Acuerdo nacional: Los nudos que deberá resolver Piñera y el diseño de La Moneda

En el oficialismo dicen que, entre las materias que se tendrán que zanjar, está a través de qué mecanismo y cuánto se endeudará el país, cómo serán las próximas ayudas sociales y cómo se irán ayudando a las empresas. En privado, advierten que no hay un consenso en esos temas. En el gobierno apuestan primero a realizar un trabajo al interior de Chile Vamos y luego comenzar las reuniones con la oposición.




El sábado, el Presidente Sebastián Piñera encabezó una reunión vía Zoom con cuatro senadores de la UDI: la presidenta del partido, Jacqueline van Rysselberghe; Juan Antonio Coloma, Ena von Baer y Víctor Pérez. En esa conversación, el tema central fue la idea de avanzar hacia un acuerdo nacional, principalmente enfocado en la reactivación económica y propuestas sociales.

El Mandatario, afirman en el oficialismo, quería escuchar al gremialismo debido a que la colectividad lleva días trabajando un documento en la materia. Sin embargo, esos no fueron los únicos diálogos que mantuvo Piñera por esos días. También se contactó con parlamentarios de RN y el senador de Evópoli Felipe Kast, quien también elaboró un documento junto a Horizontal, centro de estudios ligado a su partido.

Según quienes conocieron de esas conversaciones, se le transmitió al Mandatario la importancia de llegar a un gran acuerdo en la materia, una idea que se venía fraguando hace días y que también era impulsada por el presidente de RN, Mario Desbordes, quien apostaba por un pacto social de mayor largo plazo. En el oficialismo, en todo caso, había quienes insistían en que no era momento de llamar a acuerdos debido a que la actitud que estaba teniendo la oposición.

Así, a esas alturas Piñera seguía recogiendo opiniones de una decisión que finalmente zanjó ayer de manera sorpresiva: anunciar un acuerdo nacional acotado a cinco áreas, con foco en reactivación económica y social para enfrentar la pandemia del coronavirus y sus consecuencias. Esto, según afirman en Palacio, debido a que el Mandatario, en medio de las múltiples propuestas que comenzaron a surgir -la de economistas del Colegio Médico, Horizontal, y de Desbordes con el senador José Miguel Insulza (PS), entre otras- optó por tener un rol protagónico en la materia.

En ese sentido, afirman las mismas fuentes, el documento de los economistas que convocó el Colegio Médico -integrada por personeros ligados a la oposición, entre ellos, Rodrigo Valdés- le pareció razonable a Piñera porque era con un plazo de 18 meses, lo que reafirmaba su postura de que no se pueden gastar todos los recursos inmediatamente.

Luego del anuncio, el Mandatario encomendó a los ministros Gonzalo Blumel (Interior), Ignacio Briones (Hacienda), Felipe Ward (Segpres) y Sebastián Sichel (Desarrollo Social) tareas específicas para sacar adelante su apuesta de un nuevo acuerdo nacional, lo que -reconocen en el oficialismo- tendrá varios nudos que resolver para que se desarrolle con éxito.

Este tema, de hecho, esperan abordar algunos en el oficialismo durante la reunión que comenzó, a las 13.00, en La Moneda entre Piñera y los presidentes y jefes de bancada de Chile Vamos.

Entre los temas que se deben zanjar y llegar a consensos será en cuánto se va a endeudar el país y a través de qué mecanismo. En el sector creen que ese punto -que comenzó a generar debate al interior del oficialismo en los últimos días- no será fácil de resolver, ya que Piñera ha sido claro en que no se pueden utilizar todos los recursos de una vez y puso como condición que debe existir responsabilidad fiscal.

“Tienen que ponerse dentro de un marco de responsabilidad fiscal y presupuestos fiscales que nos permita enfrentar con mucha sensibilidad las necesidades y responsabilidad los desafíos del futuro”, dijo Piñera ayer al realizar el anuncio del acuerdo nacional.

De hecho, en la reunión que sostuvo vía Zoom ayer en la tarde con los presidentes de RN, la UDI y Evópoli, el Mandatario les transmitió que para él era importante que existiera el mayor acuerdo posible en cuánto será el déficit fiscal al que puede llegar el país; y que para eso primero deben ponerse de acuerdo al interior de la coalición.

En este escenario, por ejemplo, el expresidente del Banco Central José de Gregorio -que formó parte del grupo de economistas que convocó el Colegio Médico- señaló ayer en radio Cooperativa que “no podemos gastar todo, pero no podemos seguir con la política del goteo, de que se enfrenta una nueva crisis y salimos con una nueva política; se llama a una cuarentena y se hace el tema de las cajas, y vamos dándole; eso genera una tremenda tensión política-social y, además, genera políticas malas”.

Otro de los temas que deberán resolver es cómo serán las próximas ayudas sociales que se entregarán: ¿continuarán las cajas de alimentos o se implementarán vales u otras formas de ayuda económica para las familias? Eso, afirman en Chile Vamos, no será un debate menor, debido a que la mayoría de las medidas del gobierno han sido cuestionadas duramente por la oposición.

En ese sentido, afirman que el Ejecutivo tiene que lograr que la centroizquierda se sume a las ideas del gobierno, aportando en cómo mejorarlas, pero no pretendiendo cambiar todo.

Asimismo, en el oficialismo dicen que también se deberá llegar a un consenso sobre cómo será la ayuda para las grandes empresas, tema que volvió a la palestra luego de que LATAM anunciara que se someterá a una reorganización concursal bajo la ley de Quiebras de EE.UU.. Esto, en un escenario en que no hay una postura única en la coalición. Por ejemplo, en RN advierten que no se puede ayudar a las grandes empresas en desmedro de las pymes. Y ese será un punto que recalcarán con fuerza.

De igual manera, en el partido liderado por Desbordes hay preocupación sobre qué pasará con otros temas que quedan fuera del acuerdo al que convocó Piñera, por ejemplo, la reforma previsional, una materia que el dirigente habría planteado ayer en la reunión con Piñera. Las mismas fuentes sostienen que el Mandatario habría respondido que hay que avanzar en esa iniciativa, pero ajustándose a la realidad actual.

El diseño y los nombres de los partidos

En La Moneda dicen que en la reunión que -al cierre de esta edición- encabezaba Piñera con Chile Vamos y ministros del comité político se va a zanjar el diseño definitivo de trabajo para viabilizar el acuerdo. De todas formas, Blumel, Briones y parlamentarios de los partidos de Chile Vamos comenzaron ayer a trabajar en ese esquema.

Así, el titular de Interior le pidió a cada una de las colectividades -de oficialismo y oposición- que envíen nombres de técnicos para la conformación de mesas de trabajo. Lo que falta zanjar es si serán dos o tres por colectividad. También, en el caso de Chile Vamos, les solicitó que designaran a un parlamentario por bancada para conformar una instancia más política.

De esta manera, los partidos enviaron a sus representantes. En el caso de RN, designaron a Rafael Aldunate, Cristian Solís de Ovando y Bernardo Fontaine; mientras que la UDI propuso a Rodrigo Cerda y Bettina Horst. Otro nombre sería el del economista independiente Sergio Urzúa, quien sin embargo descartó haber sido contactado por el partido.

Cerda -ex director de la Dipres- y Urzúa publicaron hoy una columna en El Mercurio en la que criticaron las medidas económicas que se propuso entre el Colegio Médico y economistas ligados a la oposición, y la de los rectores de las universidades de Chile y Católica, Ennio Vivaldi e Ignacio Sánchez, las que habían sido valoradas por La Moneda.

En el caso de Evópoli, en ese partido dicen que lo más probable es que los miembros que elijan para ser parte del grupo técnico de trabajo salgan entre quienes estuvieron detrás de la propuesta que elaboró Horizontal: Klaus Schmidt-Hebel, Sebastián Izquierdo, Rafael Bergoeing, Francisca Dusaillant y Paulina Yazigi.

La DC, en tanto, propondrá a De Gregorio, mientras que el PPD optaría por Rodrigo Valdés.

En Palacio, en todo caso, recalcan que la idea es que haya un trabajo por etapas: primero comenzar con un trabajo técnico al interior de Chile Vamos a cargo de Briones, el que tendría mañana su primera reunión; y de manera paralela que Blumel lidere el trabajo político. Asimismo, el objetivo es consensuar algunas ideas al interior del oficialismo y, posteriormente, iniciar las reuniones con los personeros de la oposición.

¿Y el Frente Amplio y el PC?

Fue el propio Presidente Piñera quien recalcó ayer que el llamado a acuerdo es para todos quienes tengan voluntad de colaborar.

En ese sentido, Blumel se contactó ayer con el presidente del PS, Álvaro Elizalde; de la DC, Fuad Chahin; del PPD, Heraldo Muñoz; y del PR, Carlos Maldonado. Sin embargo, hasta el cierre de esta edición no habían sido convocadas colectividades del Frente Amplio ni tampoco el Partido Comunista.

Comenta