Banco de Chile en la mira de la Fiscalía por su eventual responsabilidad en malversaciones de Fuente-Alba

Juan Miguel Fuente-Alba

El fiscal José Morales informó al Séptimo Juzgado de Garantía que dio inicio a una investigación separada que involucra a la entidad de propiedad del Grupo Luksic y a los otros bancos que, teniendo la obligación legal de reportar operaciones sospechosas a la Unidad de Análisis Financiero (UAF), no lo hicieron, lo que impidió iniciar antes esta indagatoria en contra del excomandante en Jefe del Ejército. Asimismo, el Ministerio Público notificó a la justicia que mantiene vigente una causa penal en contra de uno de los hijos del matrimonio por los movimientos que realizó en sociedades inscritas en el extranjero.




No pocos pensaron que con la acusación en contra del general (R) Juan Miguel Fuente-Alba el caso por presunta malversación de caudales públicos y lavado de dinero que protagoniza el excomandante en Jefe del Ejército, y su esposa Anita Pinochet, estaba llegando a su fin. Sin embargo, en la acusación presentada por el fiscal José Morales ante el Séptimo Juzgado de Garantía de Santiago se notifica a la justicia que se dio inicio, por cuerda separada, a otras dos investigaciones que se desprenden de las conductas investigadas respecto al exmilitar y su familia.

“El día 28 de Julio del 2021 se procedió a separar investigación respecto de los siguientes hechos: Responsabilidad penal de personas jurídicas o de personas naturales, distintas a los imputados acusados, en particular Bancos o Instituciones financieras y personas relacionadas a estos, que hayan participado en el delito de lavado de dinero”, se lee en el escrito presentado el viernes pasado por el Ministerio Público. En particular, dicen conocedores de la indagatoria, se apunta a la eventual responsabilidad de la persona jurídica del Banco de Chile, y otras cuatro instituciones bancarias, que teniendo el deber de reportar las operaciones sospechosas de Fuente-Alba a la Unidad de Análisis Financiero (UAF) no lo hicieron hasta que se hizo público, en 2014, la indagatoria de la Fiscalía respecto al origen del patrimonio de quien ocupara la Comandancia en jefe del Ejército entre los años 2010 y 2014.

En el escrito de acusación, en que se solicita una pena de 15 años de cárcel para Fuente-Alba y otros 10 años para su cónyuge, están descritas una serie de maniobras financieras que -a juicio del Ministerio Público- dan cuenta de flujos de altas sumas de dinero que no se condecían con la remuneración que el entonces militar recibía, pese a ser la máxima autoridad de la institución castrense. La ley obliga a los bancos a informar a los analistas de la UAF cuando existen movimientos en efectivo de más de 10 millones o más de 10 mil dólares, y pese a que en el caso del excomandante en Jefe estas cifras eran inferiores al límites, una sola revisión, según se desprende de la investigación, habría determinado generar un Reporte de Operación Sospechosa (ROS) lo que habría permitido a la policía y la Fiscalía indagar mucho antes las conductas del exmandamás del Ejército.

La mayor cantidad de movimientos que ahora serán indagados por el fiscal Morales apuntan al principal banco ocupado por Fuente-Alba durante estos años y es el Banco de Chile, de propiedad del Grupo Luksic. En ese sentido el equipo investigador se apronta a realizar una ronda de interrogatorios en que se centrará el porqué los analistas internos de esa entidad no les llamó la atención la gran cantidad de depósitos que Fuente-Alba hizo a sus productos financieros (cuenta corriente y tarjetas bancarias) en pesos chilenos y en dólares, sin contar con herencias u otro ingreso que justificara dichas sumas de dinero. Otras conductas que están en la mira del Ministerio Público son créditos de prepago y la facilitación de instrumentos financieros para el excomandante en Jefe que serían inusuales en el resto de la banca.

Hasta ahora el único vínculo que existe entre la entidad bancaria y Fuente-Alba sería el vínculo de amistad entre el empresario Andrónico Luksic y el excomandante en Jefe que quedó de manifiesto en el procesamiento dictado por la ministra en visita Romy Rutherfor en febrero de 2019. Ahí se señala que Fuente-Alba realizó un viaje junto a Anita Pinochet y una comitiva a Londres, Bosnia Herzegovia y Chipre, haciendo una parada en Croacia. “Después de Londres se fueron a Croacia, donde estuvieron dos días. Dice (Fuente-Alba) que si bien Croacia no estaba dentro del decreto (que daba cuenta del viaje), fueron invitados por Andrónico Luksic y alojaron en un hotel de su propiedad”, se lee en el procesamiento.

En el expediente judicial de Fuente-Alba constan además los libros de reservistas del Ejército y en él se consigna que en 2007 el empresario hizo dichos cursos que estuvieron al mando del exmilitar.

Los dineros en el extranjero

Si bien el fiscal Morales decidió llevar a juicio oral a Fuente-Alba y su esposa, no ha dejado de perseguir las conductas desplegadas por otros miembros de su familia, en particular su hijo Rodolfo Fuente-Alba Pinochet. En la acusación, el Ministerio Público dice que sigue investigando, aunque bajo otro Rol Único de Causa (RUC) al empresario, “en particular los (antecedentes) relacionados a sociedades e inversiones en el extranjero”.

Uno de los principales objetivos de la causa, y por eso se pide el comiso de las propiedades de la familia, es devolver al Fisco los dineros de gastos reservados que fueron malversados desde la Comandancia en Jefe del Ejército. Es por eso que se sigue una arista para establecer si Fuente-Alba pudo sacar del país parte de estos dineros y depositarlos en paraísos fiscales.

Comenta

Los comentarios en esta sección son exclusivos para suscriptores. Suscríbase aquí.