30 licencias médicas por hora, venta en redes sociales y sin atención previa: cómo actuaban los médicos detenidos por la PDI, cuyo fraude llega a $ 29 mil millones

Ministerio de salud anuncio sitio web para revisar las licencias medicas

Este martes, 29 personas fueron detenidas por este delito y serán formalizadas este jueves. "Ellos solos son responsables del 35% al 40% de todas las licencias médicas que se emiten", dijo la ministra de Salud, Ximena Aguilera.


Durante la mañana del martes, 29 médicos de nacionalidad extranjera fueron detenidos por la Policía de Investigaciones (PDI) acusados de emitir licencias fraudulentas, tras una denuncia hecha por Fonasa y algunas isapres, y una investigación que duró cerca de cinco meses.

Según las cifras que entregaron las instituciones al Ministerio Público, el promedio anual de licencias médicas que emite un médico varía entre 105 y 140, pero los médicos en el listado entregado por los denunciantes llegaban a las 1.600 emisiones.

De acuerdo a los antecedentes expuestos en el control de detención -se decidió ampliar hasta el jueves 8 de diciembre-, los profesionales desarrollaban su labor en tres centros médicos de la capital: Dr. Mitite, Servimed y Prevenir. Cabe hacer notar que dichos establecimientos poseen varias sucursales, pero la fiscalía no identificó en cual trabajában los profesionales detenidos y la carpeta investigativa tiene el carácter de reservada.

El abogado Davor Harasic, representante legal de la Asociación de Isapres en la causa, afirma que hay médicos detenidos que incluso un mayor número de documentos: “Hay un doctor que emitía una licencia cada 2,4 minutos, es decir, acumula más de 9 mil”. Agrega que “los detenidos ponían un aviso en el diario y en las redes sociales donde decían que si las personas estaban cansadas, podían otorgar licencias médicas y los precios dependían de la cantidad de días. Eran falsas, porque las mandaban por WhatsApp, ni siquiera había consulta. De hecho, hay quienes las daban desde el extranjero”.

Así también lo corroboraron en el Ministerio Público, pues la fiscal a cargo, Lorena Parra, detalló que “en base a este listado se hizo un análisis de redes sociales, en donde se encontraron publicaciones que de forma expresa se procede a la venta de licencias médicas”.

En la formalización de este jueves, a los detenidos se les imputarán los delitos de asociación ilícita, pues existía un trabajo coordinado entre médicos, captadores y terceros, y lavado de activos. En ese contexto, las licencias fraudulentas habrían significado un perjuicio al Fisco, a las isapres y al Fondo Nacional de Salud (Fonasa) por más de $ 29 mil millones.

El director general de la PDI, Sergio Muñoz, afirmó hoy que “es una organización criminal, quizás no tan violenta, pero sí es una organización que está otorgando un perjuicio económico al patrimonio fiscal de más de 25 mil millones de pesos. Son 29 personas las que componían esta organización, principalmente extranjeros en el rubro de la salud, médicos que otorgaban licencias falsas que se ofrecían a través de internet, de redes sociales y de boca o boca”.

Muñoz también profundizó en la cantidad de documentos que emitían los doctores, los que superan “las 1.500 licencias anuales, y eso se traduce a extender una licencia médica cada dos minutos, eso es lo que da esta luz de alerta a Fonasa, específicamente, quien denuncia estos hechos en un trabajo colaborativo, entre la Fiscalía de Alta Complejidad y Crimen Organizado Oriente y el Ministerio de Salud, a través de sus instituciones que intervienen directamente en este ámbito”.

En tanto, la ministra de Salud, Ximena Aguilera, aseguró que “para el ministerio esta es una acción muy importante y relevante como ustedes han escuchado. Este tipo de fraudes significan una merma en la capacidad del sistema de responder a las necesidades de salud de los beneficiarios, que en esta sola investigación se estima en 25 mil millones de pesos”.

“La Compin ha detectado estos grandes emisores que son personas que emiten más de un cierto número de licencias anuales, 1.500-1.600 licencias anuales, que son alrededor de 400 personas. Y ellos solos son responsables del 35% al 40% de todas las licencias médicas que se emiten. Todas estas personas están bajo la lupa para ver si efectivamente son beneficios sociales que las personas merecen o se está haciendo un fraude a los recursos públicos que son necesarios para atender las necesidades de salud de todos los chilenos”, cerró.

Panorama nacional

De acuerdo a los datos de la Compin (Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez), este año se identificaron 603 profesionales considerados grandes emisores, los que representan el 1,3% de los profesionales que han emitido permisos durante este año. Algunos de ellos han otorgado hasta 134 licencias por día, es decir, una cada cuatro minutos, durante nueve horas.

Durante las últimas semanas, este problema se ha abordado varias veces en la Comisión de Salud del Senado. De hecho, la semana pasada estuvo presente el presidente de la Asociación de Isapres, Gonzalo Simon, quien en la instancia explicó que varios médicos generales emiten licencias médicas por salud mental. Afirmó que existe un grupo de 350 profesionales que ya tienen querellas y de todos los permisos que han emitido, el 87% corresponde a algún trastorno mental. Se probó, además, que muchos de los doctores ni siquiera realizan una consulta previa antes de emitir el documento”.

Según la Compin, en 2021 hubo 320 investigaciones que terminaron con algún tipo de sanción para aquellos que emitieron licencias irregulares. En lo que va del 2022, se suman otras 70.

En este contexto, Camilo Cid, director de Fonasa, sostuvo que las investigaciones continuarán: “Fonasa seguirá colaborando con la fiscalía para evitar que esto siga ocurriendo y perjudicando a nuestros usuarios y usuarias, que con estas acciones ven disminuidos los recursos públicos que tenemos que salvaguardar y destinar donde corresponde, que es fortalecer el sistema de salud para las personas”.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.

Fue encontrada tallada en la pared de un foso de 10 metros de ancho en la Ciudad Vieja de Jerusalén.