viña, labor que repetiría en varias ediciones durante los 70. En una época en que no era común ver a mujeres en solitario a bordo de un programa, o compartiendo a la par con hombres, ella fue un nombre algo atípico para esos días.

https://www.youtube.com/watch?v=MZKWAlOVHbA

Pero su carrera en la pantalla chica quedó más bien atada a esos años, sin vivir una renovación en las décadas siguientes, como si sucedió con otros nombres que partieron por esa misma fecha, como Paulina Nin o Raquel Argandoña.

[caption id="attachment_686861" align="alignnone" width="1600"]

Gabriela Velasco como coanimadora del Festival de Viña junto a César Antonio Santis. Foto archivo.[/caption]

A pesar de eso, se transformó en una reconocida figura de los inicios de la TV local. En 2008, por ejemplo, participó del programa TV o no TV de Canl 13, creado para conmemorar los 50 años de la televisión chilena. Allí, Velasco recordó un famoso episodio televisivo: cuando su entonces esposo, el cómico "Bigote" Arrocet, cantó el tema Libre de Nino Bravo en el Festival de Viña de 1974. Una performance que hasta hoy se sigue interpretando como tributo a la junta militar que asumió el control del país.

De hecho, sería Velasco la que le propuso homenajear al cantante español, fallecido en abril del 73. "Se le dio una connotación política que no fue esa la intención. La intención fue hacerle un homenaje a un hombre maravilloso que se había muerto en un accidente automovilístico como era Nino Bravo", explicó Velasco en esa entrevista.

Luego de esta aclaración casi histórica, Velasco hablaría, en ese mismo programa y por primera vez, sobre uno de los episodios más difíciles de su vida: su detención tras el golpe militar. "Se corrió el rumor de que yo era más que amiga de Allende. Me llamaron a mi casa, me insultaron y dijeron que iban a matar a mis niños", recordó sobre este hecho ocurrido el 9 de noviembre de 1973, estando embarazada de ocho meses de su hija María Gabriela. "Estuve 48 horas en un subterráneo. Un oficial dijo 'yo tengo métodos para hacerla hablar'. Yo me paré con mi guatita y le dije 'hágalo, pero no se olvide que usted es hijo de una mujer'. Gracias a Jaime Guzmán yo estoy libre", confesó.

https://youtu.be/dSkXbf-fy-s?t=1267

Acusación y turbulencia

En cuanto a su vida sentimental, Velasco hizo noticia por muchos años debido a su relación con otro famoso: el actor nacido en Argentina, Edmundo "Bigote" Arrocet, con quien tuvo un vínculo tan polémico como famoso. La razón: después de cuatro años de matrimonio, la artista demandó a su marido por bigamia.

En una entrevista de 2016 a la revista española Lecturas, la expresentadora de TV profundizó por primera vez en el quiebre de su matrimonio. Contó que se conocieron en el Festival de Viña en los 70. "Era un hombre encantador, tenía 21 años y yo tenía siete años más. No hay duda de que le gustan las mujeres mayores que él. Me enamoró su carácter alegre y espontáneo y siempre pensé que era muy sincero", contó en la entrevista. Otro punto que destacó fue el cariño que tomó hacia los hijos que ella ya tenía, Jorge Andrés y Juan Mackenna. "Creo que él los quiso como si fueran sus hijos", dijo.

Pero en un momento la relación se volvió tormentosa y decidieron separarse. Mientras Arrocet pasaba una temporada en España, donde hasta hoy es una reconocida figura del espectáculo, Velasco se enteró por una revista que su esposo se había casado con otra mujer, por lo que la chilena decidió viajar a ese país con su certificado de matrimonio y las fotos del medio en mano, con lo que logró la nulidad que, según decía, él se había negado a dar previamente. También pudo resolver otro gran problema surgido de su separación: la manutención de la hija de ambos.

Velasco, sin embargo, aclaró en esa misma entrevista que con el tiempo llegó a tener una buena relación con su ex esposo, "aunque en la distancia". También se refirió a quien era -y sigue siendo- la nueva pareja de Arrocet, la famosa comunicadora española María Teresa Campos. "Me parece fantástico, él es un hombre libre y tiene todo el derecho a emparejarse con quien quiera. No conozco personalmente a María Teresa, pero siempre a Edmundo le desearé lo mejor, esté con quien esté", concluyó.

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.