Test oficialista: los presidenciables ante el tercer retiro

La Moneda encara este déjà vu con su coalición -otra vez- desbandada. Del menos al más gobiernista, acá los seis aspirantes de la derecha.




De cumplir la palabra empeñada, el Presidente Piñera recurrirá otra vez al Tribunal Constitucional para intentar frenar el avance del tercer retiro de pensiones en el Congreso. Ahí el gobierno perdería de nuevo; parlamentarios suyos anuncian que votarán a su antojo, y la última vez apenas 17 diputados lo hicieron en contra. Hoy tampoco cuenta con todos sus senadores.

La semana que arranca mañana comenzará a develar esto cuando la Comisión de Constitución de la Cámara despache el texto a la sala. La tensión en Chile Vamos se cruza con sus precandidatos presidenciales: el año electoral corre para ellos y para los parlamentarios que van a la reelección. En RN la facción de Mario Desbordes empujó un pronunciamiento a favor del retiro y en contra de ir al TC; la UDI pide que si Piñera va, que abra una alternativa, comprándole a Joaquín Lavín su idea de retirar ahorros del fondo de cesantía. Hasta ahora la respuesta es no.

Los cinco postulantes de Chile Vamos, más José Antonio Kast, se han desmarcado o no del gobierno según el tema -manejo político, de la pandemia y otros-, la oportunidad y el tono. Considerando que Piñera rechaza el tercer retiro, que irá al TC y que no ha presentado un proyecto alternativo como lo hizo para el segundo, así se han atado los seis a sus propias palabras.

Desbordes (RN) De abrir la puerta a los retiros anteriores a apuntar a Piñera y Larroulet

Votó a favor del primer retiro (julio 2020) cuando era diputado y quedó como el que abrió la puerta para el desbande del sector. Hoy lidera los desmarques y ha ido afilando su tono- El viernes rechazó de nuevo que Piñera vaya al TC: “Si el gobierno no tiene una alternativa mejor, que no bloquee el 10%”. Esta semana la comisión política de RN le pidió lo mismo a Palacio y que liderara el retiro, punto que el candidato había demandado el 1 de abril en Twitter.

Desbordes ha presionado vía sucesivas declaraciones, a veces más de una al día, en puntos que lo dejan en las antípodas del Ejecutivo. Ha pedido que éste se involucre en la tramitación del mismo proyecto, “que lo arregle, que solucione este problema del retiro de fondos, sin posterior devolución o recuperación, reintegro por parte del trabajador a sus fondos de pensiones” (6 de abril).

Y el 23 de marzo se subió a la idea de Lavín de que se legisle la alternativa de retirar ahorros del fondo de cesantía: “Que se apoye o descarte con argumentos”.

También le dijo -al gobierno del que fue ministro hasta hace menos de cuatro meses- que “mejore la puntería” con la ayuda financiera a la población. Que el “Presidente y su brazo derecho, Larroulet, en general son reacios a este tipo de medidas” (22 de marzo). Y que “el gobierno no conversa con nadie cuando anuncia las cosas, las mandan no más” (6 de abril).

Ayer remató: “No soy piñerista”.

Lavín (UDI) Ya sacó de sus casillas al Presidente; hoy él no acoge su alternativa

Su respaldo a los retiros anteriores le costó la ira de Piñera -dijo en julio de 2020, ante ministros, que Lavín había cruzado una línea- y eso alentó descuelgues en los parlamentarios UDI.

Ahora el alcalde lleva un mes planteando un retiro extraordinario de las Administradoras de Fondos de Cesantía (AFC): “Que todos podamos sacar como máximo el 50% de lo que tenemos en cuenta individual con tope de $ 1 millón, con un retiro mínimo de $ 400 mil, complementado con el fondo solidario” (9 de marzo).

Hasta hoy Palacio no ha hecho suyo esto para enviar un proyecto propio al Congreso, algo que sirva de válvula de escape a sus parlamentarios. Sería darle un triunfo a Lavín.

Piñera lanzó (22 de marzo) por cadena nacional un paquete de US$ 6.137 millones; equivalentes al 2% del PIB, subrayó él. Al día siguiente, el UDI y Desbordes hicieron público su pacto para empujar el retiro de las AFC. La oportunidad de esa alianza -hubo punto de prensa- molestó a algunos aliados del Mandatario, como si fuera una deslealtad.

Lavín siguió. Dijo que los anuncios presidenciales “tienen que ser complementados con una medida masiva y pareja para la mayor cantidad posible de los chilenos” (23 de marzo). Y eso le valió una respuesta del ministro vocero -de su mismo partido-, Jaime Bellolio: “Ellos están como candidatos y tienen que hacer propuestas y nosotros hemos revisado algunas de ellas”, pero que “el seguro de cesantía no llega a los más pobres” (24 de marzo).

El viernes el aún alcalde insistió en su punto y trazó otra línea en la arena: “Las propuestas del gobierno, IFE, bono clase media, la verdad es que no llegan ni a la mitad de la gente que lo necesita”.

Sichel (IND) En contra del retiro, pero crítico de la conducción del gobierno ante la crisis

El único precandidato que no tiene partido rechaza el tercer retiro porque “no puede ser una excusa para ser popular estar a favor. Sería mantener el círculo de la pobreza” (19 de marzo).

Insistió diciendo que “es desvestir los sistemas diciendo que la gente saque su plata para sortear la crisis, es el peor error que podemos cometer en el mediano plazo; estamos generando más desprotección en el largo plazo” (8 de abril).

Pero en este termómetro ha soltado pistas de que tampoco está tan cuadrado con La Moneda. Sus críticas han ido al fondo de cómo -desde su punto de vista- el gobierno del que salió el mismo día que Desbordes (18 de diciembre) dejó o no que todo llegara hasta este callejón político.

“Fuimos lentos (el gobierno) y el Congreso, no vimos la magnitud de la crisis. Reaccionamos, como clase política, mucho más lento que lo que necesitaba la crisis y llegamos a estas salidas que son las peores del mundo” (29 de marzo).

Se alejó más con eso de que “la vacunación no era suficiente para detener la pandemia, y debimos haber dado señales de mayor riesgo”, que “no puedes celebrar salir de la crisis hasta que saliste” y que “hubo autoconfianza en este proceso final” (5 de abril).

Pero no se cuadró con los dos díscolos anteriores -esto es una competencia- cuando dijo que “no estoy de acuerdo con el proyecto de Lavín”, porque “difiero de las tesis técnicas que creen que esto es solo un problema de Excel” (4 de abril).

Matthei (UDI) En silencio ante el proyecto y apoya la idea de Lavín

Está en una situación particular porque así ha elegido jugar sus cartas. Postula a reelegirse a la alcaldía de Providencia y mantiene el suspenso de si se inscribirá a la primaria presidencial. Su gente explica: ha evitado que sus comillas la dejen encasillada en el rango de críticas o respaldos de fondo en esto. Cuesta encontrar dichos suyos a favor o en contra del tercer retiro y sus palabras no caen sobre el mismo rasero en ese punto. Pero sí ha mostrado matices ante otras aristas.

Después de que Lavín salió con su idea, ella no la ha combatido, por mucho que haya polemizado con él. “El Fondo de Cesantía perfectamente puede ser utilizado para dar un alivio a las personas hoy. Es básicamente para cuando una persona queda sin trabajo, pero en estas condiciones en que todo el mundo sufre, pueden ser usados esos fondos y serían un tremendo alivio para todas las familias (...). Es lejos la mejor fórmula” (15 de marzo).

Pero en el sector comentan que no le gustó que el UDI hiciera pacto con Desbordes justo cuando Piñera anunciaba nuevas ayudas, hace dos semanas; ella sigue leal al Presidente.

Le preguntaron si el gobierno es desprolijo en sus anuncios: “Las cosas pasan tan rápido que hay improvisación (...) “es difícil que no haya, como esto evoluciona de forma imprevista, uno no sabe para qué lado va a ir la enfermedad. Uno tiene que estar cambiando de parecer y de instrucciones” (23 de marzo).

Kast (REP) Opositor al gobierno, pero rechaza radicalmente el retiro

Que en este test figure más cerca del gobierno solo se entiende porque hablamos del tercer retiro. Kast y su partido se declararon hace tiempo opositores, y en ciertos temas él lo ha sido y en otros, no.

“Como Partido Republicano nos opusimos al primer retiro. Como Partido Republicano nos opusimos al segundo retiro. Como Partido Republicano nos opondremos al tercer retiro. No se hace populismo con los ahorros de los más pobres de Chile. Espero que Chile Vamos esté a la altura”, tuiteó lacónicamente el 15 de diciembre.

Pero tampoco adhiere a la propuesta de Lavín -era que no, si le ha plantado batalla en todos los frentes, sobre todo en las municipales en Las Condes y Vitacura- sobre recurrir al seguro de cesantía. “Los chilenos no pueden seguir pagando esta crisis con sus pensiones ni con sus ahorros. El fondo de cesantía y los fondos de pensiones no son un cajero automático, porque esa plata jamás la van a recuperar” (15 de marzo).

Ese mismo día planteó “un aporte de emergencia del Estado, contundente, que ayude a los que no pueden trabajar o que se han visto gravemente afectados por la crisis durante todo el tiempo que sea necesario”.

Con peros: “Que estén afectados por restricciones como cuarentenas y transición, que hayan visto disminuidas sus rentas. No es para todos, ni menos para quienes cobraron bonos sin cumplir los requisitos y aún no los devuelven” (15 de marzo).

Briones (EVO) ¿Qué puede decir un exministro de Hacienda que salió hace dos meses y medio?

Cero sorpresa acá. Recién salió del Ministerio de Hacienda el 26 de enero y eso lo anula para sacarse de encima la etiqueta del más oficialista. Más si es en asuntos de responsabilidad financiera fiscal. Como tal -su sucesor, Rodrigo Cerda, trabajaba con él; difícil que le quite piso- ya ha dicho que “voy a defender lo que hemos hecho en materia económica” y que “voy a defender lo que hemos hecho; nunca me va a ver ser desleal con el gobierno” (20 de marzo).

Más allá de que el retiro no le puede gustar, y algunas expresiones suyas tipo “ojalá hubiéramos llegado con toda la amplitud que uno hubiera querido antes” (misma fecha), la opción que le ha quedado es apuntar sus cañones contra sus rivales.

Su partido, Evópoli, tiene como objetivo de la primaria rebasar a Sichel -el adversario de Gonzalo Blumel en el gabinete-, pero en esta vuelta Briones disparó contra Lavín y Desbordes apenas los vio unirse en lo de sacar fondos del seguro de cesantía.

Dos días después de que el UDI y el RN salieran con eso de la “propuesta conjunta” (aunque el padre de la idea es el alcalde y no el exdiputado), Canal 13 puso en su noticiero central una entrevista a Briones a bordo de su Vespa anaranjada.

“Veo con preocupación esa venta de humo, la solución fácil, levantar piedras para ver dónde hay fondos en lugar de hacerse cargo del problema con una cierta mirada de futuro es algo que está ocurriendo. Mire, esto partió con Pamela Jiles, le siguió Desbordes, y era cosa de tiempo que se sumara Lavín, y a mí me preocupa eso (...) ¿Dónde está esa visión de futuro? (25 de marzo).

Comenta

Por favor, inicia sesión en La Tercera para acceder a los comentarios.